Asociación del Corzo Español
Cabecera4
Mario
1300x300
Cabecera1
Búsqueda en los contenidos de la web

clesp_modal_seguir

Mi compra

carro vacío

HAZTE SOCIO y aprovéchate de todas las ventajas de ser socio de la Asociación del Corzo Español SOLICITAR ALTA
Está viendo:

Foros

Relatos

Tomás
11/02/2008 12:54:36
(1 vistas, 1 respuestas)
Fin de temporada, inicio en el foro
Tras dejar el coche junto al cruce del arroyo que más adelante cruza el pueblo, subo el cerro siguiendo una senda en dirección a la umbría, con la mente puesta en los guarros que en tres ocasiones he levantado a poco de llegar a la cresta. No llega al cuarto de hora de subida y escucho un trote a mis espaldas, bajo, junto al arroyo. Dos ciervas, que digo, siete a unos doscientos metros. Gano una roca poco más abajo y me acomodo. Hay tiempo. Es el último día de una extraña temporada en el coto de la Serranía de Cuenca. Veintitantas salidas, ninguna pieza de mérito para mi venidera sala de trofeos. Apenas dos nieves y poca, muy poca lluvia. Las ciervas atentas. El viento juega a mi favor. Con la cabeza en alto, las adultas intentan descubrir algún movimiento que delate mi presencia. Las jóvenes pacen. Un par se acerca unos veinte metros, ramonean parcialmente ocultas. A los pocos segundos las restantes se dirigen hacia el cerro en que me encuentro. Antes de cruzar lo limpio y el camino, vuelven a plantarse. El arcón lo tengo temblando tras los festines navideños y los chorizos que preparó el padre de mi cuñado. Que ilusión cuando le comenté, - ¡el próximo para chorizos Jose! -. Probablemente ya había perdido la esperanza de volver a embutir con los aperos de la matanza que se trajo del pueblo hace ya unos años. No entraba en mis planes, pero esta vez a diferencia de otras, le voy a tirar a una. Hoy me había propuesto intentar hacerme con un gamo o jabalí. Había tiempo, pues tenía permiso de mi mujer hasta la noche. ¡Joder cuantos gamos buenos he tenido esta temporada! Y algún que otro venado, un guarro, y nada, que no ha sido la temporada del trofeo. Madre mía, pero que bien me lo he pasado en el monte, siempre cazando solo. De todas formas, es una lástima que la cuadrilla vaya a emigrar a esa finca de algo más arriba. Pero es normal, les hace ilusión pues ellos mismos la van a gestionar, y con diez años por delante y corzo… No me puedo quejar. En berrea casi me comen dos venados, un gamo en ronca. Aquel  jabalí medianejo que dejé triscar pues creí barruntar al grande y casi acaba hocicando bajo mis botas. El pino joven que tumbé en aquel tupido bosquejo, tras una entrada de libro al gamo de mis sueños, el día que pillé el paso de los zorzales…y tantas otras vivencias. ¿Qué más se puede pedir? Pues eso, cerrar el tema con una cierva, a tiro de piedra del camino. Ayer no salí pues tenía la espalda enganchada. Así es que la avío, y al coche sin demasiado esfuerzo. Apoyo el rifle en la roca, sobre la correa de neopreno, disparo. Aunque el culatazo no me deja ver la reacción del animal, estoy convencido de haberle dado y bien. Sin saber la procedencia del disparo, intentando identificar el peligro, las ciervas suben hacia mí. Cuento siete. –Habré contado mal antes, serían ocho- pienso. Antes de trasponer se detienen a unos 150 metros, finalmente desaparecen de mi vista. Tranquilamente, desciendo hacia el camino. Nada, ni gota de sangre. Retomo la subida del grupo, nada. Vuelvo a bajar, nada. Intrigado, me acerco al coche. Preparo la hoja de pintar del pequeño como improvisada diana. Apunto a la vaca naranja. A menos de cien metros levanto tierra muy por debajo del papel. El sábado pasado cazando, se me olvidó apagar el móvil. Sonó y del susto resbalé por la ladera. -Seguro que golpeé el visor-. Recojo trastos, y a casa. Extraña jornada para cerrar una extraña temporada. El día abrió, por decir algo, con una niebla cerrada que no escampó hasta las once dejando nubes que daban a nieve. Como apenas caminé no me quité el frío de encima en toda la mañana. -Está para nevar- pensé. -¿Qué no graduaré el rifle y me acerco a los valles que cierran el sabinar?-. No, esta vez aunque no llegue a comer, llegaré al café. Por lo menos la familia contenta. -Mañana llamo a Luís a ver cómo lleva este año lo de los precintos del corzo en Teruel, y a ver si esta semana reviso el rifle-. Bueno, ahí va mi primer mensaje, con mi última temporada, que podría haber sido mejor en resultados, pero que he disfrutado como el que más. Un saludo a todos,
Gerardo Pajares
Autor: Gerardo Pajares
11/02/2008 15:21:00
(0 vistas, 1 respuestas)
Fin de temporada, inicio en el foro
Muchas gracias Tomás; ya iba habiendo algo de sequía. Saludos