Asociación del Corzo Español
Cabecera4
Mario
1300x300
Cabecera1
Búsqueda en los contenidos de la web

clesp_modal_seguir

Mi compra

carro vacío

HAZTE SOCIO y aprovéchate de todas las ventajas de ser socio de la Asociación del Corzo Español SOLICITAR ALTA
Está viendo:

Foros

General

Usuario anónimo
16/02/2007 18:43:16
(1 vistas, 3 respuestas)
Me he enamorado de una biologa ....
Aprendí a leer por bloques y por lo tanto muy rápido, por eso de tener información fresca en razón a mi oficio leo, al menos, tres periódicos en papel y otro par de ellos en Internet al día, uno de ellos es el ABC, cada vez me gusta menos y cada día me parece peor como periódico, mantengo la suscripción por cuatro motivos, el primero son las esquelas, el segundo la tradición familiar, la familia Luca de Tena y la mía son amigas desde siempre y he visto el ABC en casa desde la primera vez que recuerdo haber visto algo, la tercera es el formato y la cuarta y más importante es Mónica Fernández Aceytuno, lo de las esquelas se puede suplir consultándolas en Internet, la familia Luca de Tena ya tiene muy poco que ver con el ABC, el formato era bueno para leer el periódico en la cama o en … ese sitio, y yo hace años que no leo el periódico ni en la cama ni …. en ese sitio, por ello solo me queda una razón para mantenerme fiel al ABC, lo que allí escribe Mónica Fernández Aceytuno. Hoy, una vez más, esta señora me ha alegrado el desayuno, escribe divinamente y con fundamento, además lo hace de forma divertida, es una bióloga ecologista que sabe escribir de caza y defiende la caza, hoy escribía sobre el oso de nuestros montes y sobre los animales salvajes que como él gustan de merodear en la proximidad del hombre, que son muchos más de los que la mayoría suponemos. No se si es correcto reproducir su articulo en este medio y por eso no lo hago, supongo que Gerardo sabrá si ello es posible y si es así nos lo dirá, además Gerardo y esta guapa señora viven cerca, puede que incluso le pueda pedir permiso; los que podais leerlo no dejeis de hacerlo es una delicia como la mayoría de los que escribe. Por cierto da un dato curioso, cree que en estas fechas han nacido en nuestros montes cantábricos algo así como 300 oseznos, como no es persona que escriba sobre lo que no sabe me parece un dato esperanzador. Cordialmente, Julián Coca
Usuario anónimo
16/02/2007 22:26:01
(0 vistas, 3 respuestas)
Me he enamorado de una biologa ....
Se puede leer en www.abc.es/20070216/opinion-firmas/hombre_200702160249.html Y lamentablemente son 30 oseznos de 300 gramos... De todos modos la cosa va andando poco a poco. Saludos Gerardo Pajares
Usuario anónimo
17/02/2007 11:07:07
(0 vistas, 3 respuestas)
Me he enamorado de una biologa ....
Muchas gracias Gerardo, supongo que eso de leer deprisa me ha jugado una mala pasada en la cifra de oseznos nacidos, ya me parecian muchos, de todos modos ese fallo mio no desvirtua en nada los meritos de tu vecina biologa. Hoy ha vuelto a alegrarme el desayuno con otro articulo; hace unos meses escribió sobre la caza del corzo, favorablemente, y si la mayor parte de los ecologistas fueran como ella creo que le harían un gran favor a la fauna y a la flora. Gracias de nuevo y un abrazo, Julián
Usuario anónimo
19/02/2007 10:01:28
(0 vistas, 3 respuestas)
Me he enamorado de una biologa ....
Acabo de leer el artículo y también me ha dado una alegría. Sinceramente, no abundan los ejemplos de biólogos sensibles al hombre: yo siempre sostuve que de tanto estudiar a los animales se les olvidaba la existencia del hombre, se insensibilizaban ante las necesidades humanas y eliminaban de la cúspide de la pirámide trófica al ser humano, como si hubiésemos desaparecido de la faz de la Tierra (que es lo que, en suma, pensaba que desearían muchos de ellos). Creía que era injusticia enorme que se olvidara la buena gestión de tantos hombres buenos que supieron ganarle tiempo al campo y sacar provecho de ello, tanto para el campo como para el hombre. También pensaba que por eso mismo incurrían estos biólogos en graves errores de cálculo en sus apreciaciones, puesto que al eliminar la acción humana de un plumazo, introducían un desequilibrio para el que muchas especies no estaban preparadas, (ejemplos sobran por abundantes y conocidos), incluso primando la desaparición del hombre de nuestros montes y espacios protegidos frente al inevitable mal infrigido a la gestión por su falta de acción. Me alegro, sinceramente, de encontrar biólogos con sensibilidad y seso suficientes como para reintegrar a sus discursos y razonamientos al hombre, pues al final, tantos siglos de convivencia con la especie humana, han habituado a todas las especies salvajes a llegar incluso a depender de él (de sus cultivos y actuaciones, e incluso del "calor humano" y de su defensa, como dejan sentir los bandos de perdices el las bardas de los cortijos los amaneceres de niebla). Todos, desde el lobo al oso, pasando por el esquivo gato montés y la no menos desconfiada avutarda, se han acostumbrado a su presencia. Y ahora que en los montes y sierras se han dejado de oír los cantos de los piconeros, las hachas de los leñadores y los rumiares en voz alta de los pastores de manta y transistor, parece como que los echaran de menos. Parece que los cortados y cuchillas de pizarra no son los mismos sin el "rigatuuummmma" de Heraclio Marchamalo Marchamalo (quien decía que sus hijas se perdían su regalo). Hoy el búho real vino a ulular en la encina añosa de enfrente de su casa, en la última esquina del pueblo. Pero Heraclio le espera bajo una fría losa, más fría aún que el mármol del Camposanto en las noches de helada, la fría losa de los años y del olvido. Un recuerdo. Alfredo Elvira Serrano.