Asociación del Corzo Español
Cabecera4
Mario
1300x300
Cabecera1
Búsqueda en los contenidos de la web

clesp_modal_seguir

Mi compra

carro vacío

HAZTE SOCIO y aprovéchate de todas las ventajas de ser socio de la Asociación del Corzo Español SOLICITAR ALTA
Está viendo:

La Diputación alavesa adeuda dinero a los cotos de caza

Ahora este incumplimiento por parte de la Administración, además de no permitir el pago de las nóminas de los empleados de ACCA de marzo, puede poner en grave riesgo este modelo y lo que es peor, puede dejar sin cobertura de seguro de accidentes a la mayoría del territorio alavés, corriendo el riesgo de que la responsabilidad recaiga sobre las entidades locales y sobre los agricultores. Desde ACCA pensamos que no se trata de un problema de liquidez de la institución foral, sino más bien de una cadena de represalias orquestadas desde el Servicio de Montes -iniciadas hace ya dos años-, tras una intervención de ACCA en las Juntas Generales de Álava en la que se aportaron innovadoras propuestas de gestión encaminadas a mejorar la ordenación de los recursos cinegéticos y minimizar el impacto que, hoy en día, tiene la fauna cinegética en las explotaciones agropecuarias y en nuestras carreteras. Estas medidas ya habían sido rechazadas, previamente, por los técnicos de Diputación haciendo gala de un inexplicable inmovilismo. Prueba de todo ello, es que durante 2011, la Diputación ha optado porque la gestión de los principales recursos de caza mayor del territorio -realizada eficazmente por ACCA desde 1997- sea llevada desde Madrid por una empresa consultora sin arraigo en nuestro territorio y sin los conocimientos necesarios del medio natural alavés. Estas decisiones del Servicio de Montes, con la complacencia política de los responsables de los Departamentos Forales correspondientes, está acarreando, de momento, que a día de hoy aun no se sepa cuándo ni con qué cupos se va a cazar el corzo este año, lo que además de suponer pérdidas importantes al sector turístico alavés, puede provocar un incremento notable de los accidentes de carretera con esta especie, cubiertos, eso sí a costa del bolsillo de los cazadores alaveses.


Nuestros cotos tienen que soportar que la gestión de sus recursos cinegéticos se haga desde Madrid, que la tramitación de un permiso para la implantación de una zona de adiestramiento de perros de caza en un coto alavés se dilate ¡más de 6 años!, que cada año tengan que afrontar el pago de más de 300.000 euros entre daños a la agricultura y accidentes, etc., mientras que la Diputación incumple sus compromisos.


Sinceramente, la crisis también ha llegado a la gestión de los recursos cinegéticos alaveses, y lo que antaño fue modelo ahora, puede irse al traste arrastrando consigo a la economía del maltrecho mundo rural alavés.