Asociación del Corzo Español
Cabecera4
Mario
1300x300
Cabecera1
Búsqueda en los contenidos de la web

clesp_modal_seguir

Mi compra

carro vacío

HAZTE SOCIO y aprovéchate de todas las ventajas de ser socio de la Asociación del Corzo Español SOLICITAR ALTA
Está viendo:

Foros

Relatos

Jaime Meléndez Thacker
Autor: Jaime Meléndez Thacker
14/06/2011 10:28:02
(1 vistas, 14 respuestas)
¡Qué espectáculo de Sábado!
Junio es, en efecto, un mes complicado para los avistamientos de machos por los motivos que todos conocemos. Así que, en mi opinión, si hay un buen momento para las esperas vespertinas es éste. En estas fechas siempre he cobrado más corzos de tarde que de mañana, evidentemente las posibilidades aumentan exponencialmente si se ha realizado el trabajo previo de forma concienzuda. Había decidido colocarme en uno de los mis puntos predilectos del coto, un puntal en lo alto de una peña desde la que se domina un cañón por el que transcurre un afluente del Duero. El objetivo era vigilar con el catalejo una repoblación de pinos situada a unos 700m para ver si lograba ver un buen corzo que la mañana anterior me la había jugado. A mis pies, y mucho más cerca, la vega del río exuberante de verde hierba, zarzas y rosales silvestres. En ese mismo lecho había visto varias corzas y algún jovenzuelo en mañanas y tardes de Abril y Mayo, pero ningún macho recio. A eso de las 20:30, y con los malditos mosquitos comiéndome vivo, entre mirada y mirada al pinar a través del catalejo, observo a simple vista que en la verde hierba del margen del  río se mueve algo naranja butano. Agarro los prismáticos para no mover la posición del catalejo que apunta hacia los pinos, y veo que se trata de una corza hermosota. Come de la hierba y las zarzas durante cinco minutos para volver luego unos metros hacia atrás, veo un pequeño bulto a su lado en ese momento; el corcino. Veo como lo lame, amamanta, y cómo el pequeño echa a andar tras ella mientras lo filmo y fotografío con los máximos aumentos de los que mi cámara es capaz.  Es el tercer corcino que logro capturar en imágenes este año, en apenas un mes, parece que hay buena cantera para el coto... La verdad es que estaba disfrutando tanto de la vista, a pesar de los p... mosquitos, que apenas si vigilaba el pinar, razón por la que estaba yo allí.  En una de las miradas por el telescopio veo dos corzos que salen de la lejana siembra de centeno en dirección a los pinos, le meto los 60x al Catalejo y veo que no es "mi amigo" de ayer, sino uno medianejo acompañado de una corza muy joven. A todo esto son ya las 21:30, y la corza y el corcino debajo de mi se retiran ocultándose en la hierba más alta para pasar la noche. A los pocos minutos, y cuando ya creo que allí en la vega poco más voy a ver, escucho unos fuertes berridos. Extrañado pensando que es la corza que me ha guipado (me resultaba raro, porque yo estoy subido a la peña unos 200m más arriba y con mucho desnivel). Vuelvo a escuchar los ladridos exacerbados por el eco del cañón. Coño, no veo nada a pesar de recorrer cada esquina con los prismáticos pero sigo escuchando el escándalo ahí abajo. De repente, unos 100m más a la derecha de dónde salió la corza, veo otro bulto naranja más blanquecino que el primero. Me echo los 10x42 a la cara y veo allí, plantado, un macho muy aparente mirando hacia arriba, en mi dirección, y  ladrando sin parar. Por la distancia y el eco hay un desfase de un par de segundos entre el sonido de los ladridos y la boca del corzo moviéndose para producirlos, me pongo a temblar cuando veo con más cuidado que el corzo es bastante bueno: recio, abierto, largo con las luchaderas y contras muy simétricas. ¿Y ahora qué hago?, tengo la mochila y el rifle apoyados en una roca detrás de mí unos metros más atrás pero el corzo no me quita ojo, o eso creo. ¡Si, me ladra a mí! - ¿pero no dicen que ven mal?- , así que arrastrándome subo por la mochila y el rifle sin quitar la vista al macho por si le da por salir corriendo. El sigue allí, haciendo la  muestra, pero me da tiempo a alcanzar los aperos, aferrar uno con cada mano y bajarlos a la altura de mis pies ya que sigo tumbado mirando hacia arriba. Me giro completamente hacia abajo, coloco la mochila librando unos espinos y hierbajos y me tumbo cara al corzo. Acomodo el rifle, saco el telémetro y veo que pasan los 200m, ajusto el paralaje del visor y meto todos los aumentos.  Apunto muy despacio y mientras lo hago sigo viendo como el corzo me mira con la cabeza levantada y ladra sin parar. Aprieto el gatillo suavemente, a pesar de los nervios, y tan pronto termino de hacerlo, sin solución de continuidad, veo como el corzo cae "patas pa rriba" a la vez que el estruendo llega a todo el cañón unas décimas de segundo después. Me incorporo y lo veo allí echado, pataleando boca arriba, la pequeña bala de 120 grains de mi 6,5 lo ha hecho su trabajo. Recobro la respiración y le hago fotos desde arriba para plasmar el momento y recordarlo siempre. Mientras las tomo, del otro margen del río, sale otra corza distinta a la de la cría y corre al lugar donde mi macho yace. Yo alucino, ¿qué demonios hace?.  Hace círculos en torno a él observándolo, como si quisiera levantarlo. He visto ese comportamiento antes, pero de la corza que acompañaba al abatido, no de otra que viene de otro lugar. Tengo el coche con Nosler, mi Jack Russell de 6 meses - que ya ha tocado pelo antes - , justo al otro lado de la sierra, tengo que llegar a él, dar toda la vuelta a medio coto para llegar a otro camino que lleva relativamente cerca de esa vega. Más vale que me mueva rápido o me atrapa la noche. Deshago todo el camino y llego con el coche a unos 400m del tiro, no puedo avanzar más por la espesura. Saco a Nosler y en mangas de camisa me voy a buscar el corzo. La hierba aquí abajo es mucho más alta de lo que se adivinaba desde arriba así que tardo un poco más en hallar al macho. Cuando llegamos a él, Nosler se adelanta e intenta morderlo, pero en ese momento el corzo se intenta incorporar y berrando nos pega un susto de narices. Intenta cornear a Nosler, y mi perro se amedrenta. No lo comprendo, si lo vi "seco". Compruebo que tiene el tiro alto por la el ángulo de la trayectoria de arriba-abajo, le he roto la columna y está tetrapléjico, pero sigue vivo. Solo llevo mi pequeña Letherman encima, pero es suficiente para acabar con su sufrimiento de forma rápida y limpia. Apenas queda luz para unas buenas fotos, pero respiro, lo haré mañana. Jaime Meléndez Thacker
Fernando Oli
Autor: Fernando Oli
14/06/2011 11:05:29
(0 vistas, 14 respuestas)
¡Qué espectáculo de Sábado!
Puff espectacular la vivencia vivida madre mia, me he sentido como si fuera yo el que he pasado ese momento, muy bueno y espero ver esas fotos del dominante de la zona. Un saludo y muy bueno el relato.
Alfonso Urbano López de Carrizosa
Autor: Alfonso Urbano López de Carrizosa
14/06/2011 12:27:37
(0 vistas, 14 respuestas)
¡Qué espectáculo de Sábado!
Enhorabuena Jaime! Se me ha acelerado el corazón con el corzo ladrando abajo en la vega... Buen relato. Solo falta que subas alguna foto del corzo con Nosler. Un saludo, Alfonso Urbano López de Carrizosa
Javier Sanz
Autor: Javier Sanz
14/06/2011 19:26:12
(0 vistas, 14 respuestas)
¡Qué espectáculo de Sábado!
Si señor ¡¡ todo un espectáculo Jaime ¡¡ Muy bueno el relato, me parecía estar a tu lado con los mosquitos y la ladra ... Gracias
Gerardo Pajares Bernaldo de Quiros
Autor: Gerardo Pajares Bernaldo de Quiros
14/06/2011 19:35:29
(0 vistas, 14 respuestas)
¡Qué espectáculo de Sábado!
Jaime, gracias por compartir tu relato. Realmente transmite con claridad tus vivencias de cazador. Saludos Gerardo Pajares
Jaime Meléndez Thacker
Autor: Jaime Meléndez Thacker
14/06/2011 23:10:06
(0 vistas, 14 respuestas)
¡Qué espectáculo de Sábado!
Os dejo algunas instantáneas de lo que he contado y lo que desde allí veía. Espero os gusten. Mi vista desde el lugar donde aguardaba Photobucket La corza y el corcino Photobucket La segunda corza, que acude al lugar del macho abatidoPhotobucket El animal sin vida, visto con zoom desde el lugar del disparo Photobucket Y, el verdadero protagonista... Photobucket Saludos, Jaime
Alfonso Urbano López de Carrizosa
Autor: Alfonso Urbano López de Carrizosa
15/06/2011 10:02:39
(0 vistas, 14 respuestas)
¡Qué espectáculo de Sábado!
Precioso el lugar y el corzo, de nuevo felicidades. Un saludo, Alfonso Urbano López de Carrizosa
ivan sedano del olmo
Autor: ivan sedano del olmo
15/06/2011 18:42:20
(0 vistas, 14 respuestas)
¡Qué espectáculo de Sábado!
Enhorabuena por el reportaje. El paraje precioso y el corzo de los buenos , muy abierto y bien formado. Un saludo Ivan Sedano
Pablo Fernández-Salguero López
Autor: Pablo Fernández-Salguero López
15/06/2011 19:19:43
(0 vistas, 14 respuestas)
¡Qué espectáculo de Sábado!
Jaime, enhorabuena por ese precioso corzo!! Y también gracias por hacernos partícipes del magnífico relato... Me ha resultado curioso el comportamiento de la hembra!! saludos, Pablo Fdez-Salguero
Pablo Ortega Martín
Autor: Pablo Ortega Martín
16/06/2011 11:46:33
(0 vistas, 14 respuestas)
¡Qué espectáculo de Sábado!
!Enhorabuena, Jaime, tanto por tan intenso lance como por la categoría del trofeo conseguido! El relato de la cacería que haces, además, a los que lo hemos leído nos ha hecho volver a cazar ese corzo contigo. Un abrazo: Pablo Ortega. P.S.: ¿El lance fue la tarde de la semana pasada en que te encontraste con algún otro participante de estos foros en una gasolinera?
Jaime Meléndez Thacker
Autor: Jaime Meléndez Thacker
16/06/2011 12:49:49
(0 vistas, 14 respuestas)
¡Qué espectáculo de Sábado!
Muchas gracias a todos. La verdad es que fue de las mejores tardes que recuerdo, quizá la mejor. Por lo entretenido de la misma, lo sorprendente (el corzo que mira hacia arriba, la corza que acude al tiro, el animal que se levanta cuando lo creía muerto, etc.), y desde luego por el lance en sí y el corzo. Ha sido una de esas salidas que crean afición, y que hacen que otras menos fructíferas e incluso monótonas valgan la pena. Conozco cazadores a quienes las esperas de tarde no les gustan demasiado, pues se les hacen largas prefiriendo los recechos a pie incluso a sabiendas que les resta opciones muchas veces. Personalmente siempre me gustaron los aguardos, reminiscencias quizá de mis reiterados encuentros con los jabalíes, pero también porque observas y aprecias cosas que el rececho no permite al ir tan alerta y con cuidado. Saludos, Jaime P.D. Querido Pablo, ésta fue la tarde siguiente al café camino del coto que tomamos nuestro común amigo y yo. Sé que iba a encontrarse contigo después, a ver si la próxima coincidimos los tres. Un abrazo.
Javier Prieto Santos
Autor: Javier Prieto Santos
16/06/2011 22:48:47
(0 vistas, 14 respuestas)
¡Qué espectáculo de Sábado!
Enhorabuena Jaime!. Me gusta tanto el corzo como el relato. Un abrazo!