Asociación del Corzo Español
Cabecera4
Mario
1300x300
Cabecera1
Búsqueda en los contenidos de la web

clesp_modal_seguir

Mi compra

carro vacío

HAZTE SOCIO y aprovéchate de todas las ventajas de ser socio de la Asociación del Corzo Español SOLICITAR ALTA
Está viendo:

Foros

General

Usuario anónimo
12/02/2005 21:44:41
(1 vistas, 3 respuestas)
rececho matutino
Quiero proponer al debate una cuestión: Para el rececho matutino al corzo, o ese aguardo-rececho que se suele hacer incluso por las mañanas, ¿es mejor salir de noche y a oscuras al cazadero o esperar a las primeras luces para salir al campo viendo? Felicidades por la página.
Usuario anónimo
13/02/2005 19:17:43
(0 vistas, 3 respuestas)
rececho matutino
Estimado Raul: ¡Cómo no, uno de los primeros en plantear desafios! Te cuento; en el próximo Boletín de la ACE, el Dr. Klaus Scheibe, del Instituto de Investigación en Zoología y Vida Silvestre de Berlín, nos ilustra sobre cuales son los patrones de movimiento diario de un corzo, y cómo esto se halla influenciado por la actividad de los humanos, pero sobre todo ¡por la de los cazadores! Para ello el equipo de K. Scheibe marcó para radio seguimiento un corzo macho joven y durante un año le hicieron radio tracking. El resultado, aunque algo áspero en la jerga científica, es muy interesante y de enorme aplicación para la caza. Resumiéndolo mucho diré que durante la mañana (periodo crepuscular y claridad) el movimiento es tortuoso y algo errático. Por la tarde-noche el movimiento es rápido y decidido. O sea, que en otras palabras, en un rececho de mañana es posible montar la celada en cualquier momento porque los desplazamientos del corzo son más caprichosos, de ahí que la elección normal sea la búsqueda a rececho. Por la tarde sucede lo contrario. El corzo suele salír con una dirección clara, con decisión. Lo mejor: la espera. Saludos y gracias por las felicitaciones, a ti y a todos. Gerardo
Usuario anónimo
14/02/2005 10:20:32
(0 vistas, 3 respuestas)
rececho matutino
Es un asunto controvertido y, en general, debe verse influida la respuesta por la configuración del cazadero y el plan de caza para esa jornada concreta. Si se trata de alcanzar un punto concreto desde donde se atalaye una zona amplia de territorio, creo que es conveniente hacer la entrada y posicionarse en ella antes de amanecer. Procurando llevar a cabo tal acceso por donde no se sospeche la presencia de corzo alguno. En el resto de los casos, creo que es mejor entrar al cazadero ya amanecido y con visión suficiente para detectar la presencia del animal antes de que éste se aperciba de la tuya. El guarda de mi coto de León, Gerardo Molleda, siempre luchó con mi impaciencia por entrar al monte demasiado pronto, convencido que antes de amanecer se espanta más caza que otra cosa. Los años y la experiencia conjunta de ambos, creo que le dan la razón. Mi opinión es por tanto, salvo excepciones concretas, que se debe iniciar el rececho matutino del corzo amaneciendo y con luz suficiente.
Usuario anónimo
15/02/2005 0:15:11
(0 vistas, 3 respuestas)
rececho matutino
Yo creo que depende, en el caso que nos ilustras y conociendo un poco a los Molleda, se que les avala la experiencia, pero el cazadero, La Cabrera, nada tiene que ver con otros cazaderos, en este caso es fácil que por lo intrínseco del lugar y los dificultosos accesos, te pierdas algún corzo mientras estas llegando al lugar de partida, eso me ocurría a mí cuando recechaba en el mismo lugar hace años, aunque esperar la amanecida en el monte con Orión y el Carabo por compañeros también resulta agradable. Desde luego, si conoces el cazadero y tienes presente donde se mueve el macho, y sobre todo si andas por el monte como un gato, sabiendo donde pisas y donde no debes poner el pie, lo mejor es entrar de noche, entre otras cosas porque las primeras luces del alba te espabilan y tus ojos se habrán acostumbrado con más facilidad a salir de la nebulosa de sombra y luz, sobre todo teniendo en cuenta que de amanecida vas ganando luz a medida que avanza la jornada. La paciencia que reclama tu guarda de Castrocontrigo, suele dar mejores resultados al atardecer, donde desde luego la lucha con el corzo es un combate de poder a poder y si pierdes los nervios esos cinco últimos minutos de desesperación, como me ha dicho Gerardo en más de una ocasión, - Compañero, el corzo te ha ganado la mano -. A mi en montaña me gusta ganar altura y amanecer bien arriba, ahora las malditas pistas permiten alargar una hora más el sueño, pero es añorable descubrir que aquellos dos bultos que se mueven en una pradera de repente como por arte de magia se convierten en dos rojos saltimbanquis. Kachy (A. Chaín)