Perfil Perfil
Está viendo:

Corzo +

29 Abril 2013

Si hay pocos machos, más lejos me tengo que ir

Tendemos a pensar que solamente los machos compiten entre sí por las hembras durante el celo. Sin embargo, en el corzo, ya sabemos desde hace años que no siempre esto es así.

 

En el celo, algunas hembras aumentan su área familiar, buscando unas mayor oportunidad de encuentros con los machos. Por este motivo, en algunas poblaciones de corzos se ha encontrado un comportamiento peculiar, con "excursiones" de las hembras a la búsqueda de machos.

En el pico del celo, entre el 33% y el 60%  de las hembras se mueven de 0,6 a 4,5 km lejos de sus territorios habituales. Las excursiones duran entre 2 y 85 horas. Parece que las hembras buscan el macho que está "disponible" para el apareamiento, más que seleccionar el "mejor" macho como se creía previamente.

En un trabajo todavía no publicado1, los autores detallan el comportamiento de seis corzas durante el celo, en una población de baja densidad (6,5 ind./100ha). El estudio se llevó a cabo durante dos años, en un bosque del sur de Italia, a través de radiotracking por satélite.

 

 

 

Durante el período de celo, las hembras se movieron fuera de sus áreas de verano, llegando a alcanzar una superficie media de exploración ocho veces mayor que la habitual fuera del celo. La mediana de duración de las excursiones fue de 51 horas (rango: 10-99 h). Una hembra realizó una prolongada excursión; se marchó a 3,5 Km y permaneció fuera de “casa” durante 11 días. 

 

 

Los autores revisaron todos los estudios que se ocupan de esta conducta de “excursión” de las corzas.

De los cinco parámetros ecológicos incluidos en el análisis (área protegida,  apertura y heterogeneidad del hábitat, densidad y proporción de sexos ) solo la densidad de población se relacionó significativamente con las “excursiones”.

 

 

Relación entre la densidad y el porcentaje de hembras que hacen "excursiones". Figura elaborada por los autores con los datos de 6 estudios.

 

Los autores concluyen que, cuando la densidad es baja, la proporción de movimientos aumenta, probablemente debido a la menor disponibilidad de machos "libres" durante el corto periodo del celo femenino.

1Bocci, A., et al., Excursion behaviour of female roe deer may depend on density. Behav. Process. (2013), http://dx.doi.org/10.1016/j.beproc.2013.03.004


(02/05/2013 19:01:17) Gerardo Pajares Bernaldo de Quiros:Lo que supongo que también aumentará en esas condiciones es la mortalidad de las hembras y crías ya que la oportunidad de que ellas o sus retoños se encuentren con coches, caminos, cercas, perros o raposos, aumentará también. De todos modos habrá en esto un razonable beneficio para que aborden el reto. Gracias por compartirlo. Saludos. Gerardo Pajares
(02/05/2013 22:42:44) Federico Sáez-Royuela Gonzalo:Seguramente sea una conducta adaptativa beneficiosa, seleccionada a lo largo de miles de años. Lo que yo me pregunto es si este tipo de conductas se pueden modificar rápidamente, cuando aparecen de pronto otras circunstancias adversas, como las carreteras. No sé si la genética puede actuar rápidamente, seleccionando las mutaciones que codifiquen para \"quedarse en casa cuando hay mucho tráfico\". Quizás aquí el apredizaje o la epigenética, de nuevo, tengan algo que decir. Federico

Háganos llegar su comentario
F3AME6P1
<< volver