Asociación del Corzo Español
Cabecera4
Mario
1300x300
Cabecera1
Búsqueda en los contenidos de la web

clesp_modal_seguir

Mi compra

carro vacío

HAZTE SOCIO y aprovéchate de todas las ventajas de ser socio de la Asociación del Corzo Español SOLICITAR ALTA
Está viendo:

Foros

Relatos

Pedro Amp.
Autor: Pedro Amp.
05/08/2009 15:19:07
(1 vistas, 21 respuestas)
Corzohólico
i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/1agosto052web.jpg> Todo comenzó hace unos meses, más concretamente a finales de abril, cuando recechaba suave por una vieja senda de una entresaca. Esta se encontraba a los pies de la sierra, justo donde los últimos brezos se juntan ya con los primeros robles. i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/Mayo020.jpg> La mañana transcurría tranquila, la primavera estaba a punto de romper y parecía que los corzos aun necesitaban un pequeño empujón. Tal vez la falta de movimiento era culpa de la luna, o igual el viento ese no ayudaba… Fue mientras hacía estas profundas reflexiones cuando levanté un corzo de los mismos pies. ¡Siempre pasa lo mismo! ¡No hay que bajar la guardia nunca! Pegó varios saltos y a unos setenta metros se detuvo para mirar atrás y pegarme un par de ladridos, no sabía bien que era esa cosa tan fea que le acababa de asustar. Para cuando se giró, yo ya me encontraba recortándole la distancia tapado por los brezos. Mi objetivo era cortarle en lo que pensaba que iba a ser su vía de escape. Todo tenía buena pinta hasta que cometí el error de perderle de vista un momento, ¿Y ahora donde se había metido? ¡Si estaba ahí mismo! i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/Mayo015-1.jpg> En ese momento sentí el suelo vibrar y para cuando me quise dar cuenta tenía el corzo encima a la carrera. La curiosidad le había picado y venía a ver quien osaba a entrar en su territorio. Se paró a 15 metros mirando a todos lados, y no tardo mucho en sentirme, quedándose con la mirada fija en mí. Es un seis puntas precioso, abierto, simétrico… Crecía por segundos, ¡me estaba poniendo malo! Hizo la clásica bajada de cabeza como que va a comer y subirla rápido. En esa ya no caigo, ¡es muy vieja! Unos tensos segundos y pegó un bote para atrás, también para ver si me movía, aproveché el salto para tensar el arco, estaba seguro de que se iba a parar y volver. Efectivamente, se paró y volvió sin quitarme ojo,  el problema es que los brezos son muy altos y apenas podía verle el cuerpo. Los segundos pasaban, y la cuerda del arco cada vez tiraba con más fuerza, no iba a aguantar mucho más.  Buscaba un hueco desesperadamente, ¡lo tenía al lado! En uno de los pasos por fin vi un pequeño hueco entre las ramas del brezo que tenía justo delante, ¡ahí te va!... ¡Tak! La flecha tocó el brezo y se desvió completamente, pasándole al corzo por encima dando loopings y ya sin fuerza… Y así comenzó todo. Mi nombre es Pedro y tengo un problema, me obsesiono muy fácilmente con los corzos. La temporada a partir de ese día tomó un rumbo distinto. Veía corzos, pero ninguno me gustaba, me había encaprichado con uno, y tenía que acabar con lo que había empezado. i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/Junio21006-1.jpg> i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/Primavera010.jpg> i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/Primavera014.jpg> i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/Primavera015.jpg> i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/25-Abril017.jpg> i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/25-Abril021.jpg> i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/25-Abril022.jpg> i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/Primavera017.jpg> Cada salida que hacía me servía para entender y aprender más cosas del corzo. Todos los días descubría algo nuevo, le vi en varias ocasiones, pero en ninguna de ellas tuve opción de tensar el arco. Los rascaderos me servían para delimitar su territorio, encontraba sus encames, sus rincones más querenciosos,… Empezaba a meterme en el papel. Cada vez estaba más cerca, y no fue hasta finales de Mayo cuando tuve mi segunda oportunidad. La mañana había avanzado, y con pocas esperanzas de ver movimiento, de repente una corza a la carrera me sorprendió. Detrás, ¡el macho! A veinte metros los prismáticos no fueron necesarios, y en cuanto encontré una oportunidad clara no dude en aprovecharla, mejor dicho desaprovecharla. El caso es que no se si fue otra vez una ramita, o que los nervios me traicionaron, pero volví a tirar por la borda el trabajo de todo el mes. Puede ser desmoralizante, pero uno se acaba acostumbrando, y no consiguió otra cosa más que motivarme aun más, ¡iba por el buen camino! Llegaron los exámenes de Junio, y no pude más que cruzar los dedos y rezar para que el corzo consiguiese salvar el pellejo estas semanas en las que no iba  a poder ir. Nos vamos conociendo y mi rara insistencia por esa zona no había pasado desapercibida por lo compañeros del coto. Yo me limitaba a concentrarme en los estudios, hasta que un día no pude más. Estaba en la biblioteca estudiando una mañana y de repente me dio el pronto, metí los libros en la mochila, salí corriendo para casa, cogí el arco y a Faco, y salí pitando para el coto. Al día siguiente por la mañana amaneció un día precioso, bueno, acostumbrado al amanecer de la biblioteca aquello parecía el paraíso. Ya tenía ganas de volver.  Receche sin prisas, disfrutando, como tiene que ser. Los helechos habían crecido un montón y apenas se podía ver un animal de pie, y fue de entre estos donde vi el lomo de un corzo moverse a unos 60 metros. Prismáticos… y si, era él. ¡Cuerpo a tierra! i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/Junio21001-1.jpg> No me había visto, así que agachado por lo helechos empecé suavemente a acortar la distancia. Cada pocos metros me asomaba entre los helechos  como un periscopio con los prismáticos. Seguía allí, ramoneando tranquilo. Observándole con más calma veo que no es tan maduro como pensaba, pero de todas formas es precioso. Cuando me encontraba ya acariciando los 35 metros, observo como se gira y empieza a caminar hacia mí. Planto el culo y me preparo. En unos minutos ya lo tenía a 20 metros, poco  apoco se empezó a girar dándome un tiro clarísimo. Tenso el arco, anclo, apunto y…Zock! Sonó el clásico ruido de haberle pegado en plena caja, pero esta vez, el ruido provenía de un roble hueco que estaba unos metros detrás. ¡¡Otra vez no!! Me había dado la sensación de que el corzo se había agachado, o eso quería pensar para consolarme. Los ladridos desaparecieron por los brezos, era hora de volver a casa y estudiar, otra vez había vuelto a librarse. i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/Junio21009-1.jpg> Al final la salida al campo en vez de quitarme el mono, tuvo el efecto contrario, me produjo una ansiedad de monte mucho más difícil de llevar. ¡Tiempo al tiempo! ¡Continuará!, esta semana el final de la historia... i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/Primavera001.jpg> Pedro Ampuero
Alfonso Treviño
Autor: Alfonso Treviño
05/08/2009 16:12:55
(0 vistas, 21 respuestas)
Corzohólico
Ciencia ficción para un cazador con arma de fuego!!! Enhorabuena por el relato y por tener tanta afición, que ya nos gustaría a algunos... abrazo y buen verano. Alfonso Treviño.
Gerardo Pajares
Autor: Gerardo Pajares
05/08/2009 19:27:09
(0 vistas, 21 respuestas)
Corzohólico
Afición no ¡Adicción! si está loco perdido. Adelante fiera, que nos pones locos. Ya veréis, ya... Este Pedro es la repera. Saludos
JaimeCT
Autor: JaimeCT
05/08/2009 23:00:40
(0 vistas, 21 respuestas)
Corzohólico
Solamente se puede decir "Genial". Que refrescante leer/ver este relato desde la canicula veraniega. Gracias Pedro
zalo
Autor: zalo
06/08/2009 8:07:55
(0 vistas, 21 respuestas)
Corzohólico
Bonito relato y preciosas fotos, no nos hagas esperar mucho para conocer el final. Saludos
Mario Bregaña
Autor: Mario Bregaña
06/08/2009 9:05:48
(0 vistas, 21 respuestas)
Corzohólico
Pedro eres la pera. Hasta en el tono de tus mensajes cambiaba después de los fallos. La universidad del monte siempre nos está enseñando. Conozco el final de tu historia, y me encanta el tono de tu crónica, tan natural. No te demores en terminarla, que has puesto al respetable sobre ascuas. Ahora que tan poca gente joven se aficiona por la caza, representas una nueva y selecta generación de cazadores, a la que hasta los opositores más radicales, muy dificilmente puede criticar. No cambies. Gracias por el relato. Un abrazo.
JAVI LÓPEZ
Autor: JAVI LÓPEZ
07/08/2009 13:46:09
(0 vistas, 21 respuestas)
Corzohólico
GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS. Como siempre genial Pedro, ¡qué gusto volver a leerte!. Ando por el norte de prácticas en un periódico, el mono es insuperable porque no paro de ver verde y monte por todos lados y casi no puedo catarlo, aunque ayer en una rápida escapada pude contemplar unos gamos y tres ciervas. Es por ello que este relato ha sido para mi una oportunidad de "pisar monte", a través de tus palabras: GRACIAS POR ELLO. En cuanto al animalito en cuestión, sólo puedo desearte toda la suerte del mundo. Y de tu afición, en fin... simplemente insuperable, BENDITA LOCURA. Un abrazo genio
Javier Sanz
Autor: Javier Sanz
07/08/2009 16:00:41
(0 vistas, 21 respuestas)
Corzohólico
Hola Pedro, soy Javier y también tengo un problema con/por los corzos... Estoy recluido en centro de desintoxicación corzuna (un apartamento en la playa) desde hace 15 días y creía que me había desenganchado... Por tu culpa me ha entrado la vena. Enhorabuena por tu relato, espero ansioso el desenlace.
Miguel
07/08/2009 20:44:22
(0 vistas, 21 respuestas)
Corzohólico
Pedro eres un crack, como siempre nos dejas maravillados con tus fantasticos relatos. Nos motivas a todos para hacer mas fotos de los recechos. Un abazo artista
Pedro Amp.
Autor: Pedro Amp.
10/08/2009 8:22:49
(0 vistas, 21 respuestas)
Corzohólico
Por fin acabé mis deberes y pude escaparme a trabajar a tiempo completo al monte con más ganas que nunca. Siempre hay un camino, lo unico que debía hacer era coger el bueno. i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/Mayo011-2.jpg> La primavera la íbamos dejando atrás, y el sol cada vez pegaba con más fuerza. Las jornadas pasaban, y los corzos parecía que las también las pasaban, ¡pero bajo tierra!. El movimiento, si es que se movía algo, se reducía a un par de horas al amanecer y otra hora al atardecer. Todas las mañanas a primerísima hora recechaba la senda donde le había visto anteriormente al corzo, con la ilusión de que algún día de esos, se moviese la caza, o de que llegase el celo. Pero ya se sabe como es esto, te puedes pasar dos semanas allí, que justo el día que no estas te llama alguno diciendo que se han  movido todos. Pudé ver alguna que otra corza esos días, pero del macho ni rastro. i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/Junio21002-2.jpg> i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/Junio21010-2.jpg> i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/Junio21011-1.jpg> El día de Santiago comenzó como otro cualquiera, hacía un día precioso… ¡para ir a la playa!, porque para los corzos era una mañana fea, no había ni siquiera rocío. Aunque metiéndome en la cocina del corzo como estaba haciendo esos días, antes o después iba a tener que dar con él. Era todo cuestión de estar allí y aprovechar. Cuantas más veces eches la lotería, más posibilidades tienes de que te toque. Y allí mismo, en medio de la vieja senda por la que tantos días había pasado, fue donde un mes después nos volvimos a ver las caras. Los dos nos congelamos de la misma, nos habíamos visto el uno al otro a la vez, la única diferencia es que yo, si que le había reconocido a él. No estaba a más de 35 metros y además me ofrecia su costado, así que a pesar de no quitarme ojo, iba a intentar moverme lentamente a ver si me dejaba abrir el arco. Muy suavemente levante el arco, mientras, el corzo me lanzó un par de ladridos que me retorcieron las tripas, a la vez que golpeaba con su mano el suelo, ¡Aguanta por favor! Tensé el arco lo más despacio que me permitió la espalda. Y si… ¡seguía ahí! Rápidamente coloqué el pequeño cuerpo del corzo entre el pin de treinta y cuarenta, y… ¡Tok! El corzo pegó una precipitada carrera con un ladrido seco, llegándose a tropezar un par de veces por el camino, para desaparecer entre los brezos. ¡Le he enganchado! ¡¡¡Yuhuu!!! Cojo aire y me siento para recapacitar en todo lo que había pasado. Me temblaban las piernas, habían sido unos segundos muy largos, y toda la adrenalina se adueñaba ahora de mi. Una vez soltada la flecha, fue todo tan rápido que no sabía donde le había tocado, así que deje pasar unos minutos antes de acercarme al lugar del tiro. En este, no había ni rastro de la flecha, pero encuentro bastante sangre en los helechos. Me quedó más tranquilo, aunque sabiendo como esta calentando el sol estos días, salí rápido a buscar a Faco para que pudiese aprovechar la poca frescura que había en el campo. También le llamé al Jefe que estaba recechando con Juanjo para que se acercase, si le metía al perro y se perdía todo el jaleo me mataba. i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/DiaSantiago005recor.jpg> No fue dificil marcar el lugar del tiro, el corzo estaba a cinco metros de este rascadero. i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/Julio1017.jpg> Veinte minutos más tarde ya estábamos todos viendo como Faco olisqueaba el anchuss. Enseguida cogió el rastro y empezó a tirar con firmeza de la traílla. Cada pocos metros manchas de sangre en los helechos o brezos nos confirmaban que lo llevaba bien. ¡Vamos Faco! De vez en cuando se despistaba, pero se paraba, levantaba la cabeza como advirtiéndonos que se había equivocado, y se daba la vuelta para volver el solo a la última gota. Después de unos doscientos metros llegamos a un pequeño riachuelo con algo más de maleza. Al cruzar el corzo el riachuelo Faco se despista, y empieza a recorrerlo por la orilla para ver por donde había salido. En ese momento, Juanjo y el Jefe levantan el corzo de unas matas altas cuando iban a marcar la última sangre. ¡Adiós! En dos saltos ya habíamos perdido al corzo de vista entre los brezos, ¡y Faco no lo había visto! Le llevé a la cama de inmediato, y Faco debió de entender que había llegado la hora de la verdad porque se puso como una moto. Metí una bala en la recamara del rifle y le solté de la traílla, la cosa se ponía interesante por momentos. Salió como un rayo, y a los pocos segundos se puso a ladrar. Parecía que había dado con él…Un ladrido ronco lo confirmó. ¡Le había cogido! Yo volaba por encima de los brezos con el rifle en la mano, y a los pocos metros me encontré de frente con el corzo vivo encamado y Faco mordiéndole los cuartos traseros. Con Faco tan cerca no podía rematarlo de un tiro, y tenía miedo de meterme con el cuchillo de frente. ¡¡Faco déjale la pata en paz y vete al cuello!! En seguida se volvió a levantar, pero esta vez tenía a Faco siguiéndole muy de cerca. A los treinta metros, pegó un salto en ángulo recto y se encamó de nuevo, consiguiendo despistar a Faco que iba lanzado. A los veinte metros de dejárselo en la mata se dio cuenta que había perdido el rastro, y volvió para atrás, para acabar dando con el corzo en la mata. Allí lo remato Juanjo con el cuchillo mientras yo cubría con el rifle la salida. ¡Por fin!.... Lo habíamos conseguido, ¡que lance! Había sido alucinante, había que haber estado allí para vivirlo. ¡Tantas horas!… ¡Se nos saltaban las lágrimas! ¡Enorme Faco! Una autentica gozada… i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/DiaSantiago001.jpg> i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/DiaSantiago015.jpg> i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/DiaSantiago027recor.jpg> i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/DiaSantiago032.jpg> Solo quedaba darle las gracias al corzo por haberme dado la oportunidad de experimentar uno de los lances más bonitos de mi vida, y pedirle perdón por la forma en la que había terminado todo, no estaba en mis planes. Mientras sentado contemplaba al corzo y a Faco, una inmensa alegría invadía mi cuerpo, pero por otro lado, algo de tristeza, habían sido muchas, pero muchas horas detrás de ese corzo, y todo se había acabado. Gracias. i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/DiaSantiago008.jpg> Escribiendo este relato he vuelto a esa vieja senda del borde del brezal. Sin duda alguna, nunca olvidaré esta primavera.. i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/DiaSantiago040.jpg> i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/DiaSantiago044.jpg> Aquí dejo una foto del recorrido del corzo. Las manchas rojas son las camas donde le levantamos, la X el lugar del tiro. El corzo al oír la flecha se agachó y de estar totalmente cruzado, para cuando le llegó la flecha ya se había puesto prácticamente de culo. La flecha le secciono la pata trasera prácticamente por completo, partiéndole el hueso totalmente y cogiéndole la femoral, para terminar haciéndole un corte en el sobaquillo. i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/Corzo.jpg> Ya queda menos para que se vuelva a abrir el corzo. ¡Volveremos! i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/DiaSantiago053recort.jpg> Suerte a todos en el campo!!!!, Y muchas gracias por los comentarios, aunque tan poco es para tanto! Que me sacais los colores!!. Pedro Ampuero
Aitor Martínez Pozuelo
10/08/2009 8:55:14
(0 vistas, 21 respuestas)
Corzohólico
Mira que me lo contaste antes de llegar a casa desde el manos libres del coche y aun así me vuelves a poner los pelos de punta. Felicidades de nuevo. Si ddifíciles cazar con arco más es contarlo bien y meterle fotos. Eres la ost..a. Aitor Martinez Pozuelo
Gerardo Pajares
Autor: Gerardo Pajares
10/08/2009 10:30:59
(0 vistas, 21 respuestas)
Corzohólico
Jejeje... has tardado en contarlo pero ha merecido la pena. Aquella mañana estabas tan emocionado que a duras penas entendía algo más que Faco había cogido el corzo y que al tiro le habías metido un tajazo en la pierna al corzo que te atormentaba toda la temporada. La verdad es que el relato es estupendo, y eso que nos has privado de otros momentos de emoción que sé que has vivido esta primavera. ¡Pedro, eres grande! Abrazos
zalo
Autor: zalo
11/08/2009 9:32:42
(0 vistas, 21 respuestas)
Corzohólico
Muchas gracias Pedro por el relato, pero muchas más por enternder la caza como la entiendes y transmitirnoslo a todos, si la sociedad asimilara más la actividad a cazadores como tú y no a lo que hacen otro tipo de "cazadores" mejor nos iria a todos. Un saludo.
D.A.M
Autor: D.A.M
11/08/2009 17:45:04
(0 vistas, 21 respuestas)
Corzohólico
Buenísimo el relato Pedro. Mi enhorabuena por el corzo pero sobre todo, por tu manera de hacer las cosas. Un saludo.
Miguel
11/08/2009 23:49:48
(0 vistas, 21 respuestas)
Corzohólico
Pedro eres de lo que no hay!!!!!!!!!!!! Impresionante. eres un fenomeno. Ya no veo la hora de que nos vuelvas a deleitar con otro. Un saludo CRACK!
Miguel
11/08/2009 23:49:49
(0 vistas, 21 respuestas)
Corzohólico
Pedro eres de lo que no hay!!!!!!!!!!!! Impresionante. eres un fenomeno. Ya no veo la hora de que nos vuelvas a deleitar con otro. Un saludo CRACK!
Pedro Amp.
Autor: Pedro Amp.
12/08/2009 7:55:09
(0 vistas, 21 respuestas)
Corzohólico
¡¡Muchassss gracias!!! Me alegro que os hayan gustado. Aqui dejo una foto de los refuerzo que me había dejado. El duo dinámico! i195.photobucket.com/albums/z169/cazandoconarco/Taliban/DiaSantiago019.jpg> Ojala pueda traeros más historias pronto, dar por hecho que lo voy a intentar con todas mis gnas!ejeje Gerardo, ¡y yo solo pude oir el chiflo al otro lado del telefono! Un abrazo a todos y suerte en el campo. Pedro Ampuero
Aitor Martínez Pozuelo
12/08/2009 15:48:45
(0 vistas, 21 respuestas)
Corzohólico
Pedro te veo dandole clases al jefe para iros de espera jejeje. Haber si terminas engañandolo. Tor
Fco. Javier Llorente
12/08/2009 19:32:08
(0 vistas, 21 respuestas)
Corzohólico
Muy bonito el relato. Así entran ganas de cazar con el arco. La zona de la foto superior es de Villamiel o Palazuelos? Enhorabuena y gracias por el relato y la ilustración.
Pedro Amp.
Autor: Pedro Amp.
13/08/2009 20:00:04
(0 vistas, 21 respuestas)
Corzohólico
Gracias de nuevo! Javier, no exactamente, pero esa foto esta sacada bastante cerca. Saludos!!
Jose Ibañez
Autor: Jose Ibañez
14/08/2009 11:38:34
(0 vistas, 21 respuestas)
Corzohólico
Muy buen relato Pedro, me has hecho disfrutar el lance, "casi" en primera persona. Un saludo y dales duro.
Alfredo Elvira Serrano
18/08/2009 9:58:35
(0 vistas, 21 respuestas)
Corzohólico
Enhorabuena, Pedro. Una gozada de relato. Me gusta tu forma de entender la caza y de sentirla. Y además sabes transmitir lo que sientes, que tampoco es fácil. Sigue por esa senda (la de la caza sentida) que no es la más fácil, pero sí la que más nos llena. Un cordial saludo: Alfredo Elvira Serrano.