Asociación del Corzo Español
Cabecera4
Mario
1300x300
Cabecera1
Búsqueda en los contenidos de la web

clesp_modal_seguir

Mi compra

carro vacío

HAZTE SOCIO y aprovéchate de todas las ventajas de ser socio de la Asociación del Corzo Español SOLICITAR ALTA
Está viendo:

Foros

Relatos

Eduardo Ordóñez Alonso
26/04/2013 11:05:27
(1 vistas, 12 respuestas)
La cámara del móvil y el calentón de agujas.
El primer día de caza en mi coto de caza en Burgos, nada más aparcar el coche, a unos 150 metros localice un grupo de 4 corzos entre los que pude ver entre los zarzales a un macho que tenía masa sobre la cabeza. Viendo que el macho parecía majo decidí hacerle una entrada al día siguiente dejando el coche en otro lugar del coto y haciendo un rececho a primera hora. Al día siguiente unos 30 minutos antes del amanecer ya estaba de camino al apostadero desde el que tenía un tiro bueno a la salida a las praderas en las que salía. El viento venía perfecto y ya sabía la zona por la que salía, ya que el día anterior observe al grupo tranquilamente irse entre las zarzas y aliagas. Este coto es como una selva de pinchos con algún claro en pradera y bosques de roble. Puedes tener un grupo de corzos a 20 metros y si vas en silencio ni ellos te ven ni tu a ellos. Cuando dieron las 7.30 am el animal no daba la cara en las praderas, así que decidí subir al alto de mi espalda en el que había una zona de pradera, unas terrazas (lo que en su día fueron unas terrazas), y la concentración de un valle de aliagas, praderitas y zarzas. Al llegar al alto, con el viento a favor voy avanzando en paralelo a las praderas del alto y a los 100 metros de empezar a andar detecto al grupo. Estaba en el mismo sitio por el que se fueron el día anterior. Hago una aproximación y me pongo a 50-80 metros, coloco el trípode y apunto al macho. Este tapado entre las aliagas, asoma la cabeza y no me convence, parece majo pero algo fino y sin nada especial a pesar de tener cuerpo de macho viejo y fuerte. En el momento en el que estoy decidiendo no tirarlo y me dispongo a bajar el rifle, el animal gira la cabeza y me regala la vista con una deformación en la cuerna de las que más deseaba. Tenía un gran ramal accesorio con 2 puntas, y que casi abultaba como otro cuerno más.  photo photo.jpg No lo pienso y cuando sale de la aliaga aprieto el gatillo con toda la emoción y corzo al suelo. No podía de mi alegría y viendo que el animal aún está vivo decido hacer unas fotos con la cabeza en  vivo y su precioso porte. En esto que después de 4 fotos el animal se levanta, tiro el móvil apunto y no recorre ni 4 metros cuando se desploma contra unas matas y a pesar de sus intentos no levanta. Bajo el rifle y decido no tirarlo y rematar a cuchillo.  photo photo9.jpg Cuando me acerco al animal y me dispongo a rematar se enfrenta y me lanza un topetazo, buffff.....si llego a ir más lanzazo me prepara un buen susto. Estando la zarza de espaldas al corzo decido hacerle un vídeo y tirar de rifle para evitar sustos. Tenía claro que el animal no iba a ir a ningún sitio ya que presentaba una salida de proyectil bastante notoria.  photo photo8.jpg Estoy haciendo un vídeo cuando tengo la desgracia de grabar como el animal se levanta sale corriendo y desaparece entre las aliagas después de correr 200 metros tan feliz cuesta arriba. Me tranquilizo y llamo a un amigo de la AEPES, el animal no puede haber ido muy lejos. Después de 2 horas dando vueltas ni rastro del animal (este perro es de fiar) y me toca pasar una semana horrible en la que regrese a la zona en varias ocasiones a recechar y revisar la zona de aliagas. Todos los que habían visto el vídeo estaban convencidos de que el animal estaba muerto en el bosque de aliagas (digo bosque porque la zona tendrá una hectárea y cientos de matas en las que puede haberse quedado). Pues una semana más tarde en el mismo valle recechando con un amigo se nos para un grupo de 4 corzos entre los que veo  un macho que destaca por masa, suben el valle y se paran. Apoyo apunto y al suelo. He recuperado algo de la animosidad perdida por mi estupidez, el macho tenía muy buena pinta. Nada comparado con la alegría que sentí al comprobar que era el mismo macho de la semana pasada con su mismo grupo y más feliz y tranquilo que en un parque natural. El tiro de la semana anterior le había desgarrado la piel, pero no presentaba ninguna fractura en las apófisis vertebrales, ni desgarro en los lomos más allá de la fascia.  photo photo11.jpg  photo photo4.jpg Este simpático cruce de sabueso es mi primer perro de rastro adquirido justo después del calentón de agujas. En una semana me ha sorprendido siguiendo muy bien tres rastros dejados para él, tras matar los corzos, y el cobro en un bosque de encinas de un corzo que mi amigo Alberto daba por perdido.  photo photo6.jpg Os aseguro que no volveré a dejar ningún bicho sin remate por muy bonita que sea la escena. A pesar de las normas sobre fotos del foro, me ha parecido interesante poner la foto de la herida para que se pueda valorar un calentón de agujas con una salida aparatosa, que puede llevar a error y pensar que el tiro es mejor de lo que es en realidad.
Eduardo Ordóñez Alonso
26/04/2013 12:24:04
(0 vistas, 12 respuestas)
La cámara del móvil y el calentón de agujas.
A pesar de no ser un gran macho en trofeo, si es un macho de bastante edad por lo que hemos podido verificar en su dentadura. Y desde luego se merece un montaje de pecho, es el corzo que más ilusión me ha hecho ultimamente y a la vez el que peor me lo ha hecho pasar. Os añado unas fotos para que os podáis hacer una idea de los diferentes lances. Azul: coche Naranja: posición del grupo el primer día Rojo: abate calentón de agujas y huida (coincide con la misma dirección del grupo el primer día) Morado: localización del grupo a la semana Verde: rececho de el día del abate final  photo Imagen2.png  photo DSC01692.jpg
Jaime Meléndez Thacker
Autor: Jaime Meléndez Thacker
26/04/2013 15:24:59
(0 vistas, 12 respuestas)
La cámara del móvil y el calentón de agujas.
Enhorabuena por el curioso trofeo, por el relato, las fotos, y por la enorme suerte que has tenido de poder tirarlo de nuevo. Sin embargo permíteme una pequeña reprimenda; nunca le hagas fotos a un animal aún vivo, no tanto porque pueda escaparse, que también, sino porque darle rápida muerte siempre debe ser el primer objetivo evitándole sufrimiento. Imagina el pavor del corzo recién revolcado y en estado de shock viéndote a ti a dos metros haciéndole fotos... menudo stress para el pobre animal. Saludos, Jaime
Fernando Sanz Pérez
Autor: Fernando Sanz Pérez
26/04/2013 15:37:28
(0 vistas, 12 respuestas)
La cámara del móvil y el calentón de agujas.
Excelente apreciación Jaime.
Eduardo Ordóñez Alonso
26/04/2013 16:23:22
(0 vistas, 12 respuestas)
La cámara del móvil y el calentón de agujas.
No os falta razón. Pero a veces con la emoción se precipitan los acontecimientos y se nubla el juicio. Y además tengo doble culpa y sin sentido ya que soy veterinario. Lo cierto es que es la primera vez, después de muchos corzos que me acerco a uno sin ir directo a rematar. Lo bueno que de todo se aprende y esta experiencia servirá para andar mucho más atento y resolutivo con estas circunstancias.
ramon estalella halffter
Autor: ramon estalella halffter
26/04/2013 20:57:22
(0 vistas, 12 respuestas)
La cámara del móvil y el calentón de agujas.
Con independencia de la intensidad del lance, me imagino una semana pensando que lo has perdido.....y que Jaime tiene razón que no debemos hacer sufrir a un animal sino aliviar su final, comentas un tema que yo suelo recomendar a mis hijos y a mis amigos.....CUIDADO con los corzos heridos, su cuerna es muy peligrosa, las puntas son afiladas y tienen una velocidad y una fuerza en su cuello que no corresponde a su tamaño. Conozco casos de personas con heridas graves, y he presenciado en Escocia, como un corzo herido clavaba su cuerna en el estómago de el stalker, y otra vez en Soria, como un derrote de un corzo herido y casi muerto, perforaba la garganta hasta la mandíbula de un amigo, que salvó las venas del cuello por milímetros, sino, se desangra delante mío y de mi hija. Los corzos solo son agresivos con zorros y. Con congéneres de su especie, pero cualquier animal herido es peligroso, lo son las liebres, los faisanes o incluso algunos que parecen inofensivos, pero un corzo esta dotado de una cuerna afilada que maneja con soltura. Como normalmente no llevamos un cuchillo de monte, como cuando rematamos en montería, sino una navajilla, es mejor muchas veces una bala por repulsa que nos produzca tirar a una animal acostado a pocos metros con la cabeza levantada y mirándonos con cara de terror, es mucho más rápido y te evitas un pinchazo lejos de un hospital que te puede dar un gran disgusto. El corzo, por cierto, me parece espectacular!!!!
Pablo Ortega Martín
Autor: Pablo Ortega Martín
28/04/2013 17:13:22
(0 vistas, 12 respuestas)
La cámara del móvil y el calentón de agujas.
Enhorabuena, Eduardo, por haber tenido la ocasión de sacarte la astilla (más que espinita) que deja dentro de uno un lance como el que nos cuentas y documentas. Gracis, además, por compartirlo con nosotros. Lo de que un corzo pueda volver a ser tirado en su territorio cuando se lo ha fallado suele ser lo habitual. Pero, como has podido comprobar, la querencia de este animalito por su terruño es tan fuerte que, incluso cuando se le ha herido (lógicamente si la herida no acaba con él), puede volver a ofrecer una segunda oportunidad. Los "calentones de agujas" son tiros muy aparatosos, pero suelen curar si el tiempo aún está fresco y la moscarda no hace de las suyas. Te mando unas fotos de un caso con una herida de unos días antes, similar a la que había recibido tu corzo. En esta ocasión, sin embargo, desconocemos quién fue el autor del primer disparo, que sólo puedo achacarse a un furtivo o a un cazador de alguno de los cotos linderos. Un cordial saludo: Pablo Ortega.  photo P5010503.jpg
Eduardo Ordóñez Alonso
29/04/2013 1:28:49
(0 vistas, 12 respuestas)
La cámara del móvil y el calentón de agujas.
Gracias por la foto. Lo cierto es q el furtivismo es la peor realidad y la anécdota más frecuente en el campo español. Yo este año en la primera semana ya tuve 2 encuentros con furtivos, un personaje en mita del coto haciendo una espera q salió corriendo y un corzo con mucho futuro q encontramos muerto en otra zona. Te puedes imaginar el buen humor q llevamos los socios del coto.
josmi  
09/05/2013 20:23:43
(0 vistas, 12 respuestas)
La cámara del móvil y el calentón de agujas.
El furtivismo, práctica delicuencial como cualquier otra, es una lacra que nos afecta a todos los que somos socios de cotos y tratamos de practicar la caza de forma honorable y legal. Actividad delictiva de la que, si la observas y avisas a la Guardia Civil, te responden que no pueden acudir por falta de efectivos. Efectivos que no faltan para controlar la actividad cinegética legal y denunciar a cualquier cazador honorable al primer pequeño fallo u olvido que cometa. Un saludo J.M.Aparicio