Asociación del Corzo Español
Cabecera4
Mario
1300x300
Cabecera1
Búsqueda en los contenidos de la web

clesp_modal_seguir

Mi compra

carro vacío

HAZTE SOCIO y aprovéchate de todas las ventajas de ser socio de la Asociación del Corzo Español SOLICITAR ALTA
Está viendo:

Foros

Relatos

José Antonio Sáez-Royuela
Autor: José Antonio Sáez-Royuela
12/09/2010 16:41:14
(1 vistas, 11 respuestas)
Mi último corzo
El sábado 17 de julio decidí ir a la caza del corzo por un monte situado a venticinco kilómetros de Burgos. Fui solo, pues de mis habituales compañeros de rececho, mi amigo Roberto se había ido de viaje y mi hijo Federico tenía una cena. Paré en el pueblo de Temiño para coger el precinto y de paso encargar en la taberna un bote de cerveza y un bocadillo de tortilla. Allí mismo, a cara o cruz con una moneda, decidí en que parte del monte, de dos que me gustaban, practicaría la caza. Este método lo empleo de vez en cuando si no me inclino por un sitio determinado: esta vez me dio suerte. Me tocó un robledal de árboles altos con un sotobosque de numerosas y variadas plantas, como se ve en las fotos, que hacen las delicias de los corzos. i950.photobucket.com/albums/ad346/jasroyuela1931/FSCN0103-1.jpg> Me alegré, pues en ese mismo sitio, en julio del año pasado me entró al reclamo un buen corzo al que llevaba persiguiendo varios días. En aquella ocasión, el corzo se escondió tras unos robles, y al poco rato salió dando ladridos sin poder verle, largándose a la carrera. Fui despacio, bordeando el bosque por un camino, con cuidado de no hacer ruido. Iba mirando las sendas que hacen los corzos y jabalíes. Al llegar a una que me parecía más usada penetré unos pasos, y al encontrar una zona que tenía más visibilidad, me acomodé tras dos robles que nacían juntos del suelo y se iban separando según ascendían. Al sentarme en el taburete vi a pocos metros dos camas de corzo que me alegraron el ánimo, tomándolo como una buena señal. Allí di buena cuenta de la tortilla y de la cerveza, mientras pasaba la primera hora de espera que así se me hizo muy corta. El silencio en el bosque fue total durante este tiempo. A las nueve de la tarde toqué el reclamo de “Klauss”: me salió un toqué de vuvuzela. Por miedo a que me entraran unos hinchas de la Roja guardé con cuidado el reclamo bajo mi camisa. Me pasé al Buttolo y a las nueve y cuarto di una llamada y nada. Un cuarto de hora después lo repetí con el mismo resultado. Al ponerse el sol gritaron dos arrendajos, uno delante y otro detrás de mí, lo que me animó algo, pensando que algún animal podía estar moviéndose por el monte. A las diez menos cuarto la luz había disminuido dentro del bosque, que tiene un dosel arbóreo bastante espeso. Sintiéndome generoso toqué de nuevo el Buttolo, la llamada de la hembra, dos veces. Estaba sentado detrás de la uve de los dos robles, de manera que con solo inclinar un poco la cintura podía ver o taparme con uno u otro tronco. A los pocos minutos de tocar el reclamo oí un ruido tenue delante de mí sin lograr ver nada; por si acaso quité el seguro del rifle. Al poco rato y de repente vi un corzo que venía al galope hacia mí por fuera del roble de la izquierda. Le vi a unos ocho metros y al llegar a los robles se paró pudiendo ver sus buenos cuernos y blancas puntas. Aproveché el árbol de mi izquierda para taparme y levantar el rifle que tenía en mis rodillas. Mientras, el corzo se dio la vuelta y se puso de perfil tras los robles, con todo el aspecto de estar en alerta y desconfiado. Pienso que debía oír mi respiración y, quizá, mis latidos cardíacos. Pensé que saldría corriendo y ladrando, pero no fue así. Avanzó dos o tres pasos hacia mi derecha, por lo que me encaré el rifle, oculto por el tronco de ese lado. Con toda rapidez apunté al centro del corzo con intención de buscar el codillo y disparar, pero mi sorpresa fue que no veía al corzo, solo una piel borrosa que ocupaba todo el visor, dado que con tres aumentos y a tres metros, el cuerpo no cabía en el objetivo. Temiendo que se escapase, corrí un poco la mano hacia su parte delantera y apreté el gatillo: no se si antes puse el pelo o no. Dio entonces el corzo un corcovo de medio metro, arqueando el lomo y estirando las patas, pero al caer salió corriendo, aunque en algo noté que iba bien pegado. A los poco pasos le perdí de vista pues el terreno hacía una hondonada. Metí una nueva bala en la recámara y cogiendo la vara de avellano, me fui tras el corzo. Pensaba que estaba herido, pero a los pocos pasos le encontré muerto con la cabeza apoyada en un tronco, viéndole gracias a la blancura de sus ocho puntas, pues la luz empezaba a escasear. i950.photobucket.com/albums/ad346/jasroyuela1931/DSCN0097.jpg> Tenía un tiro en el codillo, algo delantero y bajo. Como mi rifle con el visor pesa bastante y no tuve tiempo de coger la vara se me bajaría algo el cañón. i950.photobucket.com/albums/ad346/jasroyuela1931/DSCN0096.jpg> Después de ocho días, entre esperas y recechos del año pasado, y dos días de esta temporada, cacé el corzo que me ha dado más satisfacciones; por lo que me ha costado, por la cuerna muy buena para esta zona, y lo extraordinario del lance con un disparo a dos metros de la boca del cañón. Creo que lo cacé gracias a meterme en su terreno, pues después de tantos días tras él nunca le vi fuera del monte. Un saludo. José Antonio Sáez-Royuela Gómez
iñaki
Autor: iñaki
12/09/2010 18:18:32
(0 vistas, 11 respuestas)
Mi último corzo
enhorabuena por el trofeo y por el lance.....
Fernando Monereo
13/09/2010 10:47:59
(0 vistas, 11 respuestas)
Mi último corzo
Magnifico corzo y lance. El reclamo es una caja de sorpresas.. Nunca sabes que va a pasar. Lo que esta claro es que hay una probabilidad de que ocurra algo, y eso con los corzo es mucho. Enhorabuena otra vez. Fernando Monereo ACE nº6
Alfonso Urbano López de Carrizosa
Autor: Alfonso Urbano López de Carrizosa
13/09/2010 10:53:44
(0 vistas, 11 respuestas)
Mi último corzo
Enhorabuena José Antonio, a esa distancia el corazón se te tenía que "salir del pecho". Bonito relato y precioso corzo. Un saludo
Javier Sanz
Autor: Javier Sanz
13/09/2010 12:26:53
(0 vistas, 11 respuestas)
Mi último corzo
Enhorabuena José Antonio ¡¡ Muy realista el relato, debió de ser un momento inolvidable que has plasmado en tu relato, tal cual debió de pasar. Creo que ese corzo quedará muy grabado en tu memoria. Saludos
Daniel Serrano Lara
Autor: Daniel Serrano Lara
13/09/2010 16:53:49
(0 vistas, 11 respuestas)
Mi último corzo
Pero Tonono, no iria el corzo al reclamo de la tortilla? je je Enhorabuena! Nos vemos en breve... Un saludo Daniel
Mario Bregaña
Autor: Mario Bregaña
14/09/2010 9:10:42
(0 vistas, 11 respuestas)
Mi último corzo
Mi enhorabuena, Jose Antonio por ese lance tan intenso y gracias por relatarlo. saludos
joaquin
Autor: joaquin
16/09/2010 9:14:01
(0 vistas, 11 respuestas)
Mi último corzo
Precioso Corzo, precioso Lance y precioso relato me han encantado, ademas recreado con fotografias, creo que lo has disfrutado y no se te olvidará nunca. Enhorabuena
ivan
Autor: ivan
17/09/2010 13:46:15
(0 vistas, 11 respuestas)
Mi último corzo
Sin duda un corzo a la altura del cazador. Enhorabuena por tan precioso corzo y que envidia me das por como te lo pasaste. Un saludo
J Coca
17/09/2010 18:21:16
(0 vistas, 11 respuestas)
Mi último corzo
Que difíciles son en la mayoría de las ocasiones los tiros a cascaporro, en esta ocasión la mayor dificultad fue para el corzo pero sin duda el cazador generó adrenalina. Enhorabuena y un cordial saludo, Julián Coca
Gerardo Pajares
Autor: Gerardo Pajares
19/09/2010 23:11:54
(0 vistas, 11 respuestas)
Mi último corzo
D. Jose Antonio, me incorporo al foro después de unos días de asueto y de higiénica y saludable deconexión, y leo su jugoso relato a la vez que compruebo que su afición se halla incólume. Reciba mi más sincera enhorabuena y mi admiración más entrañable. Saludos
Andrés Cabestrero Escudero
Autor: Andrés Cabestrero Escudero
20/09/2010 7:41:16
(0 vistas, 11 respuestas)
Mi último corzo
Mi más sincera enhorabuena José Antonio por el precioso ejemplar abatido, y muchas gracias por el lance relatado, puesto que soy de los que piensa que los lances de caza relatados con el correcto sentimiento son infinitamente más atractivos que las propias fotografías. Un cordial saludo.