Asociación del Corzo Español
Cabecera4
Mario
1300x300
Cabecera1
Búsqueda en los contenidos de la web

clesp_modal_seguir

Mi compra

carro vacío

HAZTE SOCIO y aprovéchate de todas las ventajas de ser socio de la Asociación del Corzo Español SOLICITAR ALTA
Está viendo:

Foros

Relatos

Ricardo Peñalver García
29/06/2011 10:35:51
(1 vistas, 6 respuestas)
De como decidí no matar mi primer corzo
Desde que cogí el precinto en mi sociedad de cazadores en la última semana de Abril, no he faltado a mi salida semanal por el coto. Unos días a la espera y otros a recechar andando intentando localizar rastros y demás. Hasta el momento algunos ladridos y una corza a medio kilómetro que se metía en el monte, en el momento en que decidí mirar para allí, había sido todo mi bagaje/aprendizaje. Un poco desmoralizado, pero sin duda atraído por la exhuberancia del monte en los meses de mayo y junio, no faltaba a mi cita. El domingo pasado toca de mañanas, esta vez decidí que lo haría andando, por lo que a las 05:45 ya estaba en el monte preparando los archiperres, cargando el rifle y esperando a que una mínima luz me permitiera recorrer el trozo de monte que tenía decidido examinar. No oigo nada, no veo nada durante las primeras 2 horas. En esto que andando por una pista que rodeaba una montaña y que pretendía subir para coger la cara norte desde arriba de repente en el río que discurre paralelo a la pista, en la orilla contraria se levanta un corzo que de dos saltos se mete en el monte y se queda un rato queriendo ir a derecha e izquierda sin que aparentemente tenga decidido por donde escapar. Intento adentrarme en el monte por donde ha saltado el corzo y siento como se va en dirección contraria. Decido continuar mi marcha y darle tiempo para buscarlo por allí a la vuelta. Tras una hora  localizo un campo a los pies de la cara norte unos rastros de un corzo macho de cierto tamaño, y un paso entre ese campo y otro, donde después coloqué unas piedras de sal... Me dirijo hacia otra zona y al cruzar unos campos por entre unos zarzales veo al final del campo un corzo. Está comiendo tranquilamente y aunque yo he irrumpido con cierto ruido no me ha visto. Me agacho, pongo los 14 aumentos del visor y observo como come el animal. Como la hierba es alta y está un poco girado veo que es un macho pero no distingo bien su cuerna. De primeras me pareció un poco pequeño de cuerpo por la distancia, pero cuando se giró confirmé que era un machete bastante joven, sin apenas luchaderas, por lo que decido no tirarlo y observarlo hasta que comiendo hierbas se va alejando poco a poco hasta esconderse tras unas matas, momento en el que me incorporo y me voy silenciosamente de ese campo en dirección a la pista. Se que es lo que hay que hacer, pero hubiera sido mi primer corzo, y aunque se que hice muy bien, ahora no dejo de pensar si tendría que haberlo intentado, si volveré a tener oportunidad de tirar con tanta claridad, si tendré mas oportunidades si ese otro macho será bueno, malo o regular etc. Desde el domingo creo que lo habré matado y dejado de matar mentalmente un minimo 100 veces... Son los comecones de la caza, y lo que la hace tan apasionante, espero tener suerte la próxima, que será el viernes a la tardada saludos Ricardo Peñalver García
Gonzalo Varas Romero
Autor: Gonzalo Varas Romero
29/06/2011 11:04:18
(0 vistas, 6 respuestas)
De como decidí no matar mi primer corzo
Ricardo, desde mi punto de vista creo que hiciste lo correcto y con el paso del tiempo verás como ese sinsabor de no apretar el gatillo se transforma en disfrute del momento vivido. A pesar de haber sido tu primer corzo y la ilusión que te pudiera hacer, a la larga verías que a ese corzo, por joven, no le tocaba su hora y te terminarías arrepintiendo de haberlo tirado. Además, piensa que de ésta forma todavía te queda temporada por delante, días de campo y nuevas experiencias que te quedan por vivir y que te harán aprender cada vez más. Mucha suerte en tus salidas y a seguir disfrutando de cazar, aunque sea sin matar. Saludos, Zalo Varas
Pablo Ortega Martín
Autor: Pablo Ortega Martín
29/06/2011 11:09:04
(0 vistas, 6 respuestas)
De como decidí no matar mi primer corzo
También yo te quiero felicitar por la decisión que has tomado. Saber contenerse y evitar un disparo sobre un animal cuya muerte no es adecuada, demuestra mayor talla venatoria y es mucho más difícil que apretar el gatillo. Ya verás, además, cómo el campo te acaba recompensando por ello. Un cordial saludo: Pablo Ortega.
pablo herrero lopez-linares
Autor: pablo herrero lopez-linares
29/06/2011 13:26:56
(0 vistas, 6 respuestas)
De como decidí no matar mi primer corzo
Me ha gustado mucho el relato, la verdad es que hay veces que te puede tentar a la hora de apretar el gatillo, pero saber contenerse es una gran virtud, que desgraciadamente hay gente que no tiene, y luego llegará esa satisfacción de ir viendo como crece ese corzo al que no tiraste, eso distingue a un buen corcero de uno malo, aunque no hayas matado nignún corzo. Un saludo y buena caza.
Federico Sáez-Royuela Gonzalo
Autor: Federico Sáez-Royuela Gonzalo
29/06/2011 21:27:24
(0 vistas, 6 respuestas)
De como decidí no matar mi primer corzo
Ese primer corzo, cuando llegue, te quedará imborrable en la memoria. Hiciste lo correcto para que ese recuerdo sea perfecto. Saludos.
Gerardo Pajares Bernaldo de Quiros
Autor: Gerardo Pajares Bernaldo de Quiros
29/06/2011 21:56:33
(0 vistas, 6 respuestas)
De como decidí no matar mi primer corzo
Me uno a la esas opiniones de que has hecho lo sensato y lo correcto, que por otra parte no siempre hemos hecho todos. Hace días, regresando de una buena jornada de caza, mi amigo José Luís me comentaba que el hacer las cosas correctamente en la caza siempre tienen su recompensa, y yo estoy de acuerdo. Si una lección he aprendido de grandes cazadores -alguno muy joven por cierto- es que en la renuncia está el mérito. Saludos Gerardo Pajares
Ricardo Peñalver García
30/06/2011 10:14:16
(0 vistas, 6 respuestas)
De como decidí no matar mi primer corzo
Muchas gracias por vuestras palabras, la verdad necesitaba escucharlas. a veces intento explicar en mi entorno cercano estas cosas y no entienden que pueda comerme la cabeza con estas historias, pero claro no son cazadores y esas comidas de cabeza sólo las conocemos quienes practicamos esta afición. saludos, Ricardo Peñalver García