Perfil Perfil
Está viendo:

Corzo +

11 Junio 2011

Disminuir la mortalidad de los corcinos durante la cosecha (II)

En esta segunda parte de la guía del CIC* vamos a la parte práctica: ¿qué podemos hacer cazadores y agricultores?

MEDIDAS PARA REDUCIR LAS PÉRDIDAS DE VIDA SILVESTRE

Con la finalidad de rescatar a los animales salvajes es de suma importancia que exista una buena relación entre los agricultores, cazadores y conservacionistas. Sólo la comunicación oportuna entre las partes hará posible implementar los diferentes métodos manera eficiente. 

... ANTES DE LA SIEGA 

La información sobre la fecha de corte debe estar disponible con el fin de tomar medidas concretas antes de la siega. Por tanto, es obligatorio para los agricultores informar a tiempo a los cazadores de la zona y a los ornitólogos locales sobre la fecha de corte prevista para que tomen las medidas oportunas. Es incumbencia del agricultor responsabilizarse de su técnica de corte y tomar medidas activas para evitar cualquier sufrimiento innecesario de los animales salvajes, como se define en las directrices de bienestar animal. Sólo la colaboración de la agricultores y los cazadores pueden garantizar la protección de la fauna silvestre en las tierras de cultivo. 

En Alemania, existen precedentes de que los agricultores que no han tomado las medidas protectoras deben abonar una indemnización a los cazadores por los corcinos muertos durante la siega. 

MÉTODOS DE DISUASIÓN

Las medidas de protección se ponen en marcha uno o dos días antes de la cosecha. Se trata principalmente de medidas para inducir a la madre con sus crías a abandonar el campo en cuestión. Aunque los estudios fiables son escasos, estos "métodos de disuasión" han demostrado su eficacia, especialmente entre los más grandes mamíferos como liebres y ciervos. Esto es especialmente eficaz si los pastos ya son conocidos como buenos lugares de cría en los años anteriores.

Estudios científicos realizados en Suecia han demostrado que la mortalidad de las crías puede reducirse significativamente con medidas preventivas como la construcción de dispositivos ópticos que asusten a los animales (por ejemplo, colgar bolsas de plástico o globos, levantar molinos de viento, etc.) Del mismo modo, las luces intermitentes o cintas colgadas en postes pueden ser eficaces. Se recomienda colocar espantapájaros colocados a intervalos de 25 metros. 

Estas simples medidas, de bajo coste y poco esfuerzo sirven para proteger de la siega a un gran número de especies de la fauna silvestre. Con el fin de evitar que los animales salvajes se acostumbren a estos objetos como elemento disuasorio (efectos de habituación), las medidas no deben aplicarse hasta la tarde anterior a la fecha de corte prevista. Desafortunadamente estos métodos de disuasión no funcionan en muchos tipos de aves.

OBSERVACIÓN Y BÚSQUEDA

Antes de la siega, debe observarse el campo con detalle. Ello permite a menudo extraer conclusiones sobre la presencia de puestas de huevos o de crías, e incluso conocer su ubicación exacta. En este sentido, los cazadores con perros bien entrenados son una ayuda inestimable.

Los buenos perros, ya sea con una correa larga o sueltos libre, son capaces de localizar a muchos cervatillos y lebratos. Sin embargo, hay que señalar que las crías de menos edad casi no emiten ningún olor, por lo que sólo los perros muy bien entrenados puede lograr una alta "tasa de éxito".

 

 

Las crías así localizadas pueden ser trasladadas por un profesional a una zona segura o bien se puede marcar claramente el sitio para que el agricultor puede segar a su alrededor. Sin embargo, en este último caso es importante asegurarse de que las áreas que no se han cortado no sean demasiado pequeñas; de lo contrario los nidos y crías serán una presa fácil para los depredadores como el zorro. Aún no se han llevado estudios científicos del tamaño mínimo requerido para asegurarse de que este efecto de trampa ecológica puede ser despreciado.

... DURANTE LA SIEGA

Durante la siega hay muchos signos que indican la presencia de un corcino o un lebrato, o el nido de un pájaro. Los diferentes comportamientos de las aves nos pueden indicar que el nido está cerca.

En principio, los animales silvestres que se encuentran antes o durante el corte no deben ser tocados, o si esto no se puede evitar, solo lo menos posible. Si un corcino, por ejemplo, huele a "seres humanos", es probable que la madre lo rechazan a partir de entonces. Para minimizar este efecto, se recomienda frotarse las manos con manojos de hierba antes de levantar al corzo y trasladarle a un lugar cercano más seguro.

EQUIPAMIENTO TÉCNICO

Además de las medidas anteriormente descritas, el uso de ayudas técnicas antes y durante el corte también puede salvar la vida de los animales salvajes.

 

Las crías en los prados se pueden detectar por medio de  los llamados "detectores de vida silvestre" y se trasladarse a sitio seguro a la seguridad. Hay varios prototipos en el mercado, la mayoría de los cuales funcionan basados en el principio de los sensores infrarrojos que detectan el calor corporal de los animales. Las praderas se peinan con la ayuda de estos dispositivos Sin embargo, las limitaciones de esta técnica alcanzan rápidamente: con el fin de localizar a los animales, se requiere una diferencia de temperatura entre el cuerpo del animal y la temperatura ambiente que, en función de las condiciones meteorológicas, no siempre se da. Son necesarias más investigaciones para optimizar esta técnica y lograr una mayor aplicabilidad práctica.

 

 

La última generación de detectores de la vida silvestre en la actualidad en fase de desarrollo están diseñados para combinar infrarrojos y sensores de microondas que en su conjunto debe contrarrestar las limitaciones antes mencionadas. Con el fin de reducir los costes personales, estos detectores de la vida silvestre puede adquirirse de forma conjunta y compartida por varios distritos de caza. 

Otro método para proteger, principalmente a pequeños mamíferos, aves e insectos voladores y es la instalación de pantallas alrededor de las cosechadoras. Esto asusta a los animales justo antes de la siega obligándoles a tomar vuelo. En adición, se pueden suspender pantallas también en un brazo de montaje de la segadora, para acentuar este efecto. Sin embargo, las investigaciones han demostrado que estas actuaciones sólo son efectivas para los ejemplares adultos. En el caso de animales jóvenes, estos métodos pueden incluso tener un efecto adverso, ya que las pantallas tienden a empujar hacia delante la hierba y provocando que los animales jóvenes se agachen más en vez de huir.

 

 

 

CORRECTA ALTURA DE CORTE

Además de usar la tecnología de siega menos dañina para la fauna, la altura de corte también juega un papel crucial. Estudios científicos han demostrado que todos los insectos, pequeños mamíferos y anfibios que viven en o cerca del suelo se benefician de un nivel de corte alto. 

En general, se aplica el principio: "Cuanto mayor sea la altura de corte, menor será la pérdida de especies que viven cerca del suelo" Por lo tanto, siempre que sea factible, la segadora debe colocarse lo más alto posible Se recomienda una altura de corte de al menos 8 cm, y mejor de 10-15 cm.

Algunas tipos de segadoras de discos puede ser equipadas con una hoja especial de corte alto para este fin. Las  cosechadoras de tambor o de doble hoja se puede ajustar directamente a la altura requerida.

EL PATRÓN DE SIEGA SALVA LAS VIDAS DE LOS ANIMALES

El método practicado con frecuencia de cortar desde el exterior al interior quita la posibilidad de escapar a muchas especies, ya que los animales huyen hacia el centro. Un método simple y sin costes adicionales ayudará a prevenir pérdidas de vida silvestre:

Si los campos se cosechan de adentro hacia afuera, la fauna asustada huirá a la seguridad de las zonas vecinas y a los linderos. Sin tocar el borde exterior, se inicia el corte en el centro de la parcela y se continúa desde el interior hacia fuera.

En el caso de parcelas largas y estrechas, la mejor técnica consiste en cortar las cabeceras primero, y luego los lados largos de adentro hacia afuera. De esta manera, los animales tienen mucho espacio para huir. Se recomienda subdividir las parcelas de gran tamaño en pequeñas parcelas para la siega. Si es posible, se recomienda cortar las secciones diferentes en diferentes días, es decir, con un intervalo de tiempo (siega en mosaico).

 

PERIODO DE RIESGO DE CADA ESPECIE

Cada especie tiene una época de mayor riesgo diferente (ver tabla), principalmente abril, mayo y junio. En el caso de los cérvidos, son estos dos últimos meses los importantes.

Un primer corte tardío - no antes de mediados de junio, mejor incluso más tarde - es más probable que garantice la supervivencia de las aves que anidan en el suelo, los cervatillos y los lebratos. Dependiendo de las especies de aves, el clima y condiciones naturales, la primera camada tendrá lugar en algún momento entre mediados de abril y finales de junio. Aquí, la regla es "Cuanto más tarde en el año se lleva a cabo el primer corte, más posibilidades de supervivencia tendrán las crías “.

 

 

 

Con esta segunda entrega terminamos la Guía del CIC, realizada con ayuda de los mejores expertos europeos en el tema. En una próxima entrada de Corzo+ completaremos el repaso a este importante problema con la ayuda de otras publicaciones.

*http://www.cic-wildlife.org/fileadmin/Commissions_WG/habitat_fallow_land/Mowing_guide_EN.pdf

Nota: los errores en la traducción corresponden solo a este coordinador de Corzo+. La traducción de las técnicas de siega es especialmente difícil para un no experto por lo que se agradecen las correcciones.

(14/06/2011 13:24:58) Gerardo Pajares Bernaldo de Quiros:Federico, de nuevo buen trabajo. Felicidades. Gerardo Pajares
(23/06/2011 14:43:33) Eduard Melero :Se lo envio a unos compañeros para que me den su opinión. Muy elaborado, felicidades! Eduard Melero

Háganos llegar su comentario
hLCoF7R1
<< volver