Perfil Perfil
Está viendo:

Corzo +

8 Mayo 2011

Morros arrugados

Cráneos deformados.

Revisión de algunas alteraciones de la porción anterior del cráneo en los corzos.

Periódicamente se nos dirigen preguntas sobre el eventual origen de algunas malformaciones de la porción anterior del cráneo de los corzos. Con frecuencia los cazadores observan extrañados que el corzo recién abatido, y sin que hayan detectado previamente ninguna otra alteración, presenta la particularidad de tener desviado el rostro de una forma un tanto grotesca. Después de la habitual limpieza del cráneo se comprueba que los huesos nasales, el vomer y el paladar se encuentran curvados, de una forma más o menos severa, sin que haya signo de una fractura o golpe que explique el caso.

 

Fotografía cortesía  de Fernando Redondo-Berdugo

Como digo este hallazgo se nos reporta de forma periódica y podemos afirmar que es algo relativamente frecuente, al menos en algunas poblaciones de corzo. Pero si analizamos más concienzudamente los casos veremos que nos encontramos ante dos alteraciones diferentes.

La más frecuente es la denominada Campilognatia (del griego Campylos: curvado y nagtia: rostro) que describe la desviación de la parte anterior del cráneo, dando una imagen claramente curvada del mismo. Esta anomalía recibe también el nombre de Escoliosis facial. La descripción de este tipo de anomalía es abundante en la literatura y así Crealock, em su libro Deerstalking, editado en 1890, lo describe perfectamente. Más trade, J.G. Millais en British Deer and their Horns, en ele año 1897, lo describe y señala que las desviaciones suelen ser hacia la derecha.

En 1992, Lea MacNally, en la revista Deer, escribe Bend-nose Phenomenon, citando distintos casos de corzos con esta anomalía (dos en Inglaterra y uno en Francia), que es posteriormente completado por A.J. Hettier en unas cartas al director de la misma revista.

En 1993, Richard Prior, de nuevo en la revista Deer, señala un nuevo caso y lo atribuye a algún tipo de lesión física en el momento inmediato al nacimiento. Campbell (1995) reportó también casos en la misma revista.

En el año 1999 Bruce Bandwell, dedica su segundo capítulo a las anormalidades de los cérvidos, en la revista Deer a la campilognatia desde su perspectiva de especialista en la cría de cérvidos en Nueva Zelanda, donde por lo visto es muy frecuente el hallazgo de este tipo de alteraciones en ciervo rojo, sika, samber, pero no en gamo. Describe que es habitual en los corzos europeos pero no facilita más datos al respecto de esta especie.

En este capítulo dedica cierta atención al hecho de que las desviaciones en el hemisferio sur suelan ser hacia el lado izquierdo y en el hemisferio norte al derecho, y atribuye su causa a la fuerza de Coriolis. Por otra parte Bandwell cree que hay una base genética ya que cita casos de madres e hijos que presentan igual cuadro. Este hecho ya había sido descrito por Suttie (1993) en un par de artículos.

 

Gráfico de Flueck y col. Ver bibliografía.

Recientemente se ha publicado un artículo que arroja más luz sobre el caso y que descarta que la campilognatia tenga una base genética, pero sin desvelar cuál puede ser su origen. Se trata del artículo "Red deer introduced to Patagonia. Campylohathia or bend-nose disease" de Tener T. Flueck y col. Dado que el stock inicial que se introdujo en Patagonia es perfectamente conocido y su llegada es relativamente reciente es posible valorar si se trata o no de un problema de base genética. Se analizaron 776 ejemplares, de los solamente 7 presentaron el caso (2 hembras y 5 machos). Dado que la introducción inicial fue a partir de 20 ejemplares una tasa inferior al 1% descarta que la causa sea heredable.

Destacan que la etiología es desconocida y que puede tener múltiples orígenes. En todo caso, vistas las edades de los animales y el estado corporal de los mismos, lo que sí podemos descartar es que esta anomalía resulte letal o reduzca la vitalidad de quienes la padezcan. Confirman la tendencia descrita por Bandwell a que las desviaciones varían en frecuencia entre los dos hemisferios, siendo más común la desviación a derecha en el norte y a la izquierda en el sur, lo que avala la hipótesis de un posible origen embrionario y la influencia de la fuerza de Coriolis.

El otro caso que en ocasiones se encuentra alterando la porción anterior del cráneo de los cérvidos el la Braquignatia (Braqui: corto). Consiste en una reducción importante del desarrollo y longitud de todos o parte de los huesos del maxilar superior que da a los animales un inusual aspecto chato. Esta anomalía ha sido descrita en el corzo y en el gamo y de igual manera se desconoce su etiología.

 

Fotografía cortesía de Benigno Vázquez

Bibliografía

- Banwell DB (1999) Campylognathie. Twisted or bent-nosed deer. Deer 11, 70-73.
- Braunschweig, A. (1980) Brachygnathie (Kurzkiefrigkeit) bei einem Rehbock Zeitschrift für Jagdwissenschaft Volume 26, Number 1, 45-47, DOI: 10.1007/BF02242510
- Campbell J (1995) Bent-nose deer. Deer 9, 353.
- Chapman, N.G. (2009) Brachygnathia in fallow deer (Dama dama). J. Zoology. Vol. 227, Issue 2, pages 323-326
- Flueck WT, Smith-Flueck JM (2011) Red deer introduced to Patagonia: Campyloganthia or Bend-nose disease. Animal Production Science 51(4).
- MacNally L (1989) Crooked-nose deer. Deer 7, 471-472.
- MacNally L (1992a) Bent-nosed phenomenon. Deer 8, 558.
- MacNally L (1992b) Bent-nosed roebuck. Deer 8, 538.
- Prior R (1993) Comment. Deer 8, 684.
- Suttie JM, McMahon CD (1993) Bent-nosed red deer in New Zealand. Deer 9, 42.
- Suttie JM, Pearce JT (1994) Translocation of bent-nosed red deer from the southern to the northern hemisphere. Deer 9, 297.

Háganos llegar su comentario
Y17F8j3v
<< volver