Asociación del Corzo Español
Cabecera4
Mario
1300x300
Cabecera1
Búsqueda en los contenidos de la web

clesp_modal_seguir

Mi compra

carro vacío

HAZTE SOCIO y aprovéchate de todas las ventajas de ser socio de la Asociación del Corzo Español SOLICITAR ALTA
Está viendo:

Foros

Relatos

Alfonso Urbano López de Carrizosa
Autor: Alfonso Urbano López de Carrizosa
23/09/2016 20:11:47
(1 vistas, 16 respuestas)
¿A qué Santo rezas?

Por falta de tiempo no he conseguido compartir algunos de los lances que en los últimos años el campo me ha regalado, pero esta temporada está siendo inigualable, y la última se dio la semana pasada, que por sus circunstancias y en agradecimiento me dispongo a compartir.

Desde que salgo al campo tras los duendes con arco (hace ya varias temporadas), la afición aún ha arreciado más invirtiendo muchas jornadas de campo, estudiando, valorando, y preparando posibles pasos donde acechar a los corzos con “el poleas”. Esto último me está ayudando a aprender mucho del comportamiento de estos animales, y me obliga a afinar como cazador si quiero crear un lance con oportunidad de tiro. Así el año pasado tras más de una treintena de salidas, no fui capaz ni de soltar una flecha, habiendo llegado a estar muy muy cerca de los corzos a los que buscaba por todas partes. Esta temporada está siendo especial. No sé muy bien a que “culpar” pero lo cierto es que todo lo que el año pasado se torció, este año está saliendo que ni a pedir de boca…

Una fría mañana de principios de temporada conseguí cobrar un corzo precioso en una zona muy apretada de monte con varios pasos que la cruzaban en un lance espectacular, en el que los latidos acelerados del corazón pensé que iban a delatar mi situación.

Más adelante en la temporada un amigo me invitó a intentar hacerme con un corzo viejo al que conocían de tiempo atrás por ser cojo y el cual vivía en una zona muy apretada con lo que no podían “quitarle” con el rifle, así que aprovechando la paciencia que estoy desarrollando como arquero y por qué no decirlo la racha que llevaba me dispuse a intentarlo. Así que una tarde según llegué a la zona donde rondaba, planté una silla en una encineja  que flanqueaba una abierta pequeña y a esperar. Imaginad cuando veo aparecer  al “cojo” tras una corza justo en el único clarito que tenía delante. Conseguí colocarle un flechazo mortal a 11m. La cara de felicidad y la sorpresa de mi buen amigo cuando le dije que lo había conseguido cobrar eran de campeonato!

Detalle de la pata de la cojera.

Tras el descanso veraniego con alguna espera a los cochinos muy entretenida tocaba la segunda parte del partido con los duendes.  La semana pasada me escapé a pisar el campo de nuevo con el arco como compañero de fatigas. 

Subido a un árbol en mitad de la naturaleza, incluso mientras uno se moja bajo una tormenta de verano, se está muy bien! Y así estaba cuando una carrera a mi espalda me puso en alerta. Conseguí ver mientras corrían una corza perseguida por un corzo precioso, que aunque a tiro, nunca me dieron opción por no pararse.  Quedé encantado por ver al personaje que iba buscando aunque hubiese sido un visto y no visto.  Atardecía y la luz caía muy rápido cuando escuché levísimos ruidos delante de mí en lo espeso del  monte.

Estaba convencido de que se trataba de un cochino así que aunque atento no le presté especial atención hasta que lo tuve encima y me di cuenta de que se trataba del corzo. Cuando quise reaccionar el animal percibió algo raro y se escurrió. Apenas estaba a 15m y a esas distancias la experiencia me ha enseñado que o le espero con el arco abierto o no hay nada que hacer. La luz se iba por segundos y yo le seguía escuchando muy cerca pero no alcanzaba a verlo bien. Una de esas veces le sentí que se acercaba, así que abrí el arco y me preparé en previsión de lo que pasó. Me dio otra oportunidad en segundos. Más pendiente de que no se me tapase que de apuntarlo bien (lo hice apresurado y mal) solté la flecha casi sin pensar.

La flecha le atravesó limpiamente, pero con horror comprobé que el tiro había sido un desastre. La reacción al tiro del animal fue sorprendente. Tras dos brincos se paró debajo de la sabina a la que estaba subido y allí se quedó unos minutos, yo no quería ni respirar. Rápido comprendí que el animal no sabía ni lo que había pasado. Silenciosamente se marchó andando y aunque monté otra flecha, la luz no me permitió un tiro de remate. Decepcionado conmigo mismo, por lo precipitado del tiro aguanté un buen rato antes de bajarme a recuperar la flecha e intentar buscar el rastro. No había sangre en la flecha, pero encontré unas gotas de sangre en donde se había parado junto al árbol. No era mucha, así que tras un par de horas de rastro frustrado me volví habiendo marcado lo que encontré con la cara larga…

Escribí para contarle todo a un gran amigo y abusando de confianza le pedí que se intentara acercar el con un perro a rastrearlo,  yo viajaba y me era imposible ir al día siguiente. No todos los amigos ofrecen su tiempo y esfuerzo a hacer favores, aunque eso les suponga incluso quedarse sin comer, así que cuando me dijo que le explicase cómo llegar al sitio el corazón se aceleró como previo a un lance. Con las indicaciones dadas solo quedaba esperar. No hay noticias pasadas un par de horas… mal asunto…

Por toda comunicación obtuve un mensaje en el que se leía:

Resumen, mucho calor, mucho sudor y poca sangre… y terminaba con un ¿A qué santo le rezas? No pude evitar que una sonrisa se dibujara en mi cara mientras quedábamos para hablar el día siguiente.

Y el resumen para hacer el cuento corto, es que apareció. A la perra, así como a su conductor y dueño les estoy enormemente agradecidos, pues de no ser por ellos no hubiese podido encontrar el corzo, el cual realizó un recorrido de casi medio kilómetro dando innumerables giros y cambios de dirección sin apenas una gota de sangre.

Me hubiese encantado presenciar el pisteo pues ver trabajar un perro de rastro así debe ser un espectáculo.

De todo se aprende, de esta me apunto algunas:

1. Nunca volver a realizar un tiro sin apuntar a conciencia donde quiero poner la flecha.

2. Ir pensando en buscar un perro de rastro al que entrenar que como arquero es el “complemento” que me está faltando.

3. Seguir pidiendo favores a los Santos

4. Cuidar a los buenos amigos y ser agradecido, porque es sin duda de los mejores bienes de los que podemos disfrutar.

Así que Andrés, una vez más ¡GRACIAS!

Un saludo y buena caza a todos, 

Alfonso Urbano López de Carrizosa

Pablo Fernández-Salguero López
Autor: Pablo Fernández-Salguero López
24/09/2016 8:30:03
(0 vistas, 16 respuestas)
¿A qué Santo rezas?

Alfonso, buenos días,

mi enhorabuena por la temporada que llevas!! y gracias por compartirlo en los foros!

tengo amigos que cómo tú dieron el paso al arco, y ni con mucho han conseguido tus resultados! se vé que la perseverancia y rezar te funciona!! jaja

y enhorabuena a Andrés que desde luego las merece!

Saludos, Pablo Fdez-Salguero

Alfonso Treviño
Autor: Alfonso Treviño
27/09/2016 16:02:06
(0 vistas, 16 respuestas)
¿A qué Santo rezas?

Tocayo, cuanto tiempo!!

Me quito el sombrero y te felicito. 

Precioso relato y bonito reportaje gráfico. 

un abrazo,

Alfonso.

Alvaro Mazon Sanchez de Neyra
Autor: Alvaro Mazon Sanchez de Neyra
27/09/2016 17:13:18
(0 vistas, 16 respuestas)
¿A qué Santo rezas?

Qué buenas historias, Alfonso... se te adivina el disfrute en todas ellas.

Enhorabuena, y gracias por compartirlas. 

   Alvaro Mazón

Laureano de Las Cuevas Alvarez
Autor: Laureano de Las Cuevas Alvarez
27/09/2016 18:48:17
(0 vistas, 16 respuestas)
¿A qué Santo rezas?

Buenas tardes Alfonso.

Muy acertado el chascarrillo de tu amigo, al sugerirte que empezarás a rezar todo lo que supieras, pues afortunadamente (o no) la historia de los relatos de caza, nunca tienen claro su final. Pero en este caso, tambien ha sido cierto el refrán ........... "y con el mazo dando".

Te felicito, pues he disfrutado como un enano, con la narración, pero quizás aún más por el acompañamiento de las fotografías, que lo hacían  más atractivo y sugerente si cabe. Sí este año hubiera habido Concurso de Relatos, mi voto ya tendria dueño. 

Aunque personalmente no nos conocemos, voy a permitirme la licencia de enviarte un !fuerte abrazo!.

Laureano de Las Cuevas

PDT. Por cierto; no puedo estar más de acuerdo con las conclusiones.

Andrés Cabestrero Escudero
Autor: Andrés Cabestrero Escudero
28/09/2016 8:13:58
(0 vistas, 16 respuestas)
¿A qué Santo rezas?

Desde luego si alguien, si algún cazador, se merece que los Santos le echen una mano ese eres tú... puesto que son muy pocos los cazadores que le dedican tanto tiempo al campo como el que tú inviertes en él, compartiéndolo en muchas ocasiones además con tus hijos que hoy por hoy lejos de ayudar se dedican a espantar y esa templanza tuya como padre y cazador es digna de toda admiración.

Me atrevería a decir que te he visto crecer como arquero, ya que tu metamorfosis del rifle al arco se produjo después de habernos conocido y recuerdo bien la cantidad de veces que has deambulado, más que cazado, por el monte haciendo "el indio" sin perder por ello la esperanza o la ilusión de que en cualquier momento, y aunque fuera por accidente, sumaras tu primer lance, los cuales si ahora no recuerdo mal se fueron produciendo sobre especies algo menores y más menudas que las que ahora nos ocupan. En cualquier caso lo mejor de todo este crecimiento tuyo como arquero hasta tu actual formación ha sido el escuchar atentamente después de cada jornada cómo me relatabas cada uno de los cientos de lances infructuosos que te han acabado consagrando como un gran cazador en un terreno precisamente nada fácil para desempeñar tal función.

Te agradezco mucho el relato que como siempre es muy placentero y agradable de leer, sin embargo el agradecimiento sobra, puesto que entre amigos nada tenemos que agradecernos, y si acaso hubiera que agradecerle algo a alguien sin duda alguna sería a Josémi, excelente guía y mejor persona, que junto a "Mía" su inseparable teckel fueron los que nos condujeron hasta tu preciado y más que merecido corzo.

Un saludo y que nunca dejes de rezar, sea al Santo que sea...

Andrés Cabestrero Escudero

          

Jose González Pérez
Autor: Jose González Pérez
28/09/2016 10:19:06
(0 vistas, 16 respuestas)
¿A qué Santo rezas?

Enhorabuena por la experiencia vivida y gracias por compartirlo,cuántas alegrias ha dado esa perrita, grande Mia y grande Josemi,gran persona sin duda.

Un saludo

José González Pérez 

Gonzalo Varas Romero
Autor: Gonzalo Varas Romero
28/09/2016 11:53:36
(0 vistas, 16 respuestas)
¿A qué Santo rezas?

Mi más sincera enhorabuena Alfonso, principalmente por esa forma de vivir y sentir la caza; y muchas gracias por compartirla en los foros de la ACE.

Un abrazo,

gonZalo Varas.

Alfonso Urbano López de Carrizosa
Autor: Alfonso Urbano López de Carrizosa
28/09/2016 13:17:16
(0 vistas, 16 respuestas)
¿A qué Santo rezas?

Buenos días, 

Gracias a todos por los comentarios y aunque muchos de los cuales no los merezco, se agradecen! 

Ayer fue otra tarde de estar subido a un árbol trabajando la paciencia y disfrutando de las últimas temperaturas "agradables". Allí subido uno no puede parar de valorar lo excepcional de la suerte de esta temporada, y uno se aventura a soñar que todo el monte es orégano... Pronto el campo pone a uno en su sitio volviendome a casa sin ver ni escuchar ni un rabo, lo que hace que disfrute aún más de los lances exitosos que el campo me ha regalado este año!!

Un abrazo y de nuevo gracias,

Alfonso Urbano López de Carrizosa

Leopoldo Osborne Cólogan
Autor: Leopoldo Osborne Cólogan
29/09/2016 11:49:20
(0 vistas, 16 respuestas)
¿A qué Santo rezas?

Uffff, Alfonso vaya relato, me he concentrado demasiado en él, me voy a tomar un café y a descansar un ratito. Estos relatos son refrescantes para una mañana tediosa de oficina. ENHORABUENA

 De mis dos progenitores aprendí un principio, que es perfectamente aplicable a este relato. De mi madre y de mi padre respectivamente aprendí, que no había que distraer en su trabajo con "estupideces" ni a Dios, ni al Juez. Pero aquí me tienes, que cada vez que me toca piestear, para mi interior rezo "Perdona Mamá, pero Dios mio que aparezca este bicho yaaaaaa"

Un saludo y gracias pro compartir este fantástico relato.

Leopoldo Osborne

Joaquin Garrido Ovelar
Autor: Joaquin Garrido Ovelar
30/09/2016 23:49:37
(0 vistas, 16 respuestas)
¿A qué Santo rezas?

Enhorabuena Alfonso,  a mi tambien me ha encantado tu relato y siempre he valorado muchisimo a los arqueros, si ya es dificil abatir un corzo con rifle, donde la mayoria de las veces se tira por encima de los 100 metros, no digamos de cazarlos con arco donde mas de 30 metros ya es dificil.

Gran temporada y gran corzo este último, conozco a Andres y seguro que hizo todo lo posible por el cobro del mismo como así fue.

Saludos

Joaquin Garrido

Gerardo Pajares Bernaldo de Quiros
Autor: Gerardo Pajares Bernaldo de Quiros
03/10/2016 23:16:53
(0 vistas, 16 respuestas)
¿A qué Santo rezas?

Mi más sincera enhorabuena. Los que dedicamos tiempo a esto de cazar -o intentar cazar- con el arco, sabemos lo difíciles que son estos animales. Du inconstancia, su reactividad y tamaño, hacen del corzo todo un desafío. Tu has tenido la suerte de disfrutar de una magnífica temporada. Tres corzos adultos en plenitud. Coincido es que fue una lástima no haber vivido ese magnífico cobro y también en la grandeza de las amistades que conducen a finales tan satisfactorios y estéticos. 

Un fuerte abrazo a ambos.

Gerardo Pajares

Pedro Hernandez Muguruza
Autor: Pedro Hernandez Muguruza
04/10/2016 8:08:21
(0 vistas, 16 respuestas)
¿A qué Santo rezas?

Enhorabuena y gracias por compartirlo, Alfonso!!.

He disfrutado leyéndolo, casi casi, como  estando allí.