Perfil Perfil
Está viendo:

Corzo +

30 Junio 2014

Controlando al corzo urbano (y III)

Con esta entrega terminamos la serie sobre la caza y control del corzo que vive en las proximidades de los núcleos urbanos, basada en el trabajo del rechista escocés David Quarrell.

¡A trabajar!

Ya conoce a fondo el terreno y la población de corzos y ha evaluado la situación con respecto a la opinión pública.

Decida exactamente el plan de caza y entre en contacto solamente con las personas que se verán directamente afectados por su presencia.

Avise al propietario un día o dos antes para que sepa que estará allí. Tenga un par de números de la guardería en su poder y llame si es necesario previamente.

Cuando el control es de una zona urbanizada, lo mejor es cazar sólo un animal en cada salida y así llamar menos la atención. Recuerde los momentos más adecuados para cazar a las hembras (guía de buenas prácticas). Si hay animales enfermos, empiece por ellos. Si el objetivo es reducir la población seriamente, empiece por los adultos.

Plan P.O.M.

PREPARARSE: Se preparará todo antes de salir, para evitar pérdidas de tiempo en el vehículo o en viajes de ida y vuelta. Nada llama la atención de la gente más que un comportamiento errático.

OBSERVAR: Observe cualquier coche estacionado. Cuando usted deje el coche, nunca deje nada a la vista que indique que podría haber armas dentro.

MOVERSE: Muévase solo cuando esté completamente organizado. En caso de cruzar una carretera o cortar a través de una zona urbanizada, asegúrese de que el arma se mantiene enfundada. Recuerde que una vez cargado el rifle debe llevarlo con el seguro puesto y el cañón hacia arriba.

ANTES DEL DISPARO 

¡Seguridad, Seguridad, Seguridad!

Es importante tener en cuenta a las personas que pudieran estar a ras de suelo o a las que observan desde las ventanas.

Después de haber localizado al corzo observe los alrededores. Cerciónese de que sus acciones no van a alarmar al público. Puede haber ocasiones en que alguien está en las cercanías. Incluso podrían estar detrás y fuera de su vista. Espere a que la persona esté lejos, si eso no sucede cancele la caza ese día. Como se suele decir 

“siempre hay otro día”.

 

COLOCACIÓN DE TIRO

La buena colocación tiro es un objetivo en campo abierto, pero en el medio urbano es imprescindible. Allí los riesgos son sin duda mucho más altos. La norma básica para un cazador de corzos es colocar sus disparos en un círculo de 4 pulgadas. Un corzo con un tiro en el corazón todavía puede correr bastante distancia antes del colapso. Esto en condiciones normales no es un problema real, pero podría causar alarma o daño si el colapso se produce en medio de una carretera.

CABEZA

Este tiro es muy eficaz a corta distancia, y no produce prácticamente daños carne. El grado de precisión necesario y los riesgos de heridas son un riesgo demasiado alto para efectuarlo en una zona edificada. 

CUELLO

El tiro al cuello se puede hacer si se está muy cerca de los animales y estamos muy confiados el equipo y en la capacidad de colocar el disparo  en un área pequeña. El tiro se dede hacer justo donde emerge el cuello desde los hombros. Esta zona del cuello es la más gruesa y menos móvil.

CUERPO

Es el disparo que cumple todos los requisitos. Un tiro cuidadosamente colocados ligeramente más alto que el corazón pasa por los pulmones y los dos hombros. Esto   nos asegurará que el corzo no saldrá corriendo. Es el tiro ACEPTADO en la guía de buenas prácticas.

DESPUÉS DEL DISPARO

Espere los recomendados 10 minutos, y en las zonas urbanas, espere 5 minutos más.

Un solo tiro no parece alarmar a la gente. No pasa mucho tiempo antes de que vuelvan a lo suyo. En el otro lado de la moneda, si haces más de un disparo tienes problemas. Por ejemplo si tratas de sacrificar a una hembra con sus crías. 

Si el corzo ha expirado en un área abierta y despejada, lo mejor es moverlo lo más discretamente posible al lugar apartado más cercano. Allí se le inspecciona se le destripa. Los cazadores han visto muchos corzos muertos y están acostumbrados; el público no quiere ver a un corzo muerto o el proceso de destriparlo.

Recuerde en este punto enfundar el rifle y mantenerlo cerca de ti. Lleve toallitas húmedas, limpie cualquier resto de sangre de usted mismo y de sus herramientas. En realidad no es aconsejable el uso del agua que pueda haber en las zonas urbanas (no estamos en un manantial de la montaña).

Introduzca las tripas en una bolsa de plástico por separado y ciérrela. A continuación, coloque la bolsa en el abdomen del corzo y todo junto dentro de nuestra bolsa o mochila para corzos (ver más arriba). Si se trata de un macho tenga cuidado con la cuerna. La cabeza también se puede quitar y colocar en otra bolsa de manera estratégica para evitar dañar la mochila.

Todo esto, por supuesto hace más pesado el traslado de los corzos, pero aparte de una pequeña perturbación en el suelo dónde nos encontrábamos, pocos restos quedarán y los paseantes de perros no encontrarán despojos.

Incluso si hay nieve en el suelo es posible limpiar el sitio. Esto evitará que toda esa sangre sobre la nieve blanca llame la atención del público.

 

Esto se puede lograr no arrastrando la canal y, una vez trasladado el corzo, volviendo sobre nuestros pasos y limpiando la sangre pateando la nieve sobre ella. Sólo se tardará un par de minutos.

Recuerde no dejar nada atrás. Tenga una lista mental y asegúrese de que se haya completado antes de abandonar el lugar.

EL EFECTO VACIO 

Me ha resultado difícil traducir la expresión “vacuum culling”, pero la teoría parece interesante. El cazador de corzos urbanos va a encontrar zonas en las que le será imposible ejercitar la caza: propiedades privadas, zonas vedadas, terrenos cerca de las carreteras principales, lugares de intenso tráfico… Podemos realizar una caza más intensiva de lo habitual en los alrededores de estos lugares. Se trata de crear zonas “vacías” a las que pronto acudirán los corzos de las proximidades. Estas zonas serán preferidas a las que habitan ya que, si pueden, los corzos no viven alrededor de carreteras o cerca de zonas densamente pobladas. Los beneficios de este tipo de control de corzos normalmente no aparecen hasta la segunda o tercera temporada.

Así terminamos este repaso a la caza y control del corzo urbano.

 

Para más información está disponible la versión completa en inglés en: www.thestalkingdirectory.co.uk


Háganos llegar su comentario
BMDpGTS2
<< volver