Asociación del Corzo Español
Cabecera4
Mario
1300x300
Cabecera1
Búsqueda en los contenidos de la web

clesp_modal_seguir

Mi compra

carro vacío

HAZTE SOCIO y aprovéchate de todas las ventajas de ser socio de la Asociación del Corzo Español SOLICITAR ALTA
Está viendo:

Foros

General

Gerardo Pajares
Autor: Gerardo Pajares
26/03/2008 17:53:14
(1 vistas, 0 respuestas)
Tuberculosis, cérvidos y cazadores
El año pasado, durante en uno de los recechos de corzas, un guarda de caza del coto regional de Valdés (Asturias) -Oscar por más señas- detectaba al aviar la corza recién cazada una anormalidad en los pulmones del ejemplar. Rápidamente se ponía en contacto conmigo y sobre la marcha se enviaba el animal completo al Laboratorio Regional de Sanidad Animal de Jove (Asturias) para su estudio. Gracias al esfuerzo y tesón de Ana Balseiro se supo pronto, mediante técnicas de inmunohistoquímica, que estábamos ante un caso de tuberculosis. Fueron necesarios meses de trabajo para poder confirmarlo mediante una prueba de genética molecular. Estábamos ante un caso muy raro: un corzo con tuberculosis bovina. Y es raro doblemente, tanto porque el corzo es una especie poco gregaria y por ende poco proclive a esta afección (de hecho existen muy pocos casos reportados en Europa) y porque la zona tiene una muy baja tasa de prevalencia de tuberculosis bovina (son más de 23 años de campañas de saneamiento ganadero). Sin embargo, en otras especies como el venado o el jabalí, y en otros lugares, en especial en el sur de España, la prevalencia de esta enfermedad es muy elevada. La cuestión subyacente es si estas formas de tuberculosis en fauna silvestre pueden tener impacto en la salud humana. Recientemente se ha publicado un trabajo "Human Mycobacterium bovis Infection and Bovine Tuberculosis Outbreak, Michigan, 1994–2007" por Melinda J. Wilkins y col., en Emerging Infectious Diseases. En el mismo se reporta lo que ocurrió en Michigan, comprobándose el contagio por vía cutanea de la TB al menos a un cazador y posiblemente a otro habitante del campo, por el manejo poco precavido de las piezas muertas. Es de destacar lo singular de la vía de contagio y la indicación de la autora de utilizar guantes de late "gruesos" para evitar la enfermedad. Coloco el documento en Descargas en la carpeta "Caza" para quien esté interesado (está en inglés). Saludos