Corzalografías
Perfil Perfil
Enlaces Enlaces
Está viendo:

CorZalografías

4 Abril 2016

La Herencia Genética

Aunque es imposible determinar los rasgos de parentesco en los corzos sin realizar un análisis genético, más de un aficionado a los corzos hemos osado decir que tales corzos son parientes, normalmente cuando se trata de machos y con apariencia de padres e hijos.

Una de las características más notables de la cuerna del corzo de la temporada es la ausencia de contraluchaderas ya que, por las dimensiones que presentan, no pueden considerarse como puntas. 

La forma de la cuerna, con esa particularidad, el grosor de las rosetas, así como la forma escurrida de las mismas, el estar totalmente con color a finales de marzo y su comportamiento, me hicieron pensar que se trababa de un ejemplar viejo, lo que reforzó mi idea de dar caza a ese animal.

Tras la inspección de la dentadura del animal pude comprobar que se trataba de un ejemplar adulto de unos 6 años de edad, no tan viejo como yo pensaba.

Curiosamente en diciembre de 2015 me encontré, a no más de 50 metros de la zona donde pude realizar algunas de las fotografías del corzo, lo que con gran seguridad fue la cuerna izquierda del año anterior.

Esta particularidad tan acusada, que hace a la cuerna este ejemplar alejarse del patrón normal de la cuerna del corzo, no pasó desapercibida ya que parecía repetirse en ejemplares que se localizaban en el entorno donde habitaba el corzo.

Uno de los ejemplares observados, principalmente en los meses de abril y mayo, fue un macho joven, quizás de un par de años, que presentaba en su cuerna únicamente cuatro puntas.

Quizás la poca edad del ejemplar podría justificar la ausencia de contraluchaderas, aunque la forma de la cuerna era muy parecida al otro ejemplar.

Aunque quizás el animal que más me hizo pensar que los patrones de la cuerna pueden ser genéticamente hereditarios fue un animal ya adulto, quizás de tres o cuatro, que a principio de temporada todavía no tenía totalmente teñida la cuerna, pero que presentaba la ausencia de contraluchadera en la cuerna derecha y tenía una pequeña en la izquierda, quizás sin dimensiones para considerarse como punta.

Dicho ejemplar, con cierta altura y unas luchaderas de tamaño aceptable debería de haber desarrollado unas contraluchaderas proporcionales al resto de dimensiones.

Este año también he visto en la zona algún ejemplar joven que puede repetir el patrón.

Como comentaba al principio, son conclusiones a partir de unas imágenes y el análisis de las mismas, sin base científica ninguna y fundamentadas en la observación.

Háganos llegar su comentario
8a617h2t
<< volver