Perfil Perfil
Está viendo:

Corzo +

7 Julio 2012

¿Cazando los trofeos grandes conseguiremos tener trofeos pequeños? II.

 

There is a passion for hunting deeply implanted within the human breast . . . Charles Dickens, Oliver Twist.

En la caza ha sucedido lo contrario que en la agricultura y la ganadería: se han eliminado los individuos con los caracteres preferidos, quedando como reproductores los individuos menos desables para aportar los genes a las generaciones futuras1.

 

Como ejemplo de lo anterior tenemos la caza de trofeos de carnero de las Rocosas (Ovis canadensis). En Alberta, Canadá se comprobó que la caza había provocado una disminución del tamaño de los cuernos, porque los carneros con grandes cuernos tenían una mayor probabilidad de ser cazados. Este hecho sucedía también a edades jóvenes2. Aunque cada especie es diferente, lo mismo podría ocurrir cuando cazamos esos excepcionales trofeos de corzo poco más de un año que de vez en cuando aparecen en nuestro foro.

 

Figura: cambios observados en la longitud de los cuernos desde 1972 hasta 2002. Relación entre la longitud de los cuernos de de los carneros de 4 años de edad y el año.

 

En los ciervos, Hartl et al3 encontraron que el alelo Idh-2125 se asociaba a un mayor número de puntas en la cuerna. Si la caza de una población de ciervos era intensa y prolongada en el tiempo, este alelo tendía a desaparecer de la población. De esta y otras maneras, la caza seleccionaba en contra de un mayor número de puntas, de una mayor longitud de la cuerna y de un tamaño corporal grande. En el artículo que estamos comentando1 hay un error, ya que refiere todo lo anterior a los corzos, habiéndose hecho el estudio original en realidad sobre ciervos franceses.

¿Y los corzos? os preguntaréis entonces. Aquí los autores ofrecen mucha menos información, aunque el apartado referido a la selección sexual me parece perfectamente aplicable al corzo. Lo completaremos comentando también algunos de los textos citados es este artículo1.

Selección sexual. 

La forma sexual de selección es un elemento importante de la teoría de la selección natural de Darwin: "... depende, no en una lucha por la existencia, sino en una lucha entre los machos por la posesión de las hembras, el resultado no es la muerte del competidor derrotado, sino su escasa o ninguna descendencia”4

 

 Fotografía: Federico Sáez-Royuela 

La caza de machos de forma predominante puede influir de diferentes maneras en la selección sexual. Puede modificar los caracteres sexuales secundarios como ya hemos comentado (astas, cuernas o colmillos). Y es probable que ello cambie la dinámica del cortejo y de la selección de la pareja, pudiendo reducir el éxito en el apareamiento y la reproducción. O puede alterar la selección sexual indirectamente, al disminuir el tamaño de la población o favorecer la maduración sexual precoz1.

La caza también puede afectar a la selección sexual mediante la modificación de la proporción de machos y hembras disponibles para el apareamiento. La legislación de caza para la mayoría de especies de mamíferos ha favorecido tradicionalmente unas mayores tasas de captura para los machos. En muchas ocasiones se prohibe la caza de hembras, o de hembras seguidas de crías5. No es infrecuente una proporción de machos adultos menor de 1 por cada 10 hembras adultas cuando los machos son cazados de forma selectiva. La teoría predice que el sexo más abundante será menos exigente en la elección de pareja y más agresivo en la competencia por la pareja2. Estas líneas parecen pensadas expresamente para la legislación y la situación que se da con el corzo en muchas zonas de España.

(Continuará...)

1Allendorfa FW, Hardc J. Human-induced evolution caused by unnatural selection through harvest of wild animals. PNAS 2009;106 (S1):9987-94.

 

2Coltman DW, et al. Undesirable evolutionary consequences of trophy hunting. Nature 2003;426:655-8.

3Hartl GB et al. Relationships between allozymes, heterozygosity and morphological characters in red deer (Cervus elaphus), and the influence of selective hunting on allele frequency distributions. Heredity (1991) 66, 343–350.

4Darwin, Charles. On the Origin of Species (1st edition), 1859), Chapter 4, page 88.

5Festa-Bianchet M. Exploitative WildlifebManagement as a Selective Pressure for the Life-History Evolution of Large Mammals. In Animal Behavior and Wildlife Conservation, eds Festa-Bianchet M, Appollonio M (Island, Washington, DC), 2003:191–207.

(09/07/2012 20:38:30) Alfonso Treviño :Interesante y del todo logico!!!! Pero si echamos un vistazo al ranking mundial o nacional de la especie o miramos la pared de un corcero viejo o joven, veremos que la generalidad, es que los corzos mas grandes se están cazando en las ultimas temporadas y eso con todas las picardías, estiramientos de muchos, poca gestión sobre jóvenes y hembras..... Tengo un buen amigo que lleva sin cazarlos dos años en una zona históricamente muy corcera y que había bajado en todos los cotos linderos, por la presión, y con tan solo dos temporadas de respiro, ha logrado cazar en 2000 has,corzos muy muy buenos, todos por encima de los 150 puntos. Si miramos las nuevas zonas de colonización que es donde se logran los trofeos mas grandes, tb presumo que tiene que ver mas con la edad, que con la raza de lo que vamos dejando al menos por ahora. Abrazo Alfonso Treviño.
(10/07/2012 9:21:27) Jorge Angulo:Bastante interesante este escrito y quiero haceros algun comentario sobre los corzos. En España nunca se ha llevado una gestión logica y normal sobre la población de estos animales (salvo en honrosas excepciones que son muy pocas); debido al terreno, la alimentación, la raza, etc.. han crecido corzos descomunales en bastantes lugares y en los últimos tiempos en terrenos de nueva \"conquista\". Yo os diria que el 80 % de los corzos machos que se matan no superan los 3 años y aun asi se consiguen trofeos excepcionales y la pooblación sigue aumentado en la mayoria de lugares. Lo primero que tiene que saber el titular de un coto es la población que tiene y a partir de ahi establecer su programa de caza; eso nunca ocurre porque desde el primer dia quiere cazar, cazar y cazar sin conseguir de verdad conocer con lo que cuenta. Sorprendemente tenemos unas condiciones que la población aumenta escandalosamente a pesar de la presión que reciben, esto tendra su fin y luego nos lamentaremos todos de lo ocurrido. Si consiguieramos una buena gestión conjunta entre la Administración y los privados otro gallo cantaria; que sigan los ejemplos de muchos lugares de Europa !!

Háganos llegar su comentario
6wm9qcbP
<< volver