Asociación del Corzo Español
Cabecera4
Mario
1300x300
Cabecera1
Búsqueda en los contenidos de la web

clesp_modal_seguir

Mi compra

carro vacío

HAZTE SOCIO y aprovéchate de todas las ventajas de ser socio de la Asociación del Corzo Español SOLICITAR ALTA
Está viendo:

Foros

Armas y municiones

Alejandro López Morillo
Autor: Alejandro López Morillo
08/04/2020 13:10:03
(1 vistas, 11 respuestas)
¿PRISMÁTICOS CON O SIN MEDIDOR?

Hola compañeros.

Estos días de cuarentena dan para mucho, tanto que estoy pensando en cambiar mis prismáticos.

Me han comentado que los prismáticos con medidor SE VEN PEOR que los modelos que no lo traen. ¿Creeís que esto es verdad? ¿Alguno lo habeís comprobado?

En principio estoy valorando los Swarovski ultimo modelo el range o range sin medidor, he valorado los Leica geovid y los Zeiss y no me acaban de convencer, soy bastante de Swarovski.

Así mismo me han comentado que no los compre con medidor ya que  todos los modelos indiferentemente de la marca que incluyen medidor, son excesivamente pesados

¿Que opinión teneís vosotros? ¿Utilizaís a menudo el medidor?

Un saludo 

Jose Maria Del Cuvillo Peman
Autor: Jose Maria Del Cuvillo Peman
08/04/2020 17:56:27
(0 vistas, 11 respuestas)
¿PRISMÁTICOS CON O SIN MEDIDOR?

En mi caso adquirí hace unos años unos ZEISS VICTORY 10X56 con medidos incluido. Caballo grande ande o no ande. Con el arnés se sobrelleva el peso decentemente. La rapidez para mi gusto es un elemento esencial en esto de la caza. Y un achiperre menos encima.

Saludos.

Jose Maria del Cuvillo Pemán

Joaquin Garrido Ovelar
Autor: Joaquin Garrido Ovelar
09/04/2020 20:36:01
(0 vistas, 11 respuestas)
¿PRISMÁTICOS CON O SIN MEDIDOR?

Buenas tardes,  yo tengo unos Zeiss RF desde hace varios años, y la optica es la misma con medidor que sin medidor, desde mi punto de vista fabulosa, el medidor me parece un complemento indispensable y con anterioridad era otro " cacharro"  mas que llevar, tener que soltar los prismáticos, , perder tiempo etc pero ahora con un simple boton mides y sabes distancia que te servirá para tirar o acercarte mas, en función de nuestra confianza, te puede servir para corregir si utilizas torreta balistica, o simplemente saber a que distancia se encuentra un objeto o animal, que pesan un poco mas, pues si, pero te aseguro que merce la pena y mucho.!!!

Es pero haberte ayudado en tu decisiòn final.

Saludos y quedaos en casa.

Joaquin

Iñigo Sobrini Jr
Autor: Iñigo Sobrini Jr
11/04/2020 1:14:30
(0 vistas, 11 respuestas)
¿PRISMÁTICOS CON O SIN MEDIDOR?

Hola Alejandro,

en lo de que se ve peor no se si estoy de acuerdo. En casa tenemos unos prismáticos Leica con medidor, y aparte otros varios sin medidor, y aunque hace mucho que no saco a pasear los Leica, la verdad que no recuerdo que variase demasiado.

En cuanto al peso, si que es verdad que los Leica pesan mucho más, pero son un modelo con 12 aumentos y mucha luminosidad, que tambien influye en el tamaño con respecto a los otros que uso, que son compactos de rececho.

En mi opinión, es comodísimo tener el medidor integrado, aunque solo sirve para medir distancias sin demasiada pendiente (a no ser que lo que compres tenga corrección de ángulo, si no ya te toca hacer cálculos con los angulajes y tal para conseguir la distancia "real"... Parece una chorrada pero no lo es a partir de ciertas distancias y/o ángulos).

Piensa si la diferencia de precio te compensa contra el llevar prismáticos y medidor... en base a eso creo que deberías tomar la decisión...

Personalmente, soy arquero y el medidor lo llevo siempre, vaya a usarlo o no, con el arnés de los prismáticos, asi que a mi no me hace falta usar los que llevan el medidor. Una vez te acostumbras, no es tan incómodo funcionar con ambos.

Ya nos contarás finalmente que decides hacer, un saludo!!

Alvaro Mazon Sanchez de Neyra
Autor: Alvaro Mazon Sanchez de Neyra
11/04/2020 9:57:55
(0 vistas, 11 respuestas)
¿PRISMÁTICOS CON O SIN MEDIDOR?

Es una cuestión de gustos. Yo, a los corzos, procuro acercarme mucho por lo que no uso mucho el medidor de distancia y prefiero llevarlo aparte. Así uso un prismático más pequeño, más ligero y en definitiva más cómodo. El medido cuando más lo uso es cuando, viendo un corzo lejos, decido ir por él. Así se a cuanto está y cuanto tengo que ganarle. Me gusta medir algún punto intermedio para hacerme un poco a la idea desde donde lo voy a poder tirar y ya está. Quiero decir que en la última fase de la entrada y ya en el momento de jugarle el lance ya no ando midiendo porque me da un poco igual que esté a 70, 100 o 150 metros pues ninguna de estas distancias me va a llevar a rectficar o corregir el tiro.

En montaña, en cambio, es distinto. Los tiros suelen ser mucho más largos, sobre todo en algunas montañas y utilizo los prismáticos y mido las distancias hasta el mismísimo momento del tiro. Los prismáticos para localizar bien el bicho que queremos de un grupo y no pifiarla, y el medidor porque a esas distancias el que el bicho se eleje o se acerque 30 o 40 metros influye en el tiro. Ahí, andar cambiando de medidor a prismático y de prismático a medidor no es práctico y utilzar el medidor a modo de prismático no vale pues no se ve lo suficientemente bien.

Respecto a la calidad de la imagen en prismáticos con y sin medidor incorporado, todas las demás siendo igual -quiero decir a igualdad de prismáticos no sirviendo el comparar uno sin medidor de 100€ con unos con medidor de 3.000€- los que no tienen mejor medidor ofrecen una imagen más luminosa y unos colores más auténticos. LA nitidez, hasta donde yo sé, no tiene por qué ser diferente.

La razón se encuentra en que las lentes llevan en el exterior un tratamiento multicapa para que la luz al llegar al cristal no rebote, pase toda al interior del prismático y de ahí a nuestas pupilas. Es para evitar el efecto que tiene el mirar un escaparate, que te ves en el como si fuera un espejo y so es porque la luz rebota. Pues bien, el láser, después de rebotar en el objeto que estamos midiendo y llegar al prismático, tiene dificultad para pasar el cristal cuando está tratado con esas multicapas, que por cierto, son de naturaleza metálica. Y si el laser no "entra" dentro no se puede realizar la medición. 

Así, la solución es dotarle a la lente de un tratamiento anti reflexión que no funciona tan bien para que el laser "pase" y el medidor mida.

LAs diferencias no son atroces pero están, y tiene sentido mencionarlas en un segmento de producto en el que la gente está dispuesta a pagar 1.000€ o 2.000€ más por ver nada más uqe un poquito mejor.

     Saludos.

     Alvaro Mazon

VALENTIN SERRANO SANTIAGO S.
Autor: VALENTIN SERRANO SANTIAGO S.
14/04/2020 15:04:09
(0 vistas, 11 respuestas)
¿PRISMÁTICOS CON O SIN MEDIDOR?

Buenas tardes

Yo he usado desde hace unos 7 años los SW 10*42 (anteriormente los nikon Monarch en 10*42 que ahora usa mi hijo) y estaba realmente contento con ellos, pero como tengo el visor con torreta pues tiraba un poco a ojo. Tengo un telemetro Bushnell de hace unos 15 años que me traje de Usa, y que nunca he pillado el punto, es mas no creo que tenga mas de 5 slaidas de caza.

Al final despues de valorar mucho el peso, volumen y demas me decidi y copre el mes pasado unos Leica 10*42 con medidor que aun no he podido estrenar. En cuanto calidad de Vision yo no noto diferencia con el Swarovski pero mi padre que dice que si, que mucha. de volumen es similar y de peso son menos de 100 gramos mas, que me parece muy poco para tenerlo en cuenta. Sobre todo cuando a mi me sobran varios kilos, quien soy yo para criticar a unos pobres prismaticos por 100gr mas jajajaja

Pero creo que al final he acertado en la decision

Un saludo, Valentin Serrano

Antonio Adán
Autor: Antonio Adán
16/04/2020 19:30:28
(0 vistas, 11 respuestas)
¿PRISMÁTICOS CON O SIN MEDIDOR?

Hola Alejandro. 

En primer lugar decirte que los nuevos modelos de prismáticos con medidor de distancia integrado distan mucho de los modelos que salieron hace pocos años y aún siguen vigentes. 

Ahora dispones de prismáticos con medidor de distancia con corrección de disparo en función del ángulo de tiro, altitud y temperatura que apenas pesan 900 gramos y que tienen una transmisión de luz del 92%. Es decir, más calidad óptica aún que muchos de los prismáticos convencionales de caza y con todo un avanzado sistema de medición y compensación integrado. 

Ahora bien, si no eres de los que necesitan todo este tipo de cálculos y puedes valerte con una medición más sencilla, te recomiendo un prismático más cualificado para la observación. 

Cuando salimos a cazar y a buscar animales, lo que más nos cuesta, por norma general, es dar con ellos. Por eso contar un binocular cómodo, ligero y de amplios campos de visión resulta fundamental, pues nos podemos pasar horas y días buscando en animal de nuestros desvelos. 

Bajo mi punto de vista, y tras trastear con mucha óptica, el mejor prismático puramente de observación que he probado hasta el momento es el Zeiss SF. 

Simplemente es una delicia observar por ellos. 

Saludos. 

Antonio Adán Plaza. 

Alfonso Treviño
Autor: Alfonso Treviño
21/04/2020 10:05:50
(0 vistas, 11 respuestas)
¿PRISMÁTICOS CON O SIN MEDIDOR?

Os adjunto un artículo del gran Julián Coca, socio y buen amigo, que versa de lo que hablamos y se titula PRISMATICOS.

Un amigo, me ha pedido que escriba algo sobre prismáticos, para  que lo lean sus hijos, por ello he tirado de archivo y os coloco un prismatiquero testamento que escribí en marzo del 2008 para otro foro, creo que  sigue siendo plenamente valido.

Mi afición a los prismáticos es herencia paterna, mi padre siempre fue muy aficionado a ellos y nos enseñó a usarlos desde muy pequeños, yo soy de los nacidos justo tras la guerra civil y en aquella España los mejores prismáticos que se podían conseguir eran los Zeiss, y casi siempre provenían de los militares alemanes, tuve unos 6X que me robaron y conservo unos 8X30 que si bien no uso guardo con cariño, aunque de muy inferior calidad a los actuales todavía sirven.

La II Guerra Mundial supuso un enorme cambio en el desarrollo de los prismáticos, hasta y durante ella en el mundo occidental los prismáticos que contaban eran los Zeiss, el resto o no eran buenos o siéndolo se conocían muy poco, pero curiosamente y con diferencia los mejores prismáticos de aquel momento eran japoneses, en concreto los de dotación en la marina, la Marina Imperial Japonesa tenía en aquellos días al menos dos productos que eran superiores a los del resto, uno eran los prismáticos y el otro sus aviones, los Cero, con los prismáticos tuvieron un acierto, buscaron gentes con visión nictálope y los hicieron vigías dotados con aquellos prismáticos, en los principios del radar aquellos vigías con aquellos prismáticos llegaron a superar, en la mayoría de las ocasiones, en detección de navíos enemigos al incipiente radar de los americanos; por el contrario con los aviones cometieron un error, permitieron, y hasta promovieron, que sus pilotos se convirtieran en “kamikazes” olvidando que producir aviones es relativamente fácil y rápido pero formar pilotos es lento, difícil y caro.

He tenido la suerte de poder probar los prismáticos de la Guerra del Pacifico, mi amigo Alejandro Padilla Zobel tiene instalados en su casa mallorquina en sendos trípodes mirando al mar, los Bausch & Lomb procedentes de un destructor americano, unos cuya marca es imposible leer procedentes de un submarino japonés y otros de aquellos magníficos de dotación en un acorazado nipón, dada su relación con Filipinas es fácil suponer cual es el origen de tan curiosa mini colección, sin duda los japoneses ganan por goleada, los americanos son grandes, pesados y andan escasos de calidad, los japoneses son francamente buenos y aun hoy superan a los actuales que no sean realmente excelentes.

Tras la guerra la fabrica de Zeiss fue desmantelada entera por los rusos, con ese material y los muchos técnicos que quedaron del lado soviético, hicieron aquellos productos que todos hemos conocido como Zeiss Jena y aquellos prismáticos rusos baratos, baratos y con la mejor calidad precio que nunca he conocido en unos prismáticos, conservo unos 7X50 de aquellos rusos no son una maravilla pero sirven y su precio solo podía ser calificado como muy bajo o bajísimo, de Zeiss Jena salieron buenos productos en lo que a óptica se refiere, su diseño, su mecánica y su control de calidad eran deficientes pero su óptica merecía la pena, durante años esa óptica se pudo considerar entre las muy buenas, pero no evolucionaron y las del mundo occidental si lo hicieron, conservo unos Carl Zeiss Jena de 8X50 modelo Nobilem, son grandes, son pesados, sus remates externos no son buenos pero en lo que a óptica se refiere continúan siendo francamente buenos, no llegan a los “alta gama” de las marcas punteras de hoy pero superan a la mayoría de las marcas menos acreditadas.

Los dos grandes países fabricantes de óptica perdieron la guerra y eso supuso un retroceso importante, el otro grande de la óptica era Austria y tampoco salio bien librado de la contienda, solo Suiza mantuvo una calidad sin deterioro en su producción de óptica pero esta era escasa, cara y poco difundida; en la posguerra el primer fabricante alemán en levantar cabeza en la producción de prismáticos de enorme calidad fue Leica, que los hacia bajo la marca Leitz, descubrió sílices de primera calidad fuera de Alemania y montó fabricas en Canadá y Portugal, a principio de los años 60 del pasado siglo los Leitz 10X42 fueron el referente y el prismático que todo cazador quería tener, mi padre tenía dos amigos y clientes que emigraron a Alemania, ambos descubrieron que su negocio no estaba en quedarse allí sino en viajar entre Alemania, Suiza, Bélgica y España transportando trabajadores españoles, se llaman Sebastián Iñigo y Juan José Hidalgo, uno le trajo una máquina fotográfica Contax y el otro unos Leitz 10X42, ambas cosas las usó durante años y a su muerte las heredó mi hijo, hoy la maquina, que sigue siendo excelente, la usa poco pero los prismáticos los continúa usando, al terminar la carrera su madre y yo le regalamos unos Zeiss 7X42 que ciertamente son superiores pero sin demerito para los viejos Leitz, que resisten dignamente cualquier comparación con los mejores actuales.

De esta parte de la historia yo he sacado algunas conclusiones, la compra de unos prismáticos es algo que se debe de hacer con la intención de que duren muchos años, si compras lo mejor que puedas comprar en el momento, aciertas casi siempre, por caro que te parezca, los de la marina japonesa fabricados en 1937 hoy cumplen su misión más que honestamente y tienen ochenta años, los Leitz de 1960 continúan siendo buenos o más bien muy buenos 57 años después, los Bausch & Lomb de la marina americana eran malos hace ochenta años y hoy son solo una curiosidad de museo, por caros que en su día fueran los japoneses y baratos los americanos unos han resultado amortizados y baratísimos y los otros una mala inversión; otra conclusión hace referencia a los baratos rusos, es posible comprar unos prismáticos para salir del paso sin necesidad de gastarse una fortuna, si nuestras exigencias no son muchas, para echar una mirada a la vecina del tercero o vigilar a las que toman el sol, nos sirven muchos muy baratos, y lo mismo digo si se trata de observar el desarrollo de una montería desde un puesto en un día de sol radiante, para eso y si solo los queremos para eso no nos quebremos la cabeza ni el bolsillo compremos algo robusto y barato.

Poco a poco la industria óptica alemana levantó cabeza a la par que la austriaca, la japonesa también lo hizo, pero mientras los germanos fabricaban buenos prismáticos, buenos objetivos fotográficos y buenas miras ópticas para rifles, los japoneses se volcaron en la fotografía, hoy los europeos dominan la calidad en prismáticos, miras ópticas y objetivos fotográficos, los japoneses han llegado muy cerca de los alemanes en la fabricación de objetivos fotográficos, pero el tope sin duda son los que Leica monta en sus cámaras y los Zeiss que montan las Hasselblad, en prismáticos los japoneses han empezado más tarde y se han quedado en una gama aceptable pero inferior a los centroeuropeos, en miras para rifles solo las Leupold americanas pueden competir en calidad con las centroeuropeas y esa competencia se basa mucho más en su excelente calidad mecánica que en su óptica.

Hace unos años se produjeron dos conatos de fusión o al menos de alianza para la fabricación que no terminaron de cuajar, en ambos intervino Leica, uno fue la fabricación conjunta de cámaras fotográficas con Minolta y el otro fue la de fabricar miras para rifles en cooperación con Leupold, la verdad es que la conjunción de la fiabilidad mecánica de Leupold con la calidad óptica de Leica eran toda una combinación, tuve la suerte de conseguir una de aquellas lentes, una 1,7 a 6X, la tengo puesta en un 7X64 y es magnífica, creo que Leica vuelve a sacar lentes al mercado de la caza, seguro que merecen la pena.

Pero volvamos a los prismáticos y hagámoslo ya en nuestros tiempos actuales y en relación con la caza; los prismáticos para cazar tienen que reunir aparte de sus cualidades ópticas algunas otras condiciones, sin las cuales no nos sirven, deben de ser mecánicamente robustos, completamente estancos, capaces de aguantar un trato rudo y lo más ligeros posible dentro de su rango de aumentos y campana, por otra parte debemos de tener claro que tipo de caza queremos hacer con esos prismáticos, empecemos por el primer paso, unos prismáticos de uso general para la caza, el rango de aumentos debe de estar entre 7 y 10, menos de 7 es muy poco y más de 10 muy cansado para la vista, respecto al tamaño de sus lentes delanteras la cosa debe de estar entre 30 mm y 56 mm, a mi entender los ideales son los X42 y los X30 por ejemplo; respecto a las marcas y modelos, pues cualquiera de las tres que todos pensamos y otras tres buenísimas aunque un pelín inferiores, ¿Cuál es la mejor? Pues veamos, Zeiss debido a que tuvo que digerir su absorción de Carl Zeiss de Jena tras la reunificación de las dos Alemanias se quedó un poco atrás en la carrera por la cabeza, hoy ha ganado terreno y ocupa su sitio habitual, está en el podio, en unos modelos es el primero y en otros el tercero pero ese es su sitio, Leica no suelta su sitio, para mi es el mejor, Swarosky pues con su serie EL es otro candidato a ese primer lugar en el podio, con una salvedad, se averían, poco pero se averían, sin embargo otros Swarosky de inferior aunque excelente calidad óptica no se averían ni a propósito, a mi personalmente mi 8,5 me dio un pequeño problema mecánico, y como ese conozco algunos otros, ni son graves ni frecuentes, pero en los demás prismáticos no he tenido ninguno, de ninguna manera esto los hace desaconsejables, son buenísimos y para algunos los mejores, pero he prometido contar mis experiencias y las de los que tengo cerca y esa es una de ellas; la comparación para saber cual de las tres marcas tope es la mejor es algo muy subjetivo, cada persona, según sus condiciones y circunstancias, se decidirá por unos o por otros, por otra parte las tres casas fabrican diferentes modelos y unos son mejores que otros no todos los de una marca son mejores que los de la otra, con seguridad tras probar cada persona elegiría uno u otro, en cualquier caso seguro que acierta, tendrá unos prismáticos fantásticos que podrán usar sus nietos.

Más tarde volveremos a los del podio, hablaré ahora de los que intentan conseguirlo y de los que forman el pelotón, claro que solo de aquellos que conozco, los Alpine suizos, buenos, caros y no han evolucionado, los Minox estupendos prismáticos, como siempre en los productos de esa casa con un diseño muy particular, creo que todos hemos visto en el cine aquellas mini cámaras con las que los espías fotografiaban los documentos secretos, aquellas cuya cadenita servía para medir las distancias, pues bien esas cámaras existen todavía en el mercado actual, son Minox,  hoy las cámaras de los teléfonos móviles las han convertido en algo innecesario pero hasta hace muy poco eran la cámara fotográfica más cómoda de llevar constantemente encima que he conocido, su calidad óptica es excelente y la mecánica fantástica, en prismáticos tiene unos 9,5X42 con lentes asfericas que me parecen soberbios; los Steiner, me gustan y me gustan mucho, los Kahles, marca propiedad de Swarosky, excelentes y muy aconsejables su gama es corta, solo tres modelos 8X32, 8X42 y 10X42, pero está pensada para la caza, cualquiera de ellos es una buena adquisición, otras marcas aconsejables con precios no tan astronómicos como los del podio son Optolyth y Meopta, los Nikon, los he tenido y conservo unos para prestar a los invitados que no llevan los suyos, he probado diversos modelos en diversas ocasiones, no me convencen, los Leupold son fiables, ópticamente son cada día mejores mecánicamente impecables, aconsejables pero no están en el podio, Pentax, pues eso unos más, Canón, con alguna martingala llamativa no me parecen prismáticos de caza, Minolta, los conozco bien, a nuestros guardas les proporcionamos los 7X50, cumplen honestamente y aguantan el trato duro, su óptica sin ser excelsa es buena, son robustos mecánicamente pero pesados.

Existen prismáticos especiales para cazas especiales, las esperas a los cochinos y la caza del corzo a rececho o esperándolo en praderitas son dos de ellas, para ese tipo de caza la necesidad de una óptica magnifica la impone la escasez de luz, el prismático mundialmente reconocido para esas circunstancias es el 8X56, cualquiera de las tres marcas punteras nos dará un servicio magnifico, yo tuve unos Zeiss que cambié por los Leica 12X50, los Zeiss eran largos, gordos, pesados y magníficos, los Leica son más cortos,  prácticamente igual de gordos y más pesados; a mi edad unos prismáticos con X56 aportan poco, están muy por encima de lo que rinden mis ojos, y eso nos sucede más o menos a todos a partir de los 45 abriles, los 12X50 de Leica no son para cargar con ellos durante un safari de 20 días, ni para subir a por un Marco Polo, pero para una espera nocturna o para juzgar un trofeo de corzo en ese momento en el que ya hace media hora que han pasado las grajas sobre nosotros camino de sus dormideros, no conozco nada mejor, los uso también para buscar trofeos selectivos de venado, si un venado con los 10x42 te ofrece dudas sobre si tiene o no contraluchaderas o coronas los 12X50 te las despejan, no son prismáticos para mirar mucho rato, sus 12 aumentos cansan mucho la vista, no son prismáticos para cargar con ellos horas y horas trepando y rompiendo monte, pero son magníficos para juzgar un trofeo lejano y para hacerlo con poquísima luz, nunca los aconsejaría como prismáticos únicos de uso general, son unos especialistas; en las esperas nocturnas unos 8X56 son lo aconsejable, pero no unos cualquiera en ese caso solo nos sirven lo mejor de los mejor, mis pequeños Leica 8X32 superan por la noche a todos los 8X56 de marcas baratas o de precio medio, enormes, pesados, aparatosos parece que vamos a ver al cochino hasta radiografiado a la hora de la verdad nada de nada, solo una óptica de primera calidad nos da la oportunidad en la noche y en caso de no poder acceder a unos 8X56 de los buenísimos mejor usar unos buenísimos aunque sean de uso general que andar comprando un chisme totalmente inútil, ¿Cuál es el mejor? Pues … dentro de los más caros aquel con el que cada cual mejor vea de noche, y digo caros y digo bien, la óptica buena es muy cara, y el precio suele en este caso ir unido a la calidad, tras haber presenciado muchas pruebas y comparaciones he llegado a la conclusión de que cada usuario elige una u otra marca según las condiciones de su vista, hemos comparado en bastantes ocasiones, Leica, Zeiss y Swarosky, lo hemos hecho varias personas acostumbradas a cazar con prismáticos, en unos primaba una condición en otros otra, para mi la cosa es clara, Leica, después otros Leica y finalmente cualquiera de los otros dos Swarosky o Zeiss.

Tanto Zeiss como Leica y Swarosky tienen excelentes prismáticos muy pequeños, solo he usado dos modelos y ambos son Zeiss, uno de 10X y otro de 8X, su uso es muy cómodo, salvan una situación en montería y algunos amigos los usan para cazar en montaña, por lo ligerísimos que son, a mi particularmente me gustan para llevarlos a los toros, no los considero prismáticos de caza, y además los prismáticos muy chicos que son ligeros y agradables para llevar colgados al cuello no lo son para tenerlos un buen rato ante los ojos, vamos que se transportan bien pero se manejan mal, un cierto peso y un tamaño que permita una empuñadora firme son mucho mejores para su uso durante largos ratos y no olvidemos que en la caza el otear largo y tendido es imprescindible.

En alta montaña no es trascendental la necesidad de una gran luminosidad, ni se suele cazar al amanecer ni es frecuente el hacerlo al anochecer, por otra parte en la montaña la luz suele ser buena, buenísima o fatal si estamos metidos en la niebla, y en esa ultima situación los prismáticos son inútiles por buenos que sean; cazando en montaña pasa uno mucho rato oteando con los prismáticos, por lo tanto muchos aumentos son agotadores para la vista, en fin que mi consejo es un prismático de calidad excelente, poder juzgar un trofeo nos ahorra grandes paseos, no muy pesado, allí cada gramo cuenta, y muy capaz de aguantar el diluvio sin que le entre ni una gota, mi consejo es uno claro y concreto unos 8X32 o unos 8X42, por supuesto me valen los 8,5 de Swarosky, mi elección Leica 8X32 ó 8X42, para la caza de montaña es prácticamente imprescindible el uso de un telescopio spot, por lo tanto será él quien aporte los muchos aumentos no los prismáticos .

No todo el mundo y no en todos los casos se necesitan los prismáticos tope de gama, y de precio, dentro de las marcas punteras encontramos prismáticos especiales a precios todavía más especiales y prismáticos muy buenos a precios que si bien no podemos llamar baratos si podemos decir que son más asequibles y algunos de esos prismáticos son muy aconsejables para el cazador, a mi me encantan los Swarosky Habitch  Tirol 7X42, forrados en goma verde, lo más duro que conozco en prismáticos, su calidad óptica es más que suficiente para el 95% de las situaciones de caza, no llega a la de sus parientes los EL pero es muy buena más bien requetebuena, tengo unos desde hace treinta y cinco años y cada día me gustan más, contaré algunas historias de ese modelo de prismáticos, los primeros que vi se los trajo de Austria un primo mío, hace una barbaridad de tiempo, cuando decidió cometer matrimonio, en lugar de hacer una despedida de soltero tuvo el buen gusto de darse un garbeo por Europa … en Vespa, en compañía de un amigo que pilotaba otra Vespa, recorrieron un montón de países, como en la Vespa el equipaje no podía ser grande solo compró esos prismáticos, ha cazado en todo el mundo, especialmente en montaña, mucho en Las Rocosas, siempre ha sido fiel a sus viejos chismes, un Rémington del 30.06 y los Habitch Tirol 7X42, no ha necesitado otra cosa, sus armas rayadas son un 243 W, el citado 30.06, un 375 H.H. Mg. y un 416 Rem. Mg., el 90% de las piezas las ha cobrado con el 30.06, con los prismáticos la fidelidad ha sido mayor, solo quiere esos y solo esos usa; esos mismos prismáticos acompañan desde hace como cuarenta años a Isabel Quintanilla y a Tony su marido, con seguridad a través de ellos se ha visto en caza casi todo lo que se puede ver, África, mucha África, Australia, Rusia y por supuesto Norteamérica, el que ese matrimonio salga en una foto con un arma o unos prismáticos de su marca es la aspiración de cualquier fabricante, para que los clientes vean lo que ellos usan cualquier fabricante les regala lo que sea, de hecho Holland y Rigby, entre otros, le piden que haga las pruebas de campo de sus novedades en rifles, Tony ha usado muchos rifles, por supuesto también ha conocido y probado todo lo que en prismáticos quepa suponer, sus riquísimos clientes llevan de todo, tanto Isabel como Tony no sueltan sus viejos Habitch Tirol. Enrique Areilza, el actual Conde de Motrico, y yo somos amigos y compañeros de caza desde hace más de cuarenta años, hace tiempo le robaron del coche unos Zeiss, se agarró el cabreo que cabe suponer y pocos días después dio la casualidad de que tuvo una cena con algunos miembros de la familia Swarosky, que habían venido a cazar a España, les contó la perdida y les preguntó cual de sus productos le aconsejaban adquirir, una de las señoras Swarosky, muy cazadora, le contestó:

“No compres ninguno, mañana te dejo en el Ritz los míos, manda a buscarlos”.-

No mandó a buscarlos, fue a buscarlos, y allí estaban, esperándole, unos Swarosky Habitch Tirol 7X42 en magnifico estado pero bastante usados, eso era lo que usaba la Sra. Swarosky, alguna razón tendría para ello.

Existen prismáticos mejores, sin duda que existen, pero estos son suficientemente buenos, robustos como ellos solos, cumplen su cometido con honestidad y solvencia, y si bien no son baratos si lo son algo más que sus primos de rango superior los EL, un buen consejo en cualquier caso, quien busque algo que le dure una vida, le sirva bien en el 95% de las ocasiones de caza a él y a sus nietos pues ya sabe lo que puede comprar.

¿Qué usa mi familia y que uso yo?, mi mujer unos Zeiss 8X30, mi hija mayor unos Zeiss 10X42, mi hijo sus viejos Leitz 10X42 y ahora especialmente los Zeiss 7X42, mi hija pequeña … los primeros que encuentra; ¿Qué uso yo?, tres Leica, 12X50, 8X32, y 8X42 con medidor de distancias, y dos Swarosky, 8,5X42 El y Habitch Tirol 7X42, a ellos debo de añadir un monocular 6X de Minox, que abulta y pesa lo que un encendedor Zippo, y suele ser mi fiel y permanente acompañante en un bolsillo de la camisa cuando paseo por el campo sin armas y unos Alpine 8X20 modelo Tell, como son suizos el modelo no podía ser otro, son pequeños y muy cómodos de llevar, su óptica es muy buena pero hoy están superados.

Me atrevo a dar un consejo categórico, quien quiera lo mejor de lo mejor ni lo dude unos Leica 8X42, quien quiera algo buenísimo pero más barato unos Swarosky Habitch Tyrol 7X42, para cazar en cualquier sitio y situación, no son especialistas pero cubren prácticamente cualquier situación de caza, incluyendo las esperas y esos corzos del orto y el ocaso, para unos solos prismáticos esos son los prismáticos que aconsejo.

Los grandes enemigos de los prismáticos son tres, la tierra en forma de polvo o barro, los hongos y los dedos mal educados, nada destroza más y más rápido una buena lente que el limpiarla mal, el polvo o ese inoportuno pegote de barro si los limpiamos en seco esmerilan la lente en dos pasadas, la dejan para el arrastre, jamás debemos de limpiar unos prismáticos a la ligera, usémoslos sucios y limpiémoslos con calma, usemos siempre aire en la primera fase, si se puede el de un compresor, en su defecto el de una pera sopladora de goma, en la segunda fase un cepillo o pincel de pelo de marta, del bicho no de la cuñada, después yo suelo usar liquido lavacristales de BMW rebajado al 50% con agua muy pura, seco con papel óptico y finalmente paso una gamuza especial para limpieza de óptica tratada; al igual que los rifles los prismáticos nunca se deben de guardar húmedos, incluso si los hemos secado debemos de dejarlos un largo tiempo fuera de la funda y en sitio ventilado y luminoso, la humedad junto a la oscuridad son los grandes productores de hongos, y los hongos se meten dentro de unos maravillosos prismáticos, por donde lo logran no lo sé pero lo logran. Finalmente tenemos a los dedos mal educados, solo conozco una cosa que atraiga más a los dedos del varón que una lente con un carísimo tratamiento antireflejos, un buen trasero de fémina guapa, los prismáticos juegan en desventaja, la fémina acosada puede repeler la agresión con un buen par de tortas, los prismáticos no pueden y sufren las consecuencias esas huellas dactilares o se limpian bien o terminan dañando irremediablemente la lente.

Dicen los buenos jinetes que solo con ver una silla de montar saben la categoría que como jinete tiene su usuario, eso es aplicable a los prismáticos, solo con ver como se los cuelga un sujeto ya sabemos si sabe o no sabe usarlos, hoy existen unos prácticos arneses, a mi me gustan solo lo justo, pero reconozco que son mejores que dejar los prismáticos colgando del cuello, la forma ideal es llevarlos en bandolera cruzados sobre el pecho y colocados bajo el brazo derecho, si somos diestros disparando y viceversa si somos zurdos, moverse entre el monte con ellos colgando del cuello o arrastrarse por el suelo para hacer una asomada en montaña es imposible o muy molesto, yo suelo usar, y las aconsejo, las cintas de sujeción anchas y de neopreno, por ligeros que nos parezcan tras horas de uso los prismáticos pesan y una cinta ancha y el neopreno son una combinación ideal.

Decía mi catedrático de Penal que aquel que se intentara aprender los artículos de un Código de memoria era un tanto tonto, que eso se compra por muy poco dinero y se puede consultar tantas veces como se quiera, lo importante es saber interpretar el Código y saber aplicar el artículo debido a cada caso, por eso no incluyo ni una sola característica técnica, para consultarlas es suficiente buscar un poquito en Internet, encontraremos todos cuantos datos nos interesen.

Me gustaría discutir un rato sobre como usar los prismáticos cazando, no es suficiente con tener unos impresionantes chismes con los que mirar debemos de saber mirar y para ello nada como saber que debemos buscar, cordialmente, Julián Coca

Fernando Mogollon Morilla
Autor: Fernando Mogollon Morilla
22/04/2020 20:17:28
(0 vistas, 11 respuestas)
¿PRISMÁTICOS CON O SIN MEDIDOR?

Impresionante artículo de Eduardo de Coca, muy bien documentado.

Yo cazo para todo, con unos prismáticos El de 8,5*42 y un medidor Leica rf 900, para mi más que suficientes y todo lo que sea quitar peso a los prismáticos mucho mejor, porque si te metes jornadas de caza de muchas horas, se nota esos gramos de más en el cuello.

No puedo aportar nada sobre este tema, solo unos detalles un poco jocosos, porque tengo algún amigo que me saca de quicio.

  • Tan importante como la buena óptica, es saber que buscar y donde, no os ha pasado nunca, ir con un amigo con el último modelo de prismáticos y decirle, mira allí, hay uno, y por más que mira con sus pedazo prismáticos de 3.000 euros, no ve nada de nada y al cabo de un rato después de mucho mirar lo ve, o se esconde para siempre, y cambias de zona y vuelve a ocurrir lo mismo.

  • Otra observación, y que me descuadra y lo llevo mal, es cuando vas con alguien, y va midiendo todo, para saber si está a 80 metros o a 130 metros, cuando la realidad del medidor, solo vale para algo si es a partir de 200 metros. Si no sabes calcular las distancias en el campo sin medidor para distancias de 0 a 150 metros, mejor antes de salir con un rifle, da unas “clases de orientación”.

 

  • Hace mucho tiempo, alguien muy cercano a mí, me dijo mira que pedazo de rebaño de perros todos blancos, todos juntitos, y miro y dije madre mía si son ovejas recién esquiladas. Cada dos por tres me sigo riendo con el susodicho.

 

Es importantísimo hacer el ojo, a lo que quieres buscar, voy muchas veces al campo con amigos no cazadores, y son incapaces de ver nada, independientemente de la calidad de los prismáticos con los que miran.