Asociación del Corzo Español
Cabecera4
Mario
1300x300
Cabecera1
Búsqueda en los contenidos de la web

clesp_modal_seguir

Mi compra

carro vacío

HAZTE SOCIO y aprovéchate de todas las ventajas de ser socio de la Asociación del Corzo Español SOLICITAR ALTA
Está viendo:

Foros

Relatos

Pedro Hernandez Muguruza
Autor: Pedro Hernandez Muguruza
24/01/2012 20:42:33
(1 vistas, 7 respuestas)
Una cosa lleva a la otra
Estas fechas son buenas para intentar cazar corzas, tanto por temas de gestión como de disfrute cinegético y gastronómico, así que el fin de semana la intentaría de nuevo esperando tener más suerte que en anteriores intentos. El día se presentaba tranquilo, ya que después de muchos amaneceres helados había comprobado que el movimiento corcero empezaba bastante avanzado el día, así que en vez de mi habitual costumbre de salir con la primera luz, dediqué la mañana a descansar y organizar mi campamento. Photobucket La cosa es que me lié mas de la cuenta y entre una cosa y otra salí muy tarde, mas con la intención de comprobar el estado de algunos puestos que llevaban mucho tiempo colocados que a cazar en serio, pero como uno ya ha metido la pata casi todas las veces que se puede meter, me llevé el arco por lo que pudiera pasar. La verdad es que era una gozada andar por el campo ya que las lluvias lo habían dejado todo blando y silencioso, ideal para recechar. Llevaba un par de horas disfrutando caminando lentamente, mirando, sintiéndome parte del todo, cuando vi a lo lejos un zorro que se escabullía al interior de un matorral. Me acerqué, no demasiado, y me dispuse a esperar si la suerte estaba de mi lado y el zorro se acercaba lo suficiente para enviarle una flecha. Pasaron los minutos y el zorro se había desvanecido, así que estaba por empezar a deambular de nuevo cuando oí un ruido que se acercaba en el bosque, enfrente de mí y a mi izquierda. Se trataba de dos corzas que venían hacia mí al trote, pendientes de algo tras ellas. Lo malo era que venían por lo más espeso, y aunque me pasarían a poco más de veinte metros el único tiradero posible tenía escaso metro y medio de ancho. Pero hubo suerte, porque la primera se paró allí un momento para mirar de nuevo hacia atrás, y aproveché ese instante para disparar apresuradamente. Fue un momento tan rápido que ni siquiera pude ver si impactaba la flecha, ya que fue visto y no visto, se metió en lo espeso tan rápido como apareció. Me quede inmóvil, escuchando, por si el sonido, o su ausencia, me daban pistas. Me pareció oír una corta y apresurada carrera dentro del bosque, y al poco vi a una desaparecer a lo lejos, pero ni rastro de la otra. Dejé pasar un tiempo prudencial antes de acercarme al lugar donde vi a la corza desaparecer y allí estaba uno de los rastros más claros que he visto en mucho tiempo. PhotobucketPhotobucket .......y pocos metros más allá pude disfrutar una vez más de esos momentos que guarda el monte para nosotros. Photobucket Después de aviarla y dejarla colgada de lo alto de un roble para que se airease adecuadamente, se me ocurrió dejar los despojos cerca del matorral en el que había visto al zorro, con la intención de acudir al amanecer. Después de una reparadora cena con un buen chocolate caliente de postre, me zambullí bajo las frías mantas y se me pasó la larga noche en un suspiro oyendo únicamente el murmullo del viento cuando cambiaba de postura en mi "osera". Nada mas clarear me dirigí al cebadero y me pareció apreciar que estaba algo movido, no mucho, pero lo suficiente para hacerme ilusiones. Busqué un lugar adecuado para apostarme y me dispuse a pasar algunas horas de espera, pero no fue necesario, a la media hora vi moverse trozos de zorro entre los brezos mientras se acercaba a los despojos que sin duda ya conocía. No le di tiempo a mucho, porque tensé el arco mientras se acercaba y en el momento que se me puso de lado le solté una flecha que, aunque alta, fue muy efectiva. Photobucket Así es la caza, muchos salidas sin tensar el arco y otras veces una cosa lleva a la otra y....nunca se sabe. Peio Hdez. Muguruza
Gerardo Pajares Bernaldo de Quiros
Autor: Gerardo Pajares Bernaldo de Quiros
24/01/2012 21:32:01
(0 vistas, 7 respuestas)
Una cosa lleva a la otra
¡Peio, eres grande! Un abrazo Gerardo Pajares
Dei Goñi Garate
Autor: Dei Goñi Garate
24/01/2012 21:52:57
(0 vistas, 7 respuestas)
Una cosa lleva a la otra
Hola, Peio.Enhorabuena por esos lances y felicidades por el doblete.Un saludo y gracias Gerardo.Por cierto ya me llego eso, mil gracias.
Federico Sáez-Royuela Gonzalo
Autor: Federico Sáez-Royuela Gonzalo
25/01/2012 0:45:12
(0 vistas, 7 respuestas)
Una cosa lleva a la otra
¡Enhorabuena por ese tiro entre los robles! ¡Y por el "doblete"! Saludos
Alfonso Urbano López de Carrizosa
Autor: Alfonso Urbano López de Carrizosa
25/01/2012 10:54:10
(0 vistas, 7 respuestas)
Una cosa lleva a la otra
Creo que el gusanillo ya me ha picado de lleno! Enhorabuena por el lance y gracias por compartirlo. Un saludo, Alfonso Urbano López de Carrizosa
Javier Sanz
Autor: Javier Sanz
25/01/2012 11:25:50
(0 vistas, 7 respuestas)
Una cosa lleva a la otra
Tomaaa Peio ¡¡¡ estás hecho un cracha de la leche ¡¡¡ Si difícil es el corzo, el zorro no lo es menos .... Enhorabuena ¡¡¡ Lo que dices es cierto, muchos días de nada y el día que menos te lo esperas la lías parda; Alfonso, aquí sólo salen los triunfos, los días de nada son más, eso hay que saberlo también y asumirlo; y digo días de nada, no por falta de intensidad en la caza, ver animales, disfrute por ser uno más en el campo, etc, lo digo porque el hecho de abrir, ya es mucho, se te sale el corazón por la boca, abrir ya es difícil, osea que cazar ... Saludos
Mario Bregaña Etxeberria
Autor: Mario Bregaña Etxeberria
25/01/2012 20:15:46
(0 vistas, 7 respuestas)
Una cosa lleva a la otra
¡¡ Ese Peio !! Parece mentira Peio, pero lo hemos conseguido. Creo que era ayer cuando hace la friolera de casi ¿30 años? (glups), afirmábamos muy convencidos que esto era lo que hacíamos, y lo que queríamos seguir haciendo, pasara lo que pasase. Enhorabuena por las piezas y los lances, pero más por la constancia y el buen hacer, por los kilómetros, la soledad, y por el silencio en el bosque. Brindo por ti. Un abrazo de los gordos. A ver cuando nos juntamos, en tu pueblo o en el mío, que hay muchas mentiras para contar. P.D.: Veo que el Cardenal Richelieu todavía te permite lucir esa perilla tan de Dumas.
Pedro Hernandez Muguruza
Autor: Pedro Hernandez Muguruza
27/01/2012 7:59:38
(0 vistas, 7 respuestas)
Una cosa lleva a la otra
Gracias por vuestros comentarios. Mario, no me lo recuerdes, es increíble como pasa el tiempo, pero si, aquí seguimos después de todo...... y anda que no hemos visto cosas ¿ehhhh? Y es verdad, hay que juntarse mas a menudo que siempre me sabe a poco. Abrazos. P.D. Donde manda Cardenal no manda mosquetero