Perfil Perfil
Está viendo:

Corzo +

25 Septiembre 2011

Limitaciones ambientales para la distribución futura del corzo en España.


Desde hace unos años está en boga el hablar de la lógica difusa (http://es.wikipedia.org/wiki/L%C3%B3gica_difusa ) como forma de contribuir de una forma eficaz al conocimiento de los sucesos. En la vida real pocos acontecimientos se explican mediante correlaciones matemáticas directas. En realidad casi todo lo que sucede es el resultado de la interacción de multitud de factores ocurriendo en ocasiones que algunos de ellos son desconocidos.

Estos principios se empiezan a aplicar en la gestión de la vida silvestre donde los modelos lineales con frecuencia fracasan a la hora de explicar lo que vemos. Un ejemplo reciente de esto es el trabajo publicado por Pelayo Acevedo y colaboradores sobre el corzo y titulado "Favorabilidad ecogeográfica para el corzo: distribución y abundancia" .

Es frecuente que con el corzo se produzcan iniciativas bienintencionadas de introducirlo allí donde no los hay o el promover densidades que de forma natural no existen. El problema está en que a priori no sabemos qué variables son las limitantes para que estas iniciativas fructifiquen y en su caso hasta donde y hasta qué abundancia se puede lograr con el corzo.

 

Con este motivo el equipo investigador ha utilizado los principios de la lógica difusa para establecer un modelo de distribución de la especie para conocer la potencialidad que pueden tener cada zona o región para mantener una población viable de corzos explicándolo en términos topográficos, climáticos, litológicos, geográficos y de presión humana.

La probabilidad indica la posibilidad de que la especie aparezca en una localidad determinada en función de sus características ambientales, es decir, la especie estará, por ejemplo, en el 80% de las localidades para las que el modelo predice un valor de 0.8. Por los tanto el valor de probabilidad depende de lo frecuente que sea la especie en el área de estudio, así para una especie muy frecuente, por ejemplo el zorro, los modelos arrojarán valores de probabilidad muy elevados en la mayor parte del territorio, pero si modelizamos una especie rara, por ejemplo el lince, las probabilidad que se obtienen serán muy bajas.

En el marco de los modelos de distribución esta característica de la probabilidad plantea un problema cuando se quieren conocer las zonas que realmente tienen unas características ambientales que favorecen la presencia de la especie.

La favorabilidad nace de la necesidad de nivelar los valores de probabilidad para mostrar ese nivel por encima del cual las características ambientales de una localidad favorecen la presencia de la especie, y por debajo del mismo la restringen. Así, la favorabilidad es una función que "reescala" los valores de probabilidad de manera que un valor de favorabilidad de 0.5 se asigna a aquellas localidades que presentan un valor de probabilidad igual al que se podría obtener por azar en función de lo frecuente que sea la especie (si el lince está en 50 localidades de 5000, tendremos una probabilidad de 0.1 de encontrarlo por azar, por ello en este caso las localidades de probabilidad 0.1 tendrán una favorabilidad de 0.5). Estas localidades presentan unas características ambientales que ni favorecen ni limitan la presencia de la especie. Una favorabilidad superior a 0.5 identificará a las localidades con características que realmente potencian
la presencia de la especie y por debajo las que limitan su presencia.


Los investigadores testaron los modelos teóricos de distribución con los valores de abundancia de trabajos realizados en Castilla La Mancha (Guadalajara y Cuenca) y comprobaron que el modelo predictivo se ajustaba bien a la realidad.

 


El factor climático es el que más variación explica (25,7%) del modelo final. El resto tienen una contribución más reducida (presión humana 3,4%, topografía 2,7%, situación espacial 2,6% o litología 0,8%). Sin duda es el agua el requerimiento más importante, tanto por lo que supone como agua disponible para al especie como por lo que contribuye a la diversidad botánica, de ella lo más importante es el régimen continuo de lluvias, es decir las zonas más favorables son aquellas de régimen atlántico en tanto que el rasgo de mediterraneidad reduce la probabilidad y la favorabilidad para el corzo. Este elevado peso relativo del factor climático sugiere, a juicio de los autores, una elevada sensibilidad de la especie a los cambios del clima, aspecto que debe tenerse presente en el futuro.

 

 

La utilidad última de este tipo de modelos de distribución es completar los datos en casos de muestreos incompletos y establecer una información base en las que fundamentar el diseño de posteriores muestreos, pero también pueden ser útiles para valorar la virtualidad de una reintroducción o valorar la sostenibilidad de incrementar la abundancia del corzo en ciertas áreas.

 

[1] Pirineos, 2011, Vol. 166, 9-27, ISSN 0373-2568, eISSN: 1988-4281, doi: 10.3989/Pirineos.2011.166001

(26/09/2011 22:33:03) Alfonso Treviño :Me parece una gran idea. Este tipo de mapas van con retraso y sería cuestión de completarlos. Este fin de semana he estado en la Costa de la Muerte muy cerca de Finisterre y desde el coche y andando en trayectos de 70 u 80 km he visto bastantes ejemplares y el mapa dice que por allí ni pata!!! Buen trabajo. Saludos.
(26/09/2011 23:06:11) Gerardo Pajares Bernaldo de Quiros:Recuerdo que hace pocos años en esa zona del sur de Coruña y Pontevedra no había ningún corzo. Se empezaron a reintroducir capturándolos en Fonsagrada. supongo que más adelante llegarían sin más ayuda. En todo caso estos mapas tienen valor para unos pocos años ya que la distribución del corzo ha cambiado mucho desde que se hicieron las encuestas de campo.

Háganos llegar su comentario
90718i2v
<< volver