Asociación del Corzo Español
Cabecera4
Mario
1300x300
Cabecera1
Búsqueda en los contenidos de la web

clesp_modal_seguir

Mi compra

carro vacío

HAZTE SOCIO y aprovéchate de todas las ventajas de ser socio de la Asociación del Corzo Español SOLICITAR ALTA
Está viendo:

Foros

Relatos

Borja Sanz  
Autor: Borja Sanz
06/04/2014 21:03:14
(1 vistas, 3 respuestas)
Así pagué la novatada.
Buenas corceros!  Espero que haya ido bien el fin de semana.  Me siento frente al ordenador para contaros como el viernes pasado desaproveché la oportunidad de hacerme con uno de ESOS corzos que merecen mención aparte.  Lo cierto es que desconocía de su existencia (menos mal porque le habría estado dando vueltas hasta el inicio de temporada) pero no creo que me olvide fácilmente de él. Se trata de un animal a quien el terreno  acoge en uno de los lugares más inaccesibles del cazadero y, por tanto, ya de por sí su avistamiento resulta un verdadero reto. Pues bien: Como decía, el viernes estrenaba la temporada y también así rifle y visor nuevos.  Pretendía aguardar en una tabla de cereal enclavada en el fondo de un barranco nutrido de sabinas, estepas  y robledales.  Era la primera vez que me decantaba por ese lugar y, aunque soy consciente de que hay que visitar el lugar antes del día de caza para tomar contacto con el terreno y elegir el mejor apostadero, por tiempo nunca había podido acercarme. Con esta desventaja en mi contra, me arriesgué a ver qué tal se daba. Seré breve: nada más alcanzar el puesto  (entiéndase como el recoveco que las ramas de una vieja sabina encerraba) una pareja de corzos se levantó frente a mí  y, sin casi tiempo a reaccionar, desapareció de mi vista. Como no me abandonaron con una retahíla de ladridos preferí aguardar un poco más. Quince minutos. Ni más ni menos. Eso es lo que tardaron en hacer acto de presencia otra pareja, esta vez a mi espalda y con todo el viento a su favor. Lamentablemente esta vez sí que se fueron largando "del mal que tenía que morir" a lo largo de... no sé me parecieron cientos y cientos de metros ladrando. Así que tras apenas 20 minutos de espera me vi obligado a dejar el lugar. Era temprano pero tal vez por no saber qué nueva espera emprender me decidí a recechar unas tablas que quedaban a un par de kilómetros del lugar. Amenazaba algo de lluvia y el ambiente se notaba algo fresco por lo que pensé que los animales tal vez saldrían antes. Fui caminando a pies juntillas por los bordes de los sembrados prácticamente acariciando la tierra  buscando el mayor sigilo. El terreno estaba muy cerrado así que cualquier encontronazo sería súbito si se diera. Tanto es así que a la vuelta de unas sabinas, un poco ya convencido del fracaso de mi aventura por aquellas siembras, me topé con un ejemplar magnífico a tan solo 10 metros!!  Casi instintivamente retrocedí un par de metros lo suficiente para quedar oculto, dejé el trípode con el mayor cuidado que pude, quité el seguro de mi rifle (que ya se iba a estrenar!!) y me descubrí al animal. De repente, por la brusquedad con la que me dejé ver,  el animal levantó la cabeza y fijó su mirada en la campana de mi visor (que también se iba a estrenar!!).  Apunté a pesar de estar prácticamente de frente y dispar... click click!! A la hora de cargar las balas no había deslizado el cerrojo hasta el final de su recorrido por lo que la primera de ellas no estaba a la distancia suficiente para que el percutor pudiera sacudirle.   Como imagináis, del  "teatrillo" que monté, el semejante animal se asustó y  en un par de zancadas se perdió entre la espesura.  En fin... decidme que os ha pasado algo parecido. Un saludo y gracias por leerme. Borja Sanz.
Gonzalo Tamariz Sáenz
Autor: Gonzalo Tamariz Sáenz
26/04/2015 13:43:20
(0 vistas, 3 respuestas)
Así pagué la novatada.
Vaya, parece que lo que me ha sucedido a mí ayer no es nuevo. A mí al pegarme de sopetón con un buen corzo y descolgarme el rifle del hombro, me debí de enganchar el cerrojo con el bolsillo del chaleco o la correa de la mochila, el caso es que en vez de tiro salió un horroroso ruido metálico del cerrojo al colocarse y una cara de tonto importante. No hubo más opciones ya que aunque acerrojé preferí no tirar a la carrera. Ahí está para otro día. Corzo-1, gonzalo-0
Fernando Oliván Gil
06/05/2015 21:55:21
(0 vistas, 3 respuestas)
Así pagué la novatada.
Buenas noches. Borja, si te sirve de consuelo..., el Viernes (también estaba el ambiente muy fresco y cayendo chubascos débiles) yo le tire a un corzo adulto y lo falle. Después de verlo bajar a las 19:48, marcar..., y cuando lo veo que se me introduce en un barranco, aprovecho para levantarme y buscar un lugar para apoyar la mochila y tirar tumbado, me ve y echa a ladrar y sale corriendo. Se para a 147mts entre unos pinos y con los nervios le disparo y lo fallé. Estoy bastante disgustado de haber hecho las cosas mal, después de haber tenido la paciencia de estar con los prismáticos viendo que ya era un corzo muy bonito (lo indulte el año pasado) y que en unas milésimas de segundo lo echara todo a perder. Ahora ya no sé si volveré a verlo, si dejarlo tranquilo por esta temporada..., ya no sé ni que hacer. Un saludo y espero que acabemos los dos con un buen final con estos dos corzos que nos quitan el sueño y nos hacen dar muchas vueltas a la cabeza. Un saludo. Fernando Olivan.
Borja Sanz  
Autor: Borja Sanz  
25/06/2015 11:46:54
(0 vistas, 3 respuestas)
Así pagué la novatada.
Gracias por vuestros comentarios. Disculpad la tardanza a la hora de contestar pues no me había metido en el subforo de relatos desde hacía tiempo. Gonzalo, yo al final descubrí que cargaba el rifle mal y que lo que tenía que hacer era colocar una bala, pasar el cerrojo y, a continuación, cargar las otras dos. No hay nada como aprender de los errores...sólo que ya podría haber escarmentado con un corzo más modesto o más accesible. Suerte con el tuyo! Fernando, la semana pasada fallé otro de esos indultados de años precedentes. En julio, con el celo, volveré a ir y espero verlo si no se ha adelantado otro cazador del coto (que sé que también van tras de él). En fin, personalmente me gustan los corzos que me lo ponen difícil pero sin pasarse... Suerte con el tuyo, seguro que lo tienes en ese barranco o aledaños durante el celo. Un saludo, Borja Sanz.