Perfil Perfil
Está viendo:

Corzo +

8 Abril 2012

El territorio y la cuerna del corzo I.

En Corzo + hoy comentamos un trabajo realizado ya hace unos años pero cuya vigencia podremos comprobar en estos días en nuestras salidas al campo. 


En esta investigación1 se estudió la formación del territorio y el ciclo de la cuerna en los machos de corzo en dos áreas de Suecia durante cuatro años. 


El comportamiento territorial se inició a principios de marzo2. Estudiando a los corzos mediante telemetría, se vió que inicialmente los territorios de los machos se superponían un 60%. En un período de 3-6-semanas, la superposición cayó a un 0%. 

 

 

 

En la figura de arriba podemos ver el solapamiento de las áreas de campeo invernales de tres machos. En la de abajo los mismos machos durante la temporada territorial. Las medidas son aproximadas. Modificado de Liberg et al2.

 

La mayoría de los territorios se establecieron desde finales de marzo hasta principios de abril, con una tendencia a restablecerse primero los viejos territorios. Todos los territorios estaban establecidos en la segunda semana de abril.

 

Este periodo se asoció con un mayor número de luchas entre machos. La autora del trabajo observó que, frecuentemente durante el invierno, los machos pastan juntos pacíficamente. A partir de marzo, por el contrario, se aprecia un incremento de los combates, primero de forma velada, con los corzos mostrándose las cuernas o caminando uno detrás de otro, pero más tarde aumentando de intensidad y culminando en largas y rápidas persecuciones.


 

 Fotografía: Jaime Cortecero 

 

Todos los años, los territorios se estabilizaban entre 1 y 3 semanas antes de que los corzos limpiaran la borra de su cuerna. Probablemente, la cuerna no es necesaria para establecer el territorio, pero sí para mantenerlo con éxito.

 

En invierno, la distancia entre los centros geométricos donde se localizaban los machos vecinos era de 164 metros. Después del establecimiento del territorio aumentó hasta 364 metros. Con respecto a su área invernal, los machos territoriales veteranos movieron el centro de su territorio una distancia menor (129 metros) que los que establecían el territorio por primer año (267 m). En la mayor parte de los casos, el territorio se establece en las proximidades del área invernal, aunque hay alguna excepción, alcanzándose un Km de distancia3.

 

 

 Fotografía: Mario Bregaña. 

 

La defensa del territorio terminó después del celo, a finales de agosto, y las relaciones espaciales entre los vecinos volvieron a la situación anterior a la temporada territorial.  


En este trabajo también se estudió la relación entre la edad y la  limpieza de la borra o la caída la cuerna, con resultados seguramente sorprendentes para los cazadores, que comentaremos en otra entrada de Corzo +.

 

1Johansson A. Territory Establishment and Antler Cycle in Male Roe Deer. Ethology 1996;102(4): 549–559.

2 en otros estudios en Alemania el comienzo ocurre a finales de febrero. Liberg et al. The Function of Male Territoriality in Roe Deer, pag 225. En: The European Roe Deer: The Biology of Success. Andersen et al., Eds. Sacandinavian University Press. Oslo 1.998.

 

3Liberg et al. The Function of Male Territoriality in Roe Deer, pag 227. En: The European Roe Deer: The Biology of Success. Andersen et al., Eds. Sacandinavian University Press. Oslo 1.998.


 


(11/04/2012 13:10:21) Alfonso Urbano López de Carrizosa:Por lo que veo el el gráfico de territorios y haciendo un cálculo a ojímetro compruebo que los territorios de los machos una vez diferenciados en ningún caso excede de las 20 has. ¿Es eso real? En una población estable esas son las superficies orientativas? Gracias. Alfonso Urbano López de Carrizosa
(12/04/2012 14:13:06) Federico Sáez-Royuela Gonzalo:He aprovechado tu pregunta para poner otra pequeña entrada en el blog. como verás las 20 ha son reales, aunque los tamaños pueden variar mucho. No he encontrado estudios españoles al respecto, aunque seguramente existen. Saludos. Federico Sáez-Royuela

Háganos llegar su comentario
7y506e1r
<< volver