Asociación del Corzo Español
Cabecera4
Mario
1300x300
Cabecera1
Búsqueda en los contenidos de la web

clesp_modal_seguir

Mi compra

carro vacío

HAZTE SOCIO y aprovéchate de todas las ventajas de ser socio de la Asociación del Corzo Español SOLICITAR ALTA
Está viendo:

Foros

Relatos

Alfonso Urbano López de Carrizosa
Autor: Alfonso Urbano López de Carrizosa
29/08/2017 18:27:07
(1 vistas, 16 respuestas)
Con nombre propio: ´Verrugas´

Preparando la montería del coto en el mes de enero, en una de las cámaras trampa, hizo acto de presencia un corzo que portaba unas cuernas aún con correas de tamaño más que importante. Por las protuberancias de unas grandes perlas aún en formación le apodamos Verrugas. Nada más supimos de él desde entonces y como suele ocurrir con estos corzos, uno se ilusiona esperando que siga vivo por algún lado y te lo cruces durante la temporada.

Avanzado el mes de mayo, casi por casualidad pero no sin intención, colocamos una trail en una zona que no solemos frecuentar, por si pillábamos a un corzo que sabíamos que se recogía de noche. Nuestra alegría fue grande al ver que salían varios machos en la cámara y que uno de ellos era sin duda Verrugas.

Dediqué una mañana a recechar con la prole por allí (como si el arco no fuese suficiente complicación) y vimos el trasluzón de un corzo que pasó a toda velocidad junto a nosotros y, aunque enmontado, me pareció importante. Decidimos mover de sitio la cámara al “paso” que estimamos deberían tomar los animales al vadear un cerrete. ¡Bingo! A la semana siguiente comprobamos que aparte de ardillas, tejones, cochinos y zorros, habíamos conseguido capturar un par de corzos, y uno de ellos nuestro ya conocido Verrugas. Además esta vez lo hacía a las siete de la mañana, a plena luz de estos largos días de finales de primavera.

Montamos el ladderstand en un alto que controlaba la entrada a un apretado de monte, más pensando en los del rifle que en el arco, dicho sea de paso.

Una semana después sonaba el despertador a las 4 a.m. para llegar a tiempo a la silla de noche. Quería comprobar si tomaban la querencia y no tardé mucho en hacerlo, la ubicación de la silla iba a funcionar. Un vareto pasó careando de vuelta a la cama a unos 80m, y por el otro costado una corza literalmente por debajo de la escalera. A punto estuve de tirar pues con el arco la considero todo un trofeo, además de la gestión necesaria de quitar una hembra siempre que las circunstancias lo permitan.

Los rayos de una tormenta matutina empezaron a tronar cada vez más cerca. No había nada más parecido a un pararrayos en kilómetros a la redonda que un servidor encaramado en lo alto de una escalera en un pino. Me quité sin pensármelo dos veces.

La semana siguiente volvíamos a intentarlo. Esta vez venían también Dani, Juanma y como viene siendo habitual Heinz, nuevo fichaje de esta temporada para el coto. Por la tarde decidí volver a la silla para intentar ver qué se movía por aquella zona del coto. A pesar del pasto altísimo, conseguí ver tres corzas a lo lejos, lo que hizo que disfrutase de la puesta de sol desde mi apostadero.

A la mañana siguiente no tenía muy claro si ponerme en un aguadero o insistir… Como el día de la tormenta no pude aguantar lo que me hubiese gustado, decidí repetir en la escalera.

Pasada una hora ni un rabo. Tanto tiempo subido en un árbol da para pensar mucho…

Con este calor tenía que haberme puesto en el agua… o irme a recechar… o a la esparceta…

Un movimiento “naranja” entre los pinos activa la alerta. Adivino una corza que viene hacia mí careando. La corza del otro día, presupongo. Sigo escrudiñando entre el pasto a mi derecha sin prestar mucha atención a la corza, ya que de seguir su camino me debería entrar por una trocha que pasa a menos de veinte metros del puesto. Escucho unas ramas hacia mi izquierda, de nuevo un bulto naranja entre los pinos. Antes de echarme los prismáticos a la cara (en ese momento lo tendría a unos 80m) imagino que se trata de un macho pues está dándole una buena soba a un pino. Sin poder valorarle bien por las ramas, me parece un macho joven, hasta que consigo verle una luchadera justo detrás del tronco que está tapando al animal, y me parece mejor… Cuando consigo verle bien, casi me da algo…

¡¡¡Verrugas!!! El corazón se me dispara, se me seca la boca, de los nervios empiezo hasta a ver blanco… ¡¿¡pero que me pasa!?! Se me tapa mientras camina despacito en mi dirección. No sé qué hacer. Bloqueo. ¿Me pongo de pie? ¿Espero sentado? A ver…¡¡Relájate!! Si el aire está bien, ¡y te va a pasar por debajo!

Los segundos se hacen minutos, los minutos horas… Y el Verrugas que no asoma debajo del cerrete. Pánico. Angustia. Pasado un rato interminable adivino algo naranja detrás de las ramas del último pino que me hace de pantalla. ¡Es él!

Con decepción compruebo que se ha ido separando y carea por la parte baja de la colina en la que me encuentro. Le escudriño con los prismáticos. Ahora el tiempo se ralentiza… Tengo delante de mis ojos a una joya de la naturaleza, ¡vaya animal! Come de los brotes de una jara, tranquilo, se frota de nuevo contra un pino joven, sigo disfrutando del momento, como borracho de imágenes… ¡¡Despierta!!  Vuelvo en sí, con el mayor cuidado del mundo cojo el medidor, 51m.

Una segunda figura se mueve detrás de él. Es la corza, no me gusta. La hembra carea separándose de mí, rodeando un apretón de jaras. Verrugas sigue a lo suyo. Instintivamente coloco el arco y abro. Levanta la cabeza y fija la mirada en mi dirección. Soy un mimo. El arco abierto, Verrugas petrificado mirando hacia mí. Aguanto. Empiezan a notarse las libras…

Piensa que es una falsa alarma y vuelve a meter la cabeza en el pasto a comer. Apunto, pin de 50, no se sale del “pellejo”…

Exhalo… click…. ¡FLOOOC!

Ha debido escuchar llegar la flecha en los últimos metros y se ha girado agachándose rapidísimo. Sale a la carrera detrás de la hembra que le aventaja en unos metros, pero al poco veo con los prismáticos que pierde fuelle y que por cada costado va soltando a chorros lo que luego nos servirá de rastro…

Le veo desplomarse a unos sesenta metros. Silencio.

Incontinencia de emociones…Empiezo a tiritar en lo alto de la silla… ¡Qué sensación! ¡Es indescriptible! ¡Qué suerte! El lance ha sido de manual. ¿El tiro? Más lejos de lo que estoy acostumbrado, no cabe duda que en estas situaciones es cuando entrenar a esas distancias te da la confianza para intentarlo.

Pasan los minutos, sigo en la silla. No quiero que este momento acabe. Aviso a Dani y a Juanma para que vengan.

Hoy Heinz, con seis meses y varios de entrenamiento, va a tener la oportunidad de estrenarse. Ni me he acercado para no pisar la zona. Vamos todos detrás del pequeñín, que va marcando con paso firme la última carrera de Verrugas.

Emoción e ilusión sumadas al ver cómo está trabajando el cachorro. Cuando llegamos y lo vemos es increíble. ¡Qué barbaridad! Es aún mejor de lo que pensábamos. El grosor es soberbio, y unas “verrugas” como puntas… ¡qué animal, qué maravilla! ¡Gracias Dios mío!

Como la ocasión lo merece, pido que se acerque a inmortalizar el momento a mi buen amigo Andrés, a quien por amistad, afición y cercanía suelo hacer partícipe de mis desventuras.

A todos, gracias. Especialmente a mi familia que aguanta con paciencia esta bendita locura mía, a los amigos y compañeros de fatigas, al campo y por supuesto a ti, Verrugas, por haberme brindado un lance que sin lugar a duda va a ocupar un hueco privilegiado en mi memoria.

¡GRACIAS!

 

Gerardo Pajares Bernaldo de Quiros
Autor: Gerardo Pajares Bernaldo de Quiros
30/08/2017 8:13:59
(0 vistas, 16 respuestas)
Con nombre propio: ´Verrugas´

Mi más sincera enhorabuena. Te mereces este corzo sobradamente y además lo has contado transmitiendo toda la emoción, tal pareciera que todos estábamos subidos a ese asiento mirando desde tu hombro.

Un fuerte abrazo

Gerardo Pajares

Pedro Camacho Ruiz
Autor: Pedro Camacho Ruiz
30/08/2017 8:19:10
(0 vistas, 16 respuestas)
Con nombre propio: ´Verrugas´

Bueno, bueno, yo también me he puesto nervioso. ¡Como si hubiera estado allí!

Enhorabuena.

Pedro Camacho Ruiz

Alfonso Treviño
Autor: Alfonso Treviño
30/08/2017 8:19:34
(0 vistas, 16 respuestas)
Con nombre propio: ´Verrugas´

Tocayo, mi más sincera enhorabuena por el lance y el relato. A mí me parece ciencia ficción el mundo del arco tanto por su dificultad como por el tiempo que hay que dedicarle. Además nos lo has contado con mucha afición.

abrazo,

Alfonso.

Joaquin Garrido Ovelar
Autor: Joaquin Garrido Ovelar
30/08/2017 8:51:46
(0 vistas, 16 respuestas)
Con nombre propio: ´Verrugas´

Enhorabuena Alfonso, vaya corzaco, sabia que habias matado un buen corzo por nuestro comun amigo Andrés, aunque no me esperaba que fuese tan grande y bonito, esos animales son el deseo de todo corcero, ademas si se ha conseguido con el arco, aumenta la dificultad y engrandece el trofeo.  tanto el animal como el relato son espectaculares, gracias por hacernos sentir como si estuviesemos en la silla junto a tí !!!

Abrazos

Joaquin Garrido

Pablo Fernández-Salguero López
Autor: Pablo Fernández-Salguero López
30/08/2017 9:21:33
(0 vistas, 16 respuestas)
Con nombre propio: ´Verrugas´

Alfonso, buenos días!

Enhorabuena!

Por el relato, por contarlo y sentirnos como si estuviéramos allí subidos contigo, por las fotos y por ese magnífico corzo!

Gracias por compartirlo con nosotros!

Un abrazo,

Pablo

Raúl Montero
30/08/2017 13:30:15
(0 vistas, 16 respuestas)
Con nombre propio: ´Verrugas´

Plas, plas, plas.

Felicidades por las dos cosas. el relato y el corzo.

Saludos

Raúl Montero

Pablo Ortega Martín
Autor: Pablo Ortega Martín
30/08/2017 14:18:28
(0 vistas, 16 respuestas)
Con nombre propio: ´Verrugas´

!Qué difícil es transmitir la intensidad de la contradictoria pasión que los corceros sentimos por los corzos! Digo contradictoria porque el profano nunca podrá entender que esa pasión, que es más que amor, acabe con la muerte de un animal tan bello. Tu texto, sin embargo, creo que en buena medida lo logra, Alfonso. Te felicito de corazón por ello. De tu alegría por el lance -que seguro aún te pasas mentalmente por las noches- da buena fe tu cara en alguna de las fotos.

La vivencia completa es redonda. No le falta ningún ingrediente. El primero, que la pieza sea un animal conocido, perseguido y deseado durante tiempo. Después, que se trate de un corzo bien maduro pero aún de gran trofeo (!esas rosetas caídas son un sueño!). Y por último y para remate, cazado con arco, metiéndote en su terreno y en un época en que el monte ya les abriga. No hay más que ver el escenario y el bonito pelo de verano de tu corzo para casi sentir lo que tú sentiste, oler a resina y escuchar las chicharras. !Qué distinto es cazar un animal así de cobrar en una siembra uno esos corzos facilones y pelechando del mes abril!

Un abrazo y enhorabuena de nuevo:

Pablo Ortega.

Idulfo Rodríguez Díaz
Autor: Idulfo Rodríguez Díaz
30/08/2017 21:59:46
(0 vistas, 16 respuestas)
Con nombre propio: ´Verrugas´

Magnifico relato, eso es compartir un lance y el corzo, ufff.

Enhorabuena por ambas cosas.

Saludos, Idulfo.

Alfonso Urbano López de Carrizosa
Autor: Alfonso Urbano López de Carrizosa
31/08/2017 11:00:20
(0 vistas, 16 respuestas)
Con nombre propio: ´Verrugas´

¡Así da gusto contar "batallitas"!

Ayer me entretenía leyendo algunos relatos de hace unos años en los que me arropabais con animosoos comentarios para seguir perseverando en esto de hacerme "indio". Con un poco de perspectiva, valoro las meteduras de pata, los errores cometidos que me han servido para aprender e intenta mejorar cada temporada un poco más.

La temporada pasada fue increible, y de esta...¡qué puedo decir! Para complicarme un poco más la vida me estoy empezando a llevar a los "morraleros" conmigo al campo. Este año ya he tenido algún lance inolvidable que a ver si saco un rato y lo escribo también.  

A ver si el foro de "cuentistas" se anima un poco más, que se echan de menos los relatos de "copa y sombrero"

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios

Un abrazo, 

Alfonso Urbano

Daniel Becerra Aguirre
31/08/2017 11:04:44
(0 vistas, 16 respuestas)
Con nombre propio: ´Verrugas´

Con el permiso de Alfonso, cuelgo el video que editamos con el lance y el pisteo de El Verrugas.

Pedro Hernandez Muguruza
Autor: Pedro Hernandez Muguruza
31/08/2017 20:20:52
(0 vistas, 16 respuestas)
Con nombre propio: ´Verrugas´

Lo más parecido a cazar ese corzo es leerte, Alfonso. Has hecho que estemos en el monte contigo.

Un relato así es una auténtica gozada y se agradece leerlo una barbaridad. Muchas gracias por contarlo asi de bien, y una enhorabuena de las gordas por el lance, por el corzo y por como lo has disfrutado.

Un abrazo.

José Antonio Fernández de Álava
Autor: José Antonio Fernández de Álava
01/09/2017 8:57:37
(0 vistas, 16 respuestas)
Con nombre propio: ´Verrugas´

¡Enhorabuena!

Un gran corzo cobrado en buena lid. Y enhorabuena también por el relato, nos ha hecho a todos revivir el lance en primera persona.

Un saludo.

ramon estalella halffter
Autor: ramon estalella halffter
05/09/2017 19:02:29
(0 vistas, 16 respuestas)
Con nombre propio: ´Verrugas´

Alfonso, enhorabuena! Maravilloso trofeo, maravilloso relato. Te merecías ese gran corzo, q Te durará una vida. Gracias x compartirlo y por el postrero homenaje a un animal así, pues cuando lo cuentas, repartes con todo el colectivo su memoria, engrandeciendo nuestra afición. Me has dado una alegría grande en esta calurosa tarde 

Alfonso Urbano López de Carrizosa
Autor: Alfonso Urbano López de Carrizosa
05/09/2017 20:39:01
(0 vistas, 16 respuestas)
Con nombre propio: ´Verrugas´

Gracias!

Alfonso Urbano López de Carrizosa