Perfil Perfil
Está viendo:

Corzo +

22 Julio 2011

Corzos y lobos

El corzo presenta notables oscilaciones en su abundancia en todo su rango de distribución. Este hecho ha llamado poderosamente la atención de curiosos e investigadores. ¿Por qué en zonas relativamente próximas se producen estos cambios? Con frecuencia se ha responsabilizado de ello a distintos factores, algunos bióticos y otros abióticos. La dureza de los inviernos, al sequía veraniega, la caza o la presencia del lobo.

Con el objeto de saber algo más, un nutrido grupo de investigadores europeos se lanzaron al trabajo de evaluar, mediante un estudio multifactorial, el peso que las distintas hipótesis pueden tener en estas variaciones.

Así Claudia Melis y colaboradores publicaron en Global Eocology and Biogeography un trabajo titulado "Predation has a greatrer impact in less productive environments: variation in roe deer, Capreolus capreolus, population density across Europe". En el mismo evaluaron la importancia, en 72 localidades de toda Europa, que pueden tener en ello los siguientes componentes: la producción vegetal, la cobertura forestal, la crudeza invernal, la sequía veraniega, la presencia de grandes depredadores (lobo y/o lince boreal), la caza y los competidores ecológicos (el venado).

 

El resultado es altamente esclarecedor. Los autores comprobaron que los factores abióticos (el frío, la nieve, el calor y la sequía) no explicaban las diferencias en abundancia entre regiones de Europa. Comprobaron igualmente que la caza y los competidores ecológicos tampoco explicaban la variación.

En cambio sí vieron que hay una estrecha relación entre la abundancia y la productividad vegetal, de modo que las zonas con mayor abundancia coinciden con las que producen una mayor cantidad de biomasa. Curiosamente apreciaron una relación inversa entre cobertura forestal y densidad de corzos. Ello se debe a que en las zonas boscosas la productividad es menor que en las zonas agrícolas, de modo que es en estas últimas donde la abundancia tiende a ser mayor. En otras palabras, el corzo obtiene más y mejor alimento en las regiones con intervenciones humanas en las que se promueve el crecimiento de cultivos frente a otras de orientación forestal.

Por último comprobaron que los grandes depredadores tienen una gran influencia en la abundancia, de modo que su presencia afecta negativamente a la densidad. Comprobaron también que este efecto depresor de la abundancia de corzos es muy destacable en las regiones con menor productividad vegetal, de manera que el corzo soporta peor el efecto de la depredación en estas zonas y mejor en las zonas agrícolas.

Estas conclusiones son relevantes tanto para la gestión cinegética -donde llegue el lobo será interesante actuar sobre el medio para incrementar las superficies de cultivo- como sobre la gestión del propio lobo. Sabemos que distintas iniciativas de estabilización del lobo, o incluso de su introducción, pretenden descansar en la existencia del corzo como presa principal. La abundancia de corzos y su condición de recurso, tanto para la caza como para el lobo depende de las condiciones de conservación de los agrosistemas. Su evolución a matorral y bosque por el abandono del medio rural puede jugarnos a todos una mala pasada.


-.Claudia Melis et al. Predation has a greatrer impact in less productive environments: variation in roe deer, Capreolus capreolus, population density across Europe. Global. Eco.Biogeogr. 2009. 18. 724-734.

(24/07/2011 12:01:14) RAFAEL MIR JORDANO:En Andalucía (España) donde ahora reaparecen los lobos, bajo protección de la Administración, cuando los había en fincas de caza mayor, sabiamos muy bien que la presencia del lobo hacia disminuir y, sobre todo, huir a las reses y en ocasiones cuando fracasaba una montería (la clásica batida española en monte cerrado) siempre había alguien que explicaba que la finca estaba \"alobada\", es decir, señalaban al lobo como la causa del fracaso.
(24/07/2011 12:06:15) RAFAEL MIR JORDANO:Enviado el comentario anterior se me ocurre este otro: llevo muchos años recechando corzos y en algunas reservas me he encontrado con guardas que odiaban al lobo, porque éste destrozaba en gran medida y en poco tiempo el trabajo de guardería y cuidado de muchos años con los corzos.
(01/08/2011 19:52:32) jose antonio Tapia Calvo:Estoy de acuerdo con el comentario anterior,como entre el lobo en un un monte,no queda ni un corzo,no se pero se marchan,eso si ,si el lobo no es fijo(COMO SUELE SER GRACIAS A DIOS)vuelven a sus territorios.Yo tengo un coto en la provincia de Burgos y cada vez que entra el lobo no veo ni un corzo,desaparecen por arte de magia,e tenido daños a la cabaña ganadera y no me dan permiso para matalo(no lo entiendo) ¿NO ES UNA ESPECIE CINEGETICA?
(03/08/2011 11:32:06) Emilio de la Cruz:Y qué sucede en las zonas donde el lobo no es un habitante ocasional si no habitual?.Donde yo cazo el lobo es uno más, y su terriotorio de campeo es mucho mayor que el del corzo (hablan de unos 200 Km2)... Esto debería afectar a todos los corzos de unas.... 20.000 Has!!, y corzo y venado os aseguro que tenemos.... Obviamente creo que las especies conviven jugando al escondite por todo este territorio. El lobo indudablemente mueve la caza (y no mata tanto animal salvaje, prefiere el doméstico que es más fácil), en una noche te vacía el término, pero después también se mueve el lobo y te la vuelve a meter.... la caza...Desde luego, cuando el lobo aulla el campo calla, vamos, que no se oyen ni los grillos, pero la noche que le oyes ya te valió la pena haber salido al campo, al menos a mi.

Háganos llegar su comentario
6vm9pcaO
<< volver