Asociación del Corzo Español
Cabecera4
Mario
1300x300
Cabecera1
Búsqueda en los contenidos de la web

clesp_modal_seguir

Mi compra

carro vacío

HAZTE SOCIO y aprovéchate de todas las ventajas de ser socio de la Asociación del Corzo Español SOLICITAR ALTA
Está viendo:

Foros

Relatos

Javier E. Álvarez
04/07/2020 1:35:33
(1 vistas, 3 respuestas)
Por encima de las nubes.

 Allá que nos fuimos, más allá del norte de la meseta. Con ganas de conocer un coto nuevo en zona no del todo nueva, pero hacía muchos años que no cazaba por allí. La montaña nunca defrauda y los corzos de las alturas siempre sorprenden.  El primer corzo lo cacé a unos 2000m de altitud, pastaba brotes frescos del deshielo de un nevero en la umbría. En pleno mes de junio ¿coincidencia?

 La época es la que es, así que al menos de pico, las expectativas eran pocas. No mucho más que conocer el cazadero, pensando en mejores fechas para la caza del corzo. Realmente la ilusión siempre está ahí y siempre es mucha, hace invisibles los 600km, las pocas horas de sueño, el calor del mediodía y el estar lejos de casa. Así  que sin decirlo, pero pensándolo siempre,  esperando lo mejor, nos dispusimos a cazar. La montaña nos esperaba...

 En coche, un compañero nos “presentó” el cazadero y con poco más disfrutamoS, con un pequeño rececho, lo que quedaba de tarde. Vimos algo de caza y nos dimos cuenta de que no sería fácil. Mucha montaña y mucha primavera. 

 A la mañana siguiente estábamos dispuestos, llegamos antes que el sol. Había que aprovechar el día y nos esperaba un largo rececho de ida y vuelta. Un compañero nos propuso intentarlo por una zona alta, por dónde podríamos ver algún corzo y nos pareció bien.

 La niebla lo inundaba todo, sabíamos que nos daría algo de ventaja, así que poco a poco, antes de que levantara del todo, ya estábamos cazando. Íbamos viendo caza y escuchamos algún corzo ladrar.

 Caminando hacia la salida del sol, buscando qué había más allá del viso, que parecía que no tenía balcón para mirar y nunca llegábamos a asomarnos. A unos 20 metros, de unas escobas sale un corzo pegando botes. Tira, tira me dice, yo me afano en mirar, si macho, hembra y qué lleva en lo alto. Sorpresón. Me encaro y ya nos ha ganado unos 100 metros, hace una parada. El pulso a tope y aún pongo y quito aumentos, no me lo creo. Se arranca, mi sobrino silba, se para y al suelo. Vamos corriendo al sitio.

El primer corzo con peluca que veo en el campo y he tenido la gran suerte de culminar el lance.   Ha sido la cacería que siempre me imagino y que sé que rara vez se cumple. 

 Sé que es una rareza y por este motivo lo comparto aquí, el animal es bastante viejo, ya veremos cuánto. Tenía sólo un testículo a la vista y varias protuberancias por todo cuerpo, del tamaño de pequeñas aceitunas. No sé qué puede ser, ni cuál será su origen, ni si tiene que ver con la peluca.

  Saludos, Javier E. Álvarez.

Alvaro Mazon Sanchez de Neyra
Autor: Alvaro Mazon Sanchez de Neyra
04/07/2020 9:32:54
(0 vistas, 3 respuestas)
Por encima de las nubes.

Has encontrado un tesoro!

Enhorabuena,

   Álvaro Mazón

Juan Pavía Martínez
Autor: Juan Pavía Martínez
07/07/2020 23:57:31
(0 vistas, 3 respuestas)
Por encima de las nubes.

Uffff...madre mía, no se como seguía vivo.

Este año pasado entró uno; con menos peluca, a morir al pueblo. Desorientado (por la fiebre imagino) sangrando y supurando bajo la  peluca (infinidad de gusanos) se tumbó junto a una fuente y allí hubo que sacrificarlo.

Daba la pena del mundo verlo.

Por supuesto...enhorabuena.

Juan Pavía.