Asociación del Corzo Español
Cabecera4
Mario
1300x300
Cabecera1
Búsqueda en los contenidos de la web

clesp_modal_seguir

Mi compra

carro vacío

HAZTE SOCIO y aprovéchate de todas las ventajas de ser socio de la Asociación del Corzo Español SOLICITAR ALTA
Está viendo:

Foros

Relatos

Julián Coca Borrego
10/11/2012 19:32:04
(1 vistas, 5 respuestas)
DE CUANDO SANSÓN SE CONVIRTIÓ EN ´EL SANSON´
Hacía años que no monteaba en Anchuras y todavía más años que no dormía en Horcajo de los Montes, anteayer dormí en Horcajo y ayer cacé en Anchuras, fue un placer hacer ambas cosas, como era una Montería organizada para el Real Club de Monteros, coincidí con bastantes amigos, algunos de ellos también miembros muy activos de la ACE, el hotel de Horcajo nada tiene que ver con las viejas fondas que allí conocí, y padecí, la organización de la montería impecable, los amigos ... pues eso amigos y monteros de verdad, encabezados por Paco Basaran, el decano de todos los que pisamos los Montes de Toledo, le insistí en que escriba su historia ligada a esas sierras, se resiste, pero espero que sus hijas y nietos le empujen a ello; hablé largo y tendido de perros y rehalas con Patxi Andión, inevitablemente tocamos el tema de los perros que cazan y los perros que agarran, y de lo fácil que es tener una rehala que agarre mucho y lo difícil que es tener una que cace mucho y bien, Patxí introdujo una precisión en el tema que me parece tremendamente acertada, él, al igual que yo, prefiere las rehalas que cacen mucho sin agarrar demasiado pero ... para que la rehala sea buena y saque de sus encames a los grandes venados y especialmente a los grandes cochinos es imprescindible que sea capaz de INTIMIDAR, lo que lleva implícito el añadido de capaz de DEFENDER, pues poco intimidan unos perros que no se saben defendidos, todo un aporte resumido en una sola palabra. En varias intervenciones en este foro me he salido del tema corzuno, y espero haber sido perdonado por ello, hoy debe parecer que llevo ese camino, lo que no es del todo cierto, me tocó un puesto sobre una torreta, con un barranco de monte apretado a la espalda y dominando al frente un rastrojo y una siembra que eran mi tiradero, no hace falta mucha imaginación para suponer como estaban de blanditas las tierras de labor con las lluvias de estos días, fue una lección de comportamiento animal, que mi mujer, que me acompañaba, aprovechó para recordarme su habitual cantinela ... "Julián, si quieres poder moverte como los corzos en lugar de como los cochinos .... ya sabes el camino .... tienes que adelgazar", afortunadamente no metió a los venados en el asunto; entre corzos y corzas conté catorce, cabe suponer que en más de un caso fueran repetidos, pero aquello fue una exhibición de carreras, saltos, regates y toreo de perros, que bien se mueven los corzos incluso cuando las tierras rezuman agua; naturalmente los cochinos, que alguno había, no rompían a esas tierras ni a punta de bayoneta, se hubieran quedado clavados, y no precisamente en la bayoneta, a los venados les reducía la velocidad de tal modo que los convertía en blancos fáciles y las ciervas se manejaban algo mejor pero no volaban bajo como hacen en otras circunstancias, a pesar de esa merma en su velocidad fallé una a la enorme de distancia de unos quince metros. DE CUANDO SANSÓN SE CONVIRTIÓ EN "EL SANSON" La noche en Horcajo me trajo recuerdos de juventud, de cuando Paco Costi tenía allí su rehala bajo el cuidado de Federico "El Corcho" y su mujer, aquel fantástico perrero, tuerto por el disparo de un compadre de furtivosas andanzas nocturnas, y de Sansón un podenco envelado, pelicerdeño y  de color más bien isabelo que blanco, en los caballos se llama isabelo al pelo blanco sucio en recuerdo a aquella camisa que la reina Isabel La Catolica prometió no cambiarse hasta tomar Granada, del color de la camisa nos quedó el nombre ¿Del olor ... ? pues puede que no quedaran sobrevivientes y por eso no se hablara de él; Sansón nació en Piornal, un pueblo del Gredos extremeño, creció exageradamente y con seis meses se lo regalaron a Juan Cruz Sagredo, en aquel tiempo veterinario jefe de la Delegación de Ganadería en Salamanca, el perro siguió aumentando de talla y  la mujer de Juan lo puso de patitas en la calle, y esa calle fue la finca de Casimiro Pérez Tabernero Nogales, en Matilla de Los Caños, en esa finca los conejos eran plaga y Sansón muy pronto se hartó de conejear y se dedicó a la caza mayor, es decir, potros, yeguas, becerros, vacas, novillos y hasta toros, trajo frita a toda la ganadería, el perro ya con un año se había convertido en un perrazo de gran talla y magnificas formas, con una boca como dos sierras, y una velocidad que daba envidia a los galgos, Casimiro lo mandó encerrar en un boss de la cuadra, bien atado con una cadena, para que esperara allí su sentencia, que muy probablemente sería de muerte, yo había cazado conejos con Sansón y me gustaba mucho el animal, en un intento de cambiar la sentencia de muerte por la de exilio, llamé a Paco Costi y aprovechando que el fin de semana siguiente monteábamos en Las Parrillas, entonces de Javier Enrile, me ofrecí a llevárselo como nuevo integrante de la rehala, Paco lo aceptó y en ese momento la existencia de Sansón encontró su camino. Mi coche de entonces era un 4L y en él viajé hasta Las Parrillas junto a mi amigo canino, afortunadamente indultado de su sentencia a la última pena, no se si por agradecimiento, o porque era muy cariñoso, el puñetero se pasó el viaje dándome lametones en el cogote, le reñía, paraba y a las diez minutos vuelta a empezar, así hasta El Risco de Las Paradas, en donde dejo de lamerme para ponerse a vomitar, vamos que casi me arrepiento de haber actuado como abogado defensor. Cuando se lo presenté a Paco y al Corcho, fue un amor a primera vista, a los dos les gustó el perro y ellos le gustaron a él, el Corcho lo miró y remiró y le quitó el acento al nombre: "El Sanson es mucho perro, para empezar a cazarlo hay que tener mucho tiento o es perro muerto". Tenía toda la razón y por eso al principio lo soltaba en manchones con alguna cochina sin peligro de cochinos grandes, en uno de esos ganchitos había un cochino joven pero valiente, el Sanson era un tiro corriendo y en dos trancos se le puso en el culo tirándole viajes a los cataplines, el guarrete se volvió y le pego una puñalada mediana en el pecho al perro, como el cochino era chico y el perro grande la puñalada no fue enorme, el Corcho curó al perro, pero aquel cochinete valiente le salvó la vida futura, Sanson aprendía deprisa, nunca perdió la costumbre de morderle los cataplines a los guarros, con aquella boca debía doler tela marinera y los guarros se paraban, ya lo creo que se paraban, en cuanto podían defender la culata, se aculaban y daban la cara, Sanson entonces se dedicaba a intimidar, es decir a lucir su potencia y su tamaño pero toreando sin entrar a matar, mucho envite y mucha bulla, pero siempre bordeando el peligro  sin dejarse coger, mientras las cosas fueran por la cara del cochino la cabeza fría y un toque de prudencia, cuando el jabalí reiniciaba la huida nuevos viajes a los cataplines, que allí los colmillos en uso eran los del perro que los cochinos los tienen por el otro lado; Sanson se ganó un puesto de privilegio en la rehala gracias a su sabiduría y sus facultades, duró muchos años y tuvo muchos hijos. Paco quitó la rehala, Federico El Corcho murió hace mucho tiempo, Paco acaba de morir este año, un recuerdo a El Sanson fue una constante en las conversaciones entre nosotros, cuando ya de guindas a brevas nos encontrábamos tras irse a vivir a la Argentina; este es un relato nostálgico, producto de una noche en Horcajo de los Montes y de una conversación con Patxi Andión, se lo dedico a él, a Basaran, a Treviño, a Segovia, a Estalella, Juancho Narvaez, que entran en estos foros y fueron compañeros en la montería, y muy especialmente a mi hermano .... que me invitó a ella como regalo de cumpleaños y además nos transportó, cosa muy de agradecer dada la cantidad de agua que nos cayó durante el viaje, afortunadamente durante el tiempo de caza ni una gota. Cordialmente, Julián Coca
Gerardo Pajares Bernaldo de Quiros
Autor: Gerardo Pajares Bernaldo de Quiros
12/11/2012 13:49:24
(0 vistas, 5 respuestas)
DE CUANDO SANSÓN SE CONVIRTIÓ EN ´EL SANSON´
Julían, muchas gracias por este sabroso relato. Espero que tires de memoria y nos cuentes más historias de esas que atesoras. Abrazos Gerardo Pajares
Santiago Segovia Pérez
Autor: Santiago Segovia Pérez
13/11/2012 11:02:47
(0 vistas, 5 respuestas)
DE CUANDO SANSÓN SE CONVIRTIÓ EN ´EL SANSON´
Querido Julián: Es un honor que nos dediques este relato. A mí también me produjo cierta nostalgia de los días de mi juventud en La Toledana y otros lugares próximos. Este fín de semana también me lo pasé estupendamente, lo que ocurre es que en reuniones de este tipo hay tanta gente apetecida, que al final es imposible disfrutar hondamente con ninguno de ellos, como por ejemplo contigo, de quien a decir verdad, no he conseguido arrancar el compromiso de su segundo libro, y eso que soy machacón hasta el aburrimiento. Pero no desespero; un par de monterías más contigo y lo consigo, para disfrute de todos. Eso para que se vea palpablemente que no soy egoísta; lo que quiero para mí, lo quiero para todos. Muchas gracias Julián. Santiago Segovia Pérez P.D. Por lo que a mí respecta tendrías licencia para escribir de lo que quisieras en estos foros, sea de corzos o de lo que tengas a bien tratar.
joaquin garrido
Autor: joaquin garrido
14/11/2012 8:57:30
(0 vistas, 5 respuestas)
DE CUANDO SANSÓN SE CONVIRTIÓ EN ´EL SANSON´
Estiamado Julian, precioso relato lleno de nostalgia y del sentir de una epoca realmente preciosa para la monteria española.Me ha emocionado. Coincido plenamente con Gerardo y Santiago, debes trasmitirnos esas vivencias que son verdaderos tesoros cinegéticos que tanto nos hacen disfrutar y ademas escribir sobre los temas que quieras y desees. Gracias por compartirlos. Joaquin Garrido